Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

HIJOS DE LA NOCHE por crystalwall

[Reviews - 47]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del capitulo:

Hola, les traigo el capítulo nuevo, espero que les guste, nuevos personajes se unen a la historia

Capítulo 2.- Hallazgos macabros

 

Un hombre castaño estaba de pie tras la línea de contención que había puesto la policía, esto era por demás inusual, era el tercer asesinato en el parque central, su contacto en la policía había dicho que no necesariamente el asesino había hecho mayores esfuerzos por esconder los cadáveres, todos con los cuellos rotos, todos drenados de sangre y signos de mordidas, la historia oficial era que a los transeúntes los había atacado algún tipo de animal pero… ¿qué animal podría merodear el parque central de New York, en pleno invierno, en las noches?

- ¿Averiguaste algo? – preguntó el castaño al rubio que llegó con un vaso de café y se lo entregó

- No… lo usual, ataque por un animal, la víctima es una muchacha de 20 años más o menos, tiene heridas defensivas, mismas marcas que las otras víctimas, nada nuevo bajo el sol

- O bajo la luna, vámonos… no hacemos nada aquí – el castaño señaló con la cabeza la acera y ambos hombres empezaron a caminar calle abajo

 

En uno de los edificios del centro de la ciudad, dos muchachitos leían, o por lo menos se suponía que estaban leyendo en una biblioteca de envidia, en los estantes había muchísimos libros, todos de apariencia antigua, por su contenido eran invaluables, pero los lectores estaban aburridos aparentemente porque se notaba su desgano

- Alone, ¿cuándo crees que nos dejen salir con ellos? – preguntó un castaño que no podía tener más allá de 16 años, tenía los ojos cafés brillantes y una sonrisa pícara

- No lo sé Tenma, estoy harto de vivir a base de teoría, yo creo que necesitamos práctica en este punto de nuestras vidas – respondió un rubio que parecía ser de la misma edad, tenía los ojos azules y en verdad que lucía aburrido

- La práctica llegará cuando estén listos, y no… no lo están – un hombre muy atractivo de cabellos azules, alto, fornido y con expresión seria, entró al salón y miró a los chicos con reproche

- Maestro Saga por favor… ya lo sabemos, sabemos todo esto – Tenma se puso de pie y señaló al librero completo, Saga sonrió divertido y se cruzó de brazos al preguntar:

- ¿Ya saben todo lo que hay que saber sobre las criaturas de la oscuridad?, ¿es en serio?

- Ok., pueda que no lo sepamos todo, pero hemos estudiado por tres años, ¿no cree que deberíamos empezar los entrenamientos?, queremos salir a cazar con ustedes – dijo Alone poniéndose de pie y caminando hasta Saga que ladeó la cabeza al poner su mano en el hombro del chico y responder:

- Aprecio el hecho de que quieran tener un enfoque un poco más “manos a la obra” dentro de la lucha eterna del bien contra el mal, pero aún no están listos, no puedo poner en riesgo sus vidas, la teoría es la base de todo y eso es lo que estamos haciendo aquí – Saga les sonrió a los chicos que suspiraron con pesadez, aparentemente no iban a ganar esa batalla, por lo menos no esta noche

- Hey… ¿qué hay? – un castaño entraba a la biblioteca mientras se sacaba la bufanda que estaba puesto, saludó a los presentes y fue a pararse directo frente a la chimenea, estaba helado

- Nada interesante, ¿qué averiguaron en el parque? – preguntó Saga al recién llegado

- Lo mismo, pensamos que es la misma criatura la que ha atacado a todos los cadáveres que han aparecido, debe ser un vampiro novato que no sabe cubrir sus huellas, Shaka dice que debemos esperar hasta mañana para que nuestro contacto en la policía nos ayude con una copia del reporte forense, esperamos encontrar lo que ya encontramos en las otras víctimas – el castaño se encogió de hombros y se volteó, ya se había calentado las manos, pero su espalda y su trasero seguían helados

- ¿Van a armar un plan para cazar a la criatura Aioria? – preguntó Tenma todo emocionado

- Supongo que sí, no he hablado con Docko aún, pero no… ustedes no pueden ir – respondió el castaño con una ligera sonrisa, Alone dejó escapar el aire que estaba conteniendo y se dejó caer nuevamente en el sillón que había estado ocupando antes y volvió a tomar su libro

- No se vale, ustedes ya empezaron a salir en viajes de campo a nuestra edad, ¿por qué no podemos nosotros también empezar como ustedes ya con los entrenamientos? – se quejó Tenma, lucía frustrado

- Ustedes entrenan con Alde, hasta donde sé, están bastante avanzados, pero no… son muy jóvenes como para salir a cazar con nosotros – un rubio entraba a la biblioteca al decir esto, tenía largos cabellos, azules ojos y hablaba con una calma aplastante

- ¿Tú también Shaka?, no se vale, todos están en nuestra contra – se volvió a quejar Tenma y también se dejó hacer en el sillón que antes había estado ocupando

- Solo quiero verlos vivos en un futuro cercano y lejano, aunque… tienen un punto, si deberían entrenar de mejor manera con armas – dijo el rubio, causando que los dos muchachitos saltaran emocionados de sus asientos

- ¿Crees que están listos para eso Shaka? – preguntó Saga frunciendo el ceño

- Nosotros lo estuvimos, estos chicos son fuertes, decididos y comprometidos con la orden, vamos… ¿qué es lo peor que podría pasar? – el rubio se encogió de hombros al preguntar esto

- Lo peor que podría pasar es que tengamos que asistir a otro funeral, eso es lo peor que nos podría pasar – un hombre de cabellos verdes, anteojos y mirada austera entró a la biblioteca, al juzgar por su expresión, los chicos ya se podían despedir de empezar a entrenar con armas, Shion era el líder de la Orden en América, estaba bordeando los cuarenta años y era un hombre bastante prudente y sensato, protector, especialmente con los miembros más jóvenes

- ¿No cree que eso es un poco extremo Maestro Shion? – preguntó Alone como quien no quiere la cosa

- Ustedes son jóvenes, por eso hay muchas cosas que no recuerdan, pero esta Orden ha derramado mucha sangre en su afán de cumplir con su sagrada labor y proteger a la humanidad de los monstruos que moran en la noche y en la oscuridad, lo que menos quiero hacer es añadir más nombres a esa larga lista, mucho menos de los más jóvenes, yo sé y comprendo su ansia, pero la prudencia es esencial, lo entienden, ¿verdad? – el mayor se sacó los lentes y miró a los muchachos que suspiraron y asintieron decepcionados

- Sabes… el que empiecen a entrenar con armas no es del todo descabellado, ya tienen 16, a la final, solo estoy proponiendo empezar a prepararlos, no estoy diciendo que los voy a llevar de cacería conmigo mañana, no… solo estoy diciendo que podemos iniciarlos, eso es todo – dijo Aioria levantando ambas manos al ver la mirada asesina que Shion le dedicó

- Seremos muy prudentes Maestro Shion, se lo juramos, ¿verdad tú? – Tenma se puso de pie inmediatamente y miró a Shion con ansia, el mayor de cabellos verdes suspiró y dijo:

- Serán tu responsabilidad Aioria

- ¿Mi responsabilidad?, Saga es el maestro de estos muchachos – el castaño señaló al peliazul que sonrió y ladeó la cabeza al decir:

- Y lo voy a seguir siendo porque conmigo estudian lo oculto, contigo bien pueden entrenar en el uso apropiado de la ballesta, la espada y las demás armas del arsenal – respondió el peliazul en tono divertido

- La responsabilidad es una gran lección, no solo para los más jóvenes, sino para todos, esto te hará bien Aioria – Shion palmoteó la espalda del castaño suavemente que suspiró y dijo:

- Ok., mañana los quiero listos y dispuestos a la salida del colegio, los voy a ir a recoger y entrenaremos en el patio, pobres de ustedes que se atrasen

- Ohhh Aioria no te vas a arrepentir, esto va a estar tan genial – a Tenma poco le faltó para saltar

- ¿Solo vamos a entrenar nosotros dos… o… quién más? – preguntó Alone como quien no quiere la cosa

- Bueno… si vamos a empezar con la nueva generación, sería bueno que nadie se quede detrás, así que tendrás seis discípulos nuevos Aioria – Shion dijo esto con un atisbo de sonrisa

- Ok., ok., díganle por favor a los otros muchachos, si es más entretenido cuando el grupo es más grande, además Shaka puede ayudarme, ¿verdad tú? – Aioria miró al rubio que se estaba calentando las manos frente a la chimenea y respondió:

- Yo pensaría que Shura es más aparente para eso, pero está bien, si mi ayuda es lo que necesitas, la tendrás, no se le puede negar ayuda a la próxima generación

- Esa es la actitud, sigan estudiando, lo van a necesitar… - Shion señaló los olvidados libros de los dos muchachos y luego les hizo una seña a los mayores para que lo acompañaran a la oficina

 

Todos subieron un par de escalones y entraron por una puerta, Shion se sentó en su sillón frente al escritorio y miró a sus compañeros al decir:

- Me llegó un reporte muy interesante de nuestros camaradas de Europa

- ¿Europa? – preguntó Saga sonando interesado

- Si, efectivamente nos llegó un reporte sobre tu hermano Kanon, lo siento mucho Saga, al parecer está desaparecido, lo han buscado por cielo y tierra y no han podido dar con él – el tono de Shion era grave, Saga lució consternado

- No puede ser, Kanon es muy prudente y fuerte, no lo entiendo – Saga sintió como si alguien le estuviera estrujando los pulmones desde adentro, Kanon era la única familia que tenía

- He hablado con mis contactos allá, nadie se lo explica, lo único que Kanon alcanzó a enviar antes de que su teléfono se desconectara es esta fotografía – Shion sacó su teléfono y le enseñó una fotografía algo borrosa a Saga, que la miró y frunció el ceño al decir:

- A él lo he visto antes, a él también pero… no sé en dónde, debo consultar mis libros – el peliazul devolvió el teléfono a Shion que le pasó el aparato a Shaka para que lo analizara, la fotografía mostraba a un muchacho de cabellos azules que estaba de pie en medio de una habitación destruida, él estaba sucio y se notaba que acababa de salir de una explosión o una pelea, pero eso no era lo extraño de la fotografía, lo que llamó la atención de Saga fue el otro muchacho que estaba de pie en medio de todo el caos, era castaño y vestía inmaculadamente de blanco, ni uno solo de sus cabellos lucía desacomodado,  estaba de pie tras el muchacho de cabellos azules y sonreía ligeramente, a Saga se le hacía conocido, pero no podía decir de dónde

- Aún no tenemos los últimos reportes de la Orden en Europa, la señorita Saori fue para allá esta tarde, ahí sabremos más – explicó Shion y lució preocupado

- ¿La señorita Saori está camino a Roma? – preguntó Shaka luego de analizar la fotografía y pasarle el teléfono a Aioria

- Si, Alde y Milo están con ella, al parecer necesitan todo el apoyo que podamos brindar

- Voy a poner a los muchachos a que me ayuden, he visto esas caras antes – dijo Saga saliendo de la oficina, mientras más rápido pudiera ubicar a los chicos de la fotografía, mejor

 

Al salir, Saga vio a los otros aprendices, estaban todos conversando tranquilamente junto a la chimenea, seis en total, todos ellos huérfanos, todos ellos habían sufrido tragedias a corta edad, sus padres y familias fueron asesinadas por criaturas de la noche, la Orden de Aurelius los había salvado, los estaba criando y los convertirían en miembros de la Orden, esos muchachitos eran la nueva generación que se estaba preparando para combatir a las fuerzas de la oscuridad

- Espero que hayan bebido café esta noche, lo vamos a necesitar – dijo Saga mirando muy serio a los chicos

- ¿Por qué?, ¿vamos ya a salir de excursión? – preguntó Tenma todo emocionado

- No, les envié a sus teléfonos una fotografía, tenemos que buscar en nuestros archivos, estoy seguro de que los he visto antes pero no sé en dónde – explicó Saga con frustración, los muchachos sacaron sus teléfonos y se fijaron en la fotografía, era borrosa por lo que no tenían mucho con lo que continuar

- Yo podría decir que en la vida no los había visto – dijo Eden mirando su teléfono, él era un muchacho muy atractivo de cabellos celestes

- Yo creo que el del fondo se parece a ti Tenma – dijo Yazuriha, estirando su mano y señalando a la figura del fondo de la fotografía a Tenma que estaba a su lado

- No se parece a mi, nadie se parece a mí, yo soy único – se quejó Tenma haciendo reír a sus amigos, Saga meneó la cabeza y dijo:

- Menos risas y más trabajo, vamos a buscar a buscar… - el peliazul señaló los libreros y los chicos con un suspiro fueron por los pasillos a buscar entre los antiguos diarios de los miembros de la orden, esperaban encontrar lo que buscaban

 

***

Un hombre de cabellos cortos y negros caminaba por el bosque en compañía de uno de largos cabellos lilas, estaban siguiendo el rastro de lo que ellos pensaban era un nido de vampiros, según sus contactos en la policía, el número de personas desaparecidas no concordaba en nada con el número de cadáveres reportados

- Debí ser detective – dijo el hombre de cabellos negros

- ¿Detective?

- Si, yo sería el vínculo de la Orden en la policía, eso siempre sería útil, ¿no lo crees Mu?

- Pues si, pero el sueldo da pena, mira esas ramas – el hombre de cabellos lilas señaló los árboles y en efecto, había ramas quebradas a lo alto de ellos

- Wow… diablos, ellos tienen todos los beneficios y nosotros no, no es una pelea justa

- No Shura, no lo es, pero no es por eso que peleamos, aunque una cosa te concedo, me encantaría saltar de árbol en árbol sin temer el caerme y romperme el cuello – contestó Mu señalando los árboles a su paso

- Por eso no deberías preocuparte, nosotros te podemos ayudar con tu preciado cuello – una varonil voz emergió de la oscuridad, era un hombre de mediana edad, delgado, canoso, tenía el cabello a la altura de sus hombros sujeto con una coleta, lucía limpio y hasta arrogante, su postura… era confiada

- No lo creo – dijo Shura y en un abrir y cerrar de ojos se volteó con una gracia impresionante y le clavó una estaca directo en el corazón a un vampiro que estaba tras él, escondido en las sombras esperando para saltar sobre ellos, Mu levantó la ballesta que tenía camuflada en su mano y lanzó una flecha, el vampiro se movió y la flecha se clavó en su estómago, pero efectivamente cayó al piso, en donde Mu aprovechó y sacó una estaca de su manga y se la clavó en el corazón, ambos vampiros explotaron convirtiéndose en polvo, dejando a los cazadores mirando a los alrededores en la oscuridad

- ¿Cuántos más crees que haya? – preguntó Mu, alistando nuevamente su ballesta

- No lo sé, pero nos estamos acercando, vamos… - Shura y Mu corrieron por el campo abierto, mirando las copas de los árboles y las ramas rotas como guía, no se encontraron con más vampiros en el camino, pero eso cambió cuando llegaron a la base de la montaña

- ¿Es eso una grieta? – susurró Mu señalando la sólida roca

- Una grieta es más que suficiente – ambos se acercaron muy sigilosamente y pudieron ver que, por la grieta, se abría una abertura, unos escalones de piedra daba paso a una estancia en la que se encontraban varios vampiros pasando el rato, o por lo menos eso es lo que Shura pensó y tenía un punto, ya se acercaba el amanecer

 

Mu le hizo una seña a Shura que asintió, ambos se alejaron de la abertura y se escondieron tras un árbol cercano, no tuvieron que esperar mucho, más o menos una hora fue su espera hasta que sintieron los primeros rayos del sol sobre su piel, ese era el momento que estaban esperando

 

Shura se adelantó, algo tenía en sus manos, ambos cazadores miraron por la grieta encontrando a todos los vampiros dormidos en el suelo, acurrucados unos contra otros, Mu asintió y se alejó, Shura sacó el seguro a las dos granadas que sostenía y las lanzó, el estruendo fue espectacular

 

Shura y Mu se quedaron mirando la base de la montaña, impasibles vieron como dos vampiros neófitos salieron por la grieta y la luz del sol los achicharró en segundos, se escucharon gritos al inicio, ahora todo era silencio

- ¿Refuerzos? – preguntó el hombre de cabellos negros

- Si… es preferible entrar los más posibles a ese hoyo, no sabemos si existan cuevas dentro, no queremos que nos sorprendan

- Tienes razón – Shura sacó su teléfono y marcó a la base, Saga le aseguró que llegarían en veinte minutos, y así fue, pero para sorpresa de Shura, no solamente llegaron Saga, Aioria y Shaka, sino que seis aprendices mal dormidos también llegaron en la fría mañana

- ¿Qué diablos hacen ustedes aquí? – preguntó Mu acariciando la mejilla de Yuzuriha que estaba bostezando

- Saga nos prometió llevarnos al campo si lo ayudábamos a buscar a alguien de una fotografía, no lo hemos encontrado, pero henos aquí – contestó Ryuho sosteniendo un hacha en sus manos

- Por favor tengan cuidado, alertas y sigilosos, recuerden los entrenamientos, asumo que todos los vampiros están muertos, pero siempre puedo estar equivocado y quede alguno por ahí escondido, así que atentos por favor, vamos – Mu lideró el camino, los chicos sacaron sus linternas y entraron por la grieta por la que el maestro Mu se había perdido, dentro todo era un caos

- ¿Explotó una bomba aquí? – preguntó Kiki

- Granadas de mano – explicó Shura bajando las escaleras, la explosión no había dañado la estructura de la montaña, pero si había acabado con todo a su paso, eso no evitó que los cazadores avanzaran sigilosamente

- Que cool – dijo Tenma sin bajar la ballesta que sostenía, Saga fue directo a la pared de piedra y la estaba analizando, la tocaba mientras caminaba y apuntaba su linterna para ver mejor, Eden iba a preguntar lo que estaba haciendo cuando de pronto el peliazul fue jalado hacia la oscuridad, los cazadores se apresuraron y entraron por un hueco en la pared, dos vampiros intentaban atacar a Saga que les estaba dando pelea, pero a la final fueron sometidos por Mu, Shaka y Aioria, que estacaron a uno, y al otro lo sujetaron contra la pared

- ¿Cuántos vampiros estaban aquí? – preguntó Aioria poniendo su estaca sobre el corazón del vampiro, era un muchacho que podría pasar por universitario

- Doce – respondió el vampiro claramente asustado, se vio solo contra varios cazadores, no tenía escapatoria

- ¿Todos murieron? – preguntó Aioria, el vampiro simplemente asintió al decir:

- Si… así como morirán ustedes, cazadores… nuestras muertes serán vengadas

- ¿Ah sí? – preguntó Shura con un dejo de diversión en su voz

- Si… el Juez cobrará justicia por nosotros

- ¿El Juez? – preguntó Saga frunciendo el ceño

- En su nombre vivimos, por él morimos… - el vampiro le dio un cabezazo a Aioria y trató de escapar, pero Shura le salió al paso y lo tacleó, Mu se adelantó y le clavó una estaca en el corazón haciéndolo polvo, los aprendices miraban con asombro a los mayores, eran tan fuertes y hábiles, wow…

- ¿Quién diablos es el juez?, ¿lo has escuchado alguna vez? – preguntó Aioria mirando a Saga

- No… la verdad no, salgamos de aquí, Yuzuriha… ven, no te quedes atrás – todos los cazadores empezaron a salir, pero la muchacha miraba la pared y no se estaba moviendo, Saga se acercó a ella, pero tuvo que retroceder horrorizado, pegados a la pared se encontraban cadáveres, decenas de ellos, acomodados de una manera monstruosa…

 

Notas finales:

Y esos son los cazadores...

Chan chan chan... ¿Quién es el Juez?, ¿qué va a pasar con Shun?, ¿Qué está haciendo Seiya?, ¿será que la luna le dijo algo interesante?

No se pueden perder los capítulos que vienen, espero que les haya gustado y nos vemos el jueves con el capítulo nuevo, saludos, bye


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).