Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

TENTACIÓN por LIAMSUZUKI

[Reviews - 0]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del capitulo:

Esta historia ya está más avanzada en Wattpad y me animé a volver a subirla. Espero ir publicando mis demás fic en esta plataforma otra vez.

Hace tanto tiempo que no pisaba Japón, 20 años para ser exactos, Tokio sin duda  tiene ese aire moderno y ajetreado propio de Inglaterra.

Las inmensas construcciones ya se vislumbran desde estas alturas en el avión aun con la fuerte lluvia que cae en estos momentos, incluso las intensas luces en diversos colores se ven reflejados en mis lentes causando un poco de dolor en mi cabeza 

 

—Debí viajar durante el día

Aquello salió como un débil murmullo y alcé mis lentes para frotar mis ojos; ver todo esto de nuevo me trae nostalgia y recuerdos un tanto agridulces de mi infancia y por los que decidí abandonar este país para realizar mi vida independiente, lejos de ellos dos.

Crecí siendo muy querido por mi madre, pensé que me abandonaría hasta que ambos fuéramos ancianos, yo con 70 años y ella con 90 y tantos años pero no fue así.

Y me preguntó sobre ¿que niño de 12 años no fantasea con tener a su madre por siempre? Bueno, en realidad si conozco a uno a mi hermanastro Akihiko, pero él es caso aparte.

Nunca pudimos llevarnos bien durante el tiempo que pasamos en la mansión Usami en aquellos años, fue algo tenso el ambiente y más porque las constantes miradas acusadoras de su madre Natsuko hacia mi y el nulo cariño que ella demostraba con Akihiko sirvieron para abrir una brecha enorme entre ambos. 

 

Por suerte recordaba lo que mamá y yo vivimos juntos durante los años qué estuvo presente, ello me sirvió para sobrellevar mi vida y con el ahorro monetario que consiguió para mí, me abrió paso en el mundo.

Pude lograr la mayor parte de mis sueños, sin dejar que Fuyuhiko Usami interfiriera más en mis desiciones.

Agradezco la gentileza de Fuyuhiko en llevarme a su casa después de que mamá muriera, sin embargo lo hizo solo para calmar las habladurías de la gente "elitista" y verse como alguien responsable cuando me reconoció como un miembro más de la familia Usami a sabiendas del terrible entripado que Natsuko san su esposa, pasó en ese entonces.

Fue una sorpresa que después de tantos años me pida que regrese para limar asperezas y hablar sobre el rumbo de todo lo relacionado con la fortuna Usami.

No entiendo cual es su punto ¿Acaso no debería ser mi hermano Akihiko quien debería tomar las riendas de todo?

¿Cual es el fin de llamar al bastardo y fingir un interés que nunca nació de forma sincera?

 

Muchas cuestiones y pensamientos ridículos me vienen a la cabeza y lo más absurdo de todo, es que mi propio hermanastro estará en el aeropuerto para recibirme esta noche lluviosa de viernes. Mi teléfono comenzó a sonar justo después del descenso del avión y contesté.

—Amo Haruhiko, bienvenido a Japón de nuevo—dijo Tanaka san

—Ren Tanaka hola de nuevo, no te molesta en que te diga por tu nombre ¿Verdad?

—Para nada amo, es un gusto oír su voz. Lo espero con mucho entusiasmo en la mansión, quiero darle un fuerte abrazo.

—Yo también, Gracias Tanaka san.

Terminé la llamada con el mayordomo y di un profundo respiro mientras me hundía en mi cómodo asiento y esperando el anuncio de que ya puedo bajar.

 

 

 

 

—De verdad lamento mucho esto Usagi san, pero algo ocurrió en las vías del tren por la intensa lluvia y dijeron que el servicio estaría suspendido por al menos  tres días. Así que por eso te pedí que fueras a recogerme.

—No te preocupes Misaki, me gusta ir por ti a la editorial, sirve que llego tarde y tal vez, esa desagradable persona se vaya por su cuenta y no vea su horrible cara.

—Usagi san... no deberías expresarte así de tu hermano mayor, además fue una promesa que le hiciste a tu abuelo Akira Usami antes de morir.

—No sé en qué demonios pensaba cuando le dije que intentaría hacer las pases con Haruhiko si algún día regresaba a Japón, tampoco comprendo como es que dije que hasta lo iría a recoger al aeropuerto.

—Eras un niño y los niños siempre dicen la verdad sobre sus sentimientos, puede que en el fondo, muy en el fondo tengas ese cariño guardado hacia tu hermano mayor.

Usagi san me miró de rabillo y detuvo el auto ante la luz roja del semáforo.

—Es que en parte me molesta porque tendré que ver a mi padre cuando lo lleve a la mansión y...

—¿Entonces no quieres que me vean? 

—Sabes que no es eso Misaki, en todo caso tu eres el que siempre se siente incómodo con mi familia y quiero evitar eso. Además hay algo súper importante que debía hacer esta noche y por culpa del tonto de Haruhiko no podré hacerlo 

—No me digas que tenías que entregar tu manuscrito y todo esto fue un invento tuyo para posponerlo. Ya hemos hablado de esto como un millón de veces—Miré a Usagi san con reproche y él sólo parpadeaba

—¡¿Cuándo serás un escritor responsable?!

—Te equivocas Misaki. Le entregué todo a Aikawa, hasta la reseña de un vino que me hizo probar a la fuerza porque lo elabora uno de sus amigos.

—¿Entonces que es eso tan importante que tenías que hacer?

—Hacerte el amor Misaki.

Mi rostro enrojeció y los suaves labios de Usagi san sé posaron en los míos, comencé a besarlos tímido, aún me cuesta trabajo llevar el ritmo de su boca y dejar de cohibirme  por estos nervios. Lo aparté cuando la luz se puso en verde y me dedicó una sonrisa

—Es mejor que nos vayamos de una vez  Usagi san.—me senté de forma correcta  en mi asiento evitando su mirada sobre mi.

 

 

 

Un guardia de mi padre se acercó para cubrirme con la sombrilla en lo que descendía del avión privado, se me hace una exageración que Fuyuhiko tenga una parte del aeropuerto de Narita reservada solo para vuelos exclusivos de la familia, cuando de seguro, él es el único que los usa, no creo que Akihiko se preste a este tipo de fanfarronadas.

 

—¿Como estuvo su vuelo Usami Sensei?—Preguntó Henmi, mi nuevo asistente asignado por mi amigo Isaka san y que dice ser muy eficiente, tanto que hasta coordina alguna de sus actividades en la editorial Marukawa y también lo hará con las mías. 

—Muy tranquilo, gracias por tu interés Henmi. Haré mi mejor esfuerzo para que ambos terminemos nuestro trabajo apropiadamente.

—Yo también Usami Sensei, acompáñeme por favor.

 

Cruzamos hacia la sala de abordaje y mis ojos se dispersaron por toda la gente que caminaba de aquí para allá intentando encontrar una melena de color plateado.

Yo tampoco recordaba esa promesa que Akihiko y yo hicimos de niños al abuelo hasta que Tanaka san lo recordó en la plática de hace una hora. Ahora tenía sentido el porque vendría a recogerme hasta acá.

¿Vendrá con alguien en esta ocasión? ¿Algún artista? ¿Empresario? ¿Será hombre o mujer?Creo que es hombre, desde hace 15 años fui informado que Akihiko tenía interés en los de su mismo sexo, y para varia igual que yo, ambos tenemos la misma orientación sexual.

Debe ser alguien muy impresionante y con nervios de acero para soportar cada berrinche de Akihiko.

Siempre se ha mantenido discreto frente al mundo de sus aventuras pero no para Fuyuhiko y su madre y por ende yo estoy incluido.

Estos años me mantuvieron al tanto de los movimientos románticos del hijo legítimo y Akihiko sabe de los míos. Aunque en esta ocasión todo ha sido muy hermético y no he puesto mucho interés que digamos por todos los compromisos que tengo.

Miré mi reloj, Akihiko lleva media hora de retraso, la puntualidad no es una de sus virtudes e Isaka san me lo ha dicho hasta el cansancio, así que decidí mirar por las ventanas de la sala de espera

No pasó mucho para qué escuchara parloteo por toda la zona llamando mi atención..

<!Ya viste qué guapos son!>

<¡Si! ¿Serán extranjeros?

Voltee la mirada hacia un par de mujeres que me observaban y después ellas lo hicieron hacia las bancas un poco nerviosas y sonrojadas.

Y fue como lo ví, mi hermanastro caminaba con el ceño fruncido por las miradas de las chicas y con una cara de: ¿Para que carajo vine por este sujeto? Por suerte viene solo y no tendré que conocer al desafortunado novio en turno. 

No pude hacer más que un gesto de molestia y se puso frente a mi.

—Haruhiko 

—Hola Akihiko. 

¡Usagi san!.... ¡Usagi san!  

Escuché unos gritos provenientes de un niño y busqué por todos lados intentando hallar al dueño de la voz 

¿Quien aparte del despistado de Takahiro san le diría de esa forma a mi "querido" hermanastro? ¿Quien más puede decirle conejo a este escritor amargado?

Mi pregunta tuvo respuesta cuando un montón de cabello castaño pasó a mi lado corriendo y se situaba a lado de Akihiko 

—¡Usagi san! No pagaste el boleto de estacionamiento y olvidé mi cartera en la editorial y...

Al instante se calló para mirarnos y fue como descubrí al novio de mi hermano

La tentación para mi.

 

 

 

 

 


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).