Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Error mágico por lizergchan

[Reviews - 102]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del capitulo:

New capitulo!!!

 

Como te lo prometí zorro!! Kesesese, oresama cumple, kesesese

Disclaimer: Los personajes de Hetalia no me pertenecen, sino a su autor Hidekaz Himaruya-sama, este fic lo hice sólo y únicamente como diversión.

Parejas: RusiaxMexico, FranxUk, PruxAus, EspxRoma, UkxFran, y HarryxDraco insinuación de AmexMex y SnapexUk

Aclaraciones y Advertencia: Este fic contiene YAOI, humor, Lemon, fantasía y lo que se me vaya ocurriendo, kesesesese.

Beta: Usarechan.

 

 

 

OoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoO

 

 

 

Error mágico

 

 

Capítulo 5.- Desastre en D.C.A.O

 

 

 

—Es una desgracia que miembros de los Slytherin estén con cara rajada, la comadreja y la sangre sucia.

 

México y Francia fueron los primeros en levantarse para encarar al que se había atrevido a meterse en su conversación y al parecer, insultar a sus nuevos amigos. Draco estaba frente a ellos con sus dos guardaespaldas, a Francis y José se les unió Gilbert y Antonio, incluso Ludwig y Kiku.

 

—No sé qué quisiste decir con “sangre sucia” pero no me ha agradado como suena —comentó Antonio con el ceño fruncido. Draco arrugó la nariz, como si estuviese oliendo algo desagradable.

—Mon petit, será mejor que te disculpes con nuestros amigos —agregó Francis enojado. Era raro ver al francés y al español enojados, pero cuando lo estaban causaban casi tanto miedo como Rusia y su hermana.

 

Ron y Harry también se levantaron para encarar a los tres Slytherin con baritas en mano. Alemania les hizo una señal con la mano para que las bajaran.

 

—Que más se podría esperar de “sangre sucia” como ustedes —se burló Malfoy.

—Frena tu tren, oxigenado —dijo José tomando una pose relajada —. A nosotros nos vas respetando.

 

Goyle se acercó al moreno y le dio un empujón, lo mismo Grabbe con Ron, haciendo que ambos cayeran de sentón. Iván y Antonio golpearon a Goyle por tocar al mexicano. Una pelea inició causando un gran alboroto.

 

El llanto de Italia y las maldiciones de Romano mezclados con los insultos del Bad cuarteto y Sadiq, llamaron la atención de Inglaterra que había estado buscándolos; al ver lo que hacían, se dirigió inmediatamente a detenerlos.

—¡Suficiente! —gritó Arthur separándolos. — ¿Qué pasó aquí? —preguntó mirando a Francis con desaprobación, estaba despeinado y un pequeño moretón apareció en la comisura de su labio inferior.

 

Feliciano lloraba en el pecho de Ludwig, Iván y Natasha les dedicaban miradas asesinas a los tres Slytherin., Gilbert, Antonio y José parecían querer saltarles encima, lo mismo que Hungría y Dinamarca. Arthur suspiró pesadamente.

 

—¿Qué pasó aquí? —dijo mirando a Liechtenstein. Lily comenzó a explicar lo que había sucedido, claro que Draco replicó que ella era una mentirosa, lo que causó que Vash quisiera golpearlo por ofender a su hermana.

—Arthur, lo que Lily dice es verdad —le aseguró Tino quien estaba al lado de Suecia, desde que inició la pelea, Berwald lo había alejado para protegerlo.

—Bien, cinco puntos menos a Slytherin por cada uno —dijo mirando a Draco y a los dos gorilas, luego centro su mirada en el Bad cuarteto y en Rusia —, lo mismo va por ustedes.

—¡Eso no es nada awesone! —reclamó Prusia molesto.

—Se aprovechan de nuestra nobleza*.

—Kolkol…

—Y por defender a sus compañeros. Les doy diez puntos a cada casa —agregó —. Ahora, vayan a sus clases y si vuelvo a enterarme de...

—Nos portaremos tan bien como el Capitán Garfio en Peter Pan —aseguró José con una sonrisa inocente. Inglaterra quería darse de golpes con la pared. En ocasiones se preguntaba si México hacía o decía esa clase de cosas sólo para molestar.

 

 

OoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoO

 

 

 

Los Slytherin y Gryffindor se enfilaron a la clase de Defensa contra las artes prohibidas. Cuando todos estuvieron sentados, Lockhart se aclaró sonoramente la garganta y se hizo el silencio. Se acercó a Neville Longbottom, cogió el ejemplar de Recorridos con los trols y lo levantó para enseñar la portada, con su propia fotografía que guiñaba un ojo.

 

 

—Yo —dijo, señalando la foto y guiñando el ojo él también— soy Gilderoy Lockhart, Caballero de la Orden de Merlín, de tercera clase, Miembro Honorario de la liga para la Defensa Contra las Fuerzas Oscuras, y ganador en cinco ocasiones del Premio a la Sonrisa más Encantadora, otorgado por la revista Corazón de bruja, pero no quiero hablar de eso. ¡No fue con mi sonrisa con lo que me libré de la banshee que presagiaba la muerte!

 

Esperó que se rieran todos, pero sólo hubo alguna sonrisas, mientras que Gilbert y José ya roncaban sobre sus respectivos pupitres por lo largo y aburrido que les parecía el discurso del profesor. Francis y Antonio soltaban un pequeño bostezo.

 

—Veo que todos han comprado mis obras completas; bien hecho. He pensado que podíamos comenzar hoy con un pequeño cuestionario. No se preocupen, sólo es para comprobar si los han leído bien y cuánto han asimilado...

 

Cuando terminó de repartir los folios con el cuestionario, volvió a la cabecera de la clase y dijo:

 

—Tienen treinta minutos. Pueden comenzar...:

 

1. ¿Cuál es el color favorito de Gilderoy Lockhart?

2. ¿Cuál es la ambición secreta de Gilderoy Lockhart?

3. ¿Cuál es, en tu opinión, el mayor logro hasta la fecha de Gilderoy Lockhart?

Así seguía y seguía, a lo largo de tres páginas, hasta:

 

54. ¿Qué día es el cumpleaños de Gilderoy Lockhart, y cuál sería su regalo ideal?

 

Alemania suspiró pesadamente, jamás creyó posible encontrar a alguien que tuviese un ego aún más grande que su hermano. Media hora después, Lockhart recogió los folios y los hojeó delante de la clase.

 

—Vaya, vaya. Muy pocos recuerdan que mi color favorito es el lila. Lo digo en Un año con el Yeti. Y algunos tienen que volver a leer con mayor detenimiento Paseos con los hombres lobo. En el capítulo doce afirmo con claridad que mi regalo de cumpleaños ideal sería la armonía entre las comunidades mágica y no mágica. ¡Aunque tampoco le haría ascos a una botella mágnum de whisky envejecido de Ogden!

 

Volvió a guiñarles un ojo pícaramente. Ron miraba a Lockhart con una expresión de incredulidad en el rostro, a Gilbert le agradó la idea del licor; el resto del bad cuarteto se convulsionaban en risas. Hermione, por el contrario, escuchaba a Lockhart con embelesada atención y dio un respingo cuando éste mencionó su nombre. —... pero la señorita Hermione Granger sí conoce mi ambición secreta, que es librar al mundo del mal y comercializar mi propia gama de productos para el cuidado del cabello, ¡buena chica! De hecho —dio la vuelta al papel—, ¡está perfecto! ¿Dónde está la señorita Hermione Granger?

 

La mochila del mexicano comenzó a moverse sin que nadie lo notara; cayó de lado y una pequeña criatura oscura salió y corrió a toda prisa ocultándose bajo una mesa, donde encontró una jaula. Era pequeña, con la piel oscura, largas y puntiagudas orejas, sus pupilas eran como las de un gato, pero su color era rojizo.

 

Hermione alzó una mano temblorosa. José y Gilbert, quien estaba sentado junto a él, dieron un brinco, al sentir como “algo” les rosaba el trasero, al voltear se encontraron con la cara de pervertido de Francis.

 

—‘ora, pa’ eso son, pero se piden —inmediatamente se arrepintió de lo dicho, pero, para su fortuna, el profesor exclamó:

 

—¡Excelente! —dijo Lockhart con una sonrisa—, ¡excelente! ¡Diez puntos para Gryffindor! Y en cuanto a...

 

De debajo de la mesa sacó una jaula grande, cubierta por una funda, y la puso encima de la mesa, para que todos la vieran.

—Ahora, ¡cuidado! Es mi misión dotarlos de defensas contra las más horrendas criaturas del mundo mágico. Puede que en esta misma aula tengan que encarar a las cosas que más temen. Pero sepan que no les ocurrirá nada malo mientras yo esté aquí. Todo lo que les pido es que conserven la calma.

 

El Bad cuarteto parecía ser el más emocionado, pues casi estaban al filo de sus asientos, incluso Harry, quien en contra de lo que se había propuesto, asomó la cabeza por detrás del montón de libros para ver mejor la jaula. Lockhart puso una mano sobre la funda.

 

—Tengo que pedirles que no griten —dijo Lockhart en voz baja—. Podrían enfurecerse…

 

Cuando toda la clase estaba con el corazón en un puño, Lockhart levantó la funda.

 

—Sí —dijo con entonación teatral—, duendecillos de Cornualles recién cogidos.

 

Los duendecillos eran de color azul eléctrico y medían unos veinte centímetros de altura, con rostros afilados y voces tan agudas y estridentes que era como oír a un montón de periquitos discutiendo. En el instante en que había levantado la funda, se habían puesto a parlotear y a moverse como locos, golpeando los barrotes para meter ruido y haciendo muecas a los que tenían más cerca. Varias alumnas gritaron y otros contuvieron su sorpresa, no por los duendecillos, sino por la criatura que tenía el candado de la jaula en las manos.

 

—En la madre… —murmuró México golpeando su cabeza con el pupitre en el momento que la criatura abría la jaula.

 

 

OoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoO

 

 

Se aprovechan de nuestra nobleza: Viene de “se aprovechan de mi nobleza”, frase del “Chapulín Colorado”, personaje creado por Chespirito.

Chaneque: los chaneques, del náhuatl ("los que habitan en lugares peligrosos"), son dioses menores de la mitología mexicana. Estos seres habitan los bosques y selvas y cuidan de manantiales, árboles y animales silvestres. Se cree que son capaces de asustar a la gente y hacerles perder su tonalli, el espíritu asociado con el día de su nacimiento (v. tonalpohualli), lo que si no es corregido mediante un ritual destinado a recuperar el tonalli perdido puede ocasionar la muerte del individuo.

En la actualidad, en el Sureste de México, los chaneques son espíritus traviesos con aspecto de niños que esconden cosas y se aparecen a la gente distrayéndolos para hacerles perder el camino o desaparecerlos. Una creencia popular era la de usar la ropa al revés al andar solo por el monte para evitar que los chaneques lo atraparan y se lo llevaran.


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).