Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Ángeles desterrados {2Min}

Autor: Mimi_Love

[Reviews - 4]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

 


Adaptación


 

Notas del capitulo:

Hola aquí otro fic 2Min. Si, si, ya se, tengo muchos fics que actualizar, pero la verdad después de terminar Meretriz de sangre, me dieron unas ganas de subir esta hermosa historia y es todo lo contrario con la anterior, ahora es una historia de ángeles. Espero les guste y la acepten como a cada una de mis adaptaciones.


TaeMin


MinHo


A leer…

 

 

 

 

Aquella vez MinHo sonrió, algo inusual en él. A partir de que perdiera a Minnie-Aeng se había olvidado de este simple gesto. Posó sus ojos marrones sobre YuRiy ella se sintió fascinada una vez más por su mirada fría. Desde que Minnie-Aeng desapareciera de su lado, su vida había dado un vuelco de trecientos ochenta grados.

De ser uno de los mejores y más aguerridos ángeles en la lucha contra los demonios, pasó a ser, de un día a otro, el que velara el trabajo de YuRi, la mujer que cortaba los hilos de la vida de los humanos. Había sucedido que, en ocasiones, a YuRile gustaba jugar y acortaba vidas antes de tiempo simplemente para tenerlo a su lado.

Sin embargo, este tenía un propósito desde el día en que todo cambió. Sabía que en el momento menos pensado Minnie-Aeng volvería a aparecer reencarnado en un humano. Y cuando volviera a encontrarlo no podía darle la espalda; la única que podría interponerse en su camino era YuRi.

—Me gusta que vengas a verme —comentó YuRi —. Has traído frescura a mi palacio.

—Déjate de tonterías —le contestó con dureza, manteniendo las distancias—. Sabes que mis visitas no son por cortesía. Te puedo asegurar que si de mí dependiera, ocuparía mis horas en otras cuestiones más interesantes.

—¿Cómo a qué? Estoy abierta a sugerencias.

—En matar demonios, y tú serías de las primeras de la lista. ¿Te vale esta respuesta?

YuRi bajó los ojos y durante varios segundos se mantuvo en silencio, como pensando la respuesta.

—Pero sabes que no soy una de ellos, así que eso no vale para mí. ¿Por qué me tratas con tanto desdén?

—Nunca has conseguido engañarme con tus palabras. No sé a qué acuerdo habrás llegado con Heechul para que no acabemos contigo.

—Eso se lo tendrás que preguntar tú mismo, pero mientras tanto podemos ocupar el tiempo en cosas más provechosas. Si lo deseas te puedo refrescar la memoria —se mojó los labios, provocándolo.

YuRi se había enamorado de MinHo después de cansarse de un ángel llamado Yunil, aunque este seguía irremediablemente enamorado de ella. Sin embargo MinHo solo vivía por el recuerdo de Minnie-Aeng.

—Oh, MinHo, ¿no lo has podido olvidar, verdad? ¿Realmente te parece divertida la vida que te proporciona Heechul después de haberlo perdido? No me hagas reír, porque no tiene ninguna gracia. ¿Qué es lo más emocionante que has hecho en estos últimos siglos, desde que se marchó, además de luchar contra los demonios en una batalla que se pierde en mi memoria? —le retó—. Si dejaras que acariciara tus labios, sé que caerías en mis redes como ya lo hicieron algunos de tus hermanos. Te aseguro que, si te dejaras querer, tu vida cambiaría por completo.

—¿Tan segura estás de ello? Yo no apostaría nada.

—No digas nada de lo que puedas arrepentirte, MinHo. El amor está a la vuelta de la esquina.

MinHo la miró con orgullo, soltó una carcajada, pero antes de dar por terminada la conversación le dijo:

—El amor dejó de existir para mí…

No era del todo cierto. Esperaba el momento de reencontrarse otra vez con él, pues tarde o temprano ocurriría. Entonces se volverían a amar con más intensidad que nunca.

—¡Qué ignorante eres, MinHo! No sabes nada de la vida.

—¡Vaya, hoy estoy de suerte!, ¿no es cierto? Resulta que vas a ser tú quien me enseñe los placeres de la vida. Por favor, ahora eres tú quien me haces reír a mí.

—Me alegro de que mis palabras provoquen lo que mis caricias no hacen. Pero yo te aseguro que el día menos pensado tú también caerás. Olvídalo ya.

—¡No me digas que ahora eres adivina! Pues si es así, tus predicciones son erróneas.

YuRi se levantó con tranquilidad, se acercó hasta él y acarició su pecho.

—MinHo, querido mío, ten por seguro que caerás. —MinHo sufrió un escalofrío cuando la mano de YuRi se posó en sus labios—. No dudes de mis palabras.

Hacía tantos años que le dio la espalda al amor que ese pequeño roce le recordó a Minnie-Aeng. Cerró los ojos un segundo tratando de imaginar que no era a YuRi a quien tenía delante sino a su pequeño Minnie-Aeng. Lo echaba de menos, pero más se reprochaba el no haber podido despedirse de él cuando fue castigado.

—Tus palabras suenan a amenaza —se desembarazó de las caricias de YuRi con brusquedad.

—Llámalo como quieras, querido, pero todavía no has probado mis labios. Y puede ser que me equivoque en muchas cuestiones, sin embargo en breve te espera una sorpresa.

—Y yo te recuerdo que vuelves a equivocarte conmigo —rió con amargura—. Tus sorpresas no me interesan para nada. No tengo miedo a lo que puedas decirme.

—Solo aquellos que no aman pueden admitir que no tienen miedo.

MinHo se marchó con un sabor agridulce en la boca. Regresó al reino de Siri-Antiac, el lugar donde habitaban los ángeles Llegó a su habitación y ni siquiera se quitó las botas cuando se tumbó en la cama. ¿Cuántos siglos había pasado solo sin más compañía que sus recuerdos? Aún podía sentir su aroma en la túnica que dejó en su habitación y recordaba como si fuera el día anterior cuándo fue la última vez que estuvieron juntos:

—Te he echado de menos —dijo Minnie-Aeng acercándose a sus labios.

—Yo también.

MinHo notó cómo sus labios ardían, posó sus manos alrededor de su cintura para atraerlo hacia sí. No quería detener aquel instante. Lentamente fue acercando su boca a la de Minnie-Aeng; era como probar la miel. Deslizó las manos por su espalda al tiempo que Minnie-Aeng desabrochaba su camisa. Sus bocas jugaron sin descanso, hasta que MinHo recorrió su cuello con sus labios para llegar a su pecho…

.

.

.

Suspiró. No deseaba seguir evocando aquel momento que pasó junto él. Era demasiado doloroso. Se encogió sobre la cama hasta que se quedó durmiendo. Como cada noche la pesadilla volvía a repetirse, y como cada noche Yunil estaba a su lado para reconfortarlo.

—¿Ha vuelto a suceder? ¿Has vuelto a soñar con él?

—Sí —respondió MinHo—. Él se marchaba y no podía alcanzarlo. ¿Hasta cuándo seguiré soñando una y otra vez esta maldita pesadilla?

Se levantó de la cama y se acercó hasta el alfeizar de la ventana. Necesitaba aire y en aquella habitación cada vez había menos. Sus ojos oscuros se perdieron en la espesura de la noche.

—¿Por qué no ha aparecido aún, Yunil?

—Lo hará. Heechul nos lo aseguró.

—¿Pero cuándo? —en su voz había una mezcla de desesperanza y rabia.

—El día menos pensado estarán otra vez juntos.

—Si todavía conservo la cordura es gracias a que confío en que nuestros caminos volverán a cruzarse.

—¿Lo dudas? Sé que llegará porque ese es su destino. Está ya muy cerca.

—¿Tú sabes algo que yo no sepa? —se giró hacia su amigo esperando que le anunciara una buena noticia.

—Sé lo mismo que sabes tú, o sea, nada.

 

No obstante, YuRi se reservaba un as bajo la manga, pues aquello por lo que MinHo había soñado noche tras noche ya se había producido. Ya había comenzado a bordar con inusitada adoración las facciones de un ángel reencarnado en un muchacho que había caído en desgracia muchos siglos atrás. Minnie-Aeng, nube dorada, tenía todo lo que a YuRi le faltaba. Fue engañado por otro ángel para que saliera fuera de las murallas de la ciudad y aquello fue su perdición. Escuchó los llantos de varios de los ángeles más pequeños mientras unos demonios entraron en la ciudad para matar a algunos de sus hermanos. MinHo luchó por salvarlo, e incluso imploró por sufrir el mismo destierro que él, pero sus ruegos de nada sirvieron.

Durante siglos, el alma de Minnie-Aeng vagó por todos los universos hasta encontrar un cuerpo habitable y cuando cumpliera los veinte años volvería a recuperar sus alas de ángel. Así fue cómo se reencarnó en el año 1440, pasando a llamarse Lee TaeMin. Desde todo Japón llegaban regalos y presentes para el niño con cara de serafín. TaeMin se hizo muy popular en Asia y tanto reyes como familias acaudaladas lo quisieron para casarlo con alguno de sus hijos.

Y como todos los días, MinHo volvía a visitar a YuRi con la esperanza de encontrar a Minnie- Aeng en alguno de sus bordados. Enseguida advirtió un tapiz diferente, uno que irradiaba tanta belleza que le deslumbró los ojos.

—Tengo una sorpresa para ti —murmuró YuRi. MinHo se quedó paralizado.

Al fin lo había encontrado. Minnie-Aeng estaba vivo, se dijo con el corazón cabalgando como un caballo desbocado.

—¿Dónde está? —preguntó reprimiendo un suspiro.

YuRi se interpuso entre MinHo y el bordado. Buscó su atención, pero él solo miraba a aquellos ojos color miel que le devolvieron la sonrisa perdida siglos atrás.

—Te he hecho una pregunta. ¿Dónde está?

—Deja que te explique.

—No quiero tus explicaciones, solo deseo saber dónde está.

—Ya no es el mismo.

—¿Y tú qué sabrás?

—Te estoy diciendo la verdad. Es él pero no lo es.

—Haré lo que sea por recuperarlo.

YuRi soltó tal carcajada que hizo sacudir el tapiz del que MinHo no podía apartar la mirada.

—Esta es la sorpresa que te tenía preparada. ¿Quieres oír mi proposición?

MinHo dudó unos instantes.

—¿A qué tienes miedo? Considéralo como un juego, MinHo. No tienes nada que perder y sí mucho que ganar.

—¿Qué es lo que deseas, YuRi?

—Jugar. Me encanta jugar.

MinHo chasqueó la lengua antes de decidirse a escuchar.

—¿Así de fácil? ¿No hay nada más? No te creo.

—¿Verdad que es difícil de creer? Pero es así de sencillo, MinHo. ¿Qué me dices?

YuRi alargó su mano esperando acariciar el pecho de MinHo.

—Si acepto, ¿qué me pedirás a cambio? —quiso saber, rechazando su mano.

—¿Por quién me tomas?

—Por lo que eres. Nunca has hecho nada sin pedir algo a cambio.

—¿Cómo puedes decirme algo así cuando el único beneficiado en este asunto serías tú? Solo hay una manera de recuperarlo. Deja que ocupe su cuerpo…

MinHo la miró sin comprender todavía lo que acababa de decir. Su corazón dejó de palpitar, su respiración dejó de fluir con normalidad y sus palabras, así como sus gestos, se volvieron torpes.

—Solo has de decirme que sí y yo me ocuparé de proporcionarte lo que deseas.

Tras unos instantes sin poder moverse, MinHo reaccionó a las palabras de YuRi.

—No es la primera vez que lo hago. Créeme, MinHo. Es el mejor acuerdo al que puedes aspirar.

MinHo sintió una oleada de furia en su interior. Empujó a YuRi hacia la pared para agarrarla del cuello. Nada parecía detenerle en su empeño de apretar más y más hasta que cayera al suelo sin vida. Si se reprimió fue porque era mucho más lo que perdía que lo que ganaba.

—Ni se te ocurra ponerle una de tus zarpas encima. ¿Qué te hace pensar que aceptaría sin más? — siguió apretando con fuerza.

—Él me pertenecerá —consiguió decir a duras penas—. Es la única manera de que recupere sus alas.

—Jamás, YuRi. Sabes tan bien como yo que todavía le queda una vida muy larga por vivir y, si él me acepta, yo estaré ahí para comprobarlo.

Fue aflojando la presa y YuRi cayó al suelo de rodillas.

—¿Qué te puede ofrecer él, que no pueda darte yo? Si no hubiera sido por mí, no te habrías enterado de que vuelve a estar vivo. Heechul te la ha vuelto a jugar.

—Lo que me pueda ofrecer no te interesa, aunque no creo que alcances ni a imaginar lo que tuvimos un día él y yo.

¿Cómo explicarle que no conseguía olvidar los momentos que pasó junto a él? ¿O cómo decirle que cada segundo que pasó sin Minnie-Aeng había supuesto una eternidad? No, no valía la pena; era como hablar con muro.

Y tras aquellas palabras, MinHo decidió ir en busca de su destino, no sin antes de hablar con Heechul, que ni siquiera le hizo falta preguntarle el motivo de su visita para saber que había encontrado a Minnie-Aeng. Su gesto hablaba por sí solo.

—¿Lo has encontrado ya, verdad?

—¿Cuándo pensabas decírmelo? ¿Cuándo lo hubieran obligado a casarse con otro, y ese otro no soy yo?

—No lo entiendes.

—No, eres tú el que no quieres entender lo que hubo entre Minnie-Aeng y yo.

—Mi deber es y será siempre protegerlos a todos, y él incumplió la orden de salir de las murallas. No había ángeles en peligro fuera de la ciudad.

—Y ya ha cumplido su castigo. ¿No te parece? Deja de jugar con nosotros de una vez por todas.

—Sí, ha cumplido su condena, pero ya no es el mismo. Te lo aseguro. Minnie-Aeng ha cambiado.

MinHo abrió los ojos desmesuradamente, como si de pronto hubiera comprendido. YuRi había tratado de decirle que no era el mismo y que no recuperaría sus alas por sí mismo, pero pensaba que se estaba marcando un farol.

—¿Qué quieres decir, que no podrá recuperar sus alas y que el único camino que le queda sería que YuRi ocupara su cuerpo? ¿Es eso lo que quieres decir?

Heechul bajó la cabeza por temer a enfrentarse con la ira de MinHo.

—No me lo creo, no puede ser verdad lo que me cuentas. YuRi no es una de los nuestros, no es un ángel. ¿Por qué, Heechul, por qué no acabamos ya de una vez con ella? ¿Qué es lo que no me cuentas?

Heechul entrecerró los parpados y negó con la cabeza.

—Algo salió mal. Al cumplir los veinte años no podrá recuperar sus alas. Lo siento. Minnie-Aeng es ya un ángel desterrado.

MinHo se revolvió hacia Heechul con rabia. Temblaba de la cabeza a los pies, aunque eso no le impidió agarrar del cuello a Heechul como había hecho con YuRi.

—No fue eso lo que me dijiste hace siglos. ¿Qué esperabas, que me olvidara de él como si nada hubiera ocurrido, como si no hubiera existido?

Minnie-Aeng ya no existe, ahora se llama TaeMin.

—Me da igual cómo se llame, para mí no hay diferencia —pegó una palmada en la mesa.

—Cálmate.

—Me calmaré cuando sepa que Minnie-Aeng está a salvo. Y sabes que me lo debes. Y tú te encargarás de vigilar que YuRi no corte los hilos antes de tiempo.

—Haré todo cuanto esté en mi mano…

—No seas cínico. Piénsate qué mano deseas conservar si no cumples tu palabra.

—¿Qué piensas hacer?

—Buscarlo.

—Piensa muy bien qué vas a hacer. Podrías perder tus…

MinHo no dejó que terminara la frase.

—Lo único que me interesaba era él y ya lo perdí una vez, todo lo demás no me importa.

Y tras decir estas palabras MinHo abandonó sus alas para ir en busca de Minnie-Aeng.

 

 

 

 

Notas finales:

 


Dejen un lindo rw si les llamo la atención


 

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: