Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

La vendetta

Autor: Okaa-san

[Reviews - 273]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Aunque a simple vista no lo parezca, REALMENTE es un Draco&Harry XDDDD

Disclaimer: Los personajes no me pertenecen (por desgracia Y.Y) tooooodos son propiedad de J.K. Rowling y asociados (si fueran mios...uf madre *///*). No gano nada escribiendo esta historia a parte de algunos dolores de cabeza y vuestros queridos comentarios *^*)

Advertencia: Tengo una mente bastante pervertida así que intentaré exprimirme el coco mas de lo normal en esas escenas que tanto nos hacen babear (recuerden, el cubo de babas siempre al lado). Y bueno, no tengo intencion de hacer un fic pasteloso de enamorados,pero nunca digas nunca que no se por donde van a salir los tiros... XDDDD

Autora: Nenita20 (o lo que viene siendo lo mismo, Okaa-san)

 

Notas del capitulo:

Jumm veamos...En realidad es un Drarry pero habrá mas parejillas por ahí dejandose ver jejeje

Espero que os guste y que no seais muy malos conmigu Y.Y, no me mateis por hacer que algun personaje sea un desgraciado XDD



---------------------------- Tras muchas peticiones La vendetta tiene Blog en donde os podré informar mejor sobre cómo voy llevando el fic, cuando publicaré y un sin fin de cosas ^_^ (podremos hablar!!) Nota: Seguiré publicando aquí hasta que el fic termine pero para noticias y todo eso, usaré el blog ^^ Estaros atent@s!

http://lavendettafic.blogspot.com/

 La vendetta 

1. Venganza 

Después de 6 largos años Draco Malfoy se dio cuenta de que realmente odiaba con todo su ser a Harry Potter. Todos sabían que tanto uno como el otro se indigestaban con la sola presencia del otro y al principio la cosa iba más bien de desprecios. Luego a un poco de odio ligado a la envidia  y finalmente y hacía tan solo unos minutos…Odio total.

 

-¡Maldito cara-rajada!-tiró los libros al sofá de su sala común. A una distancia prudente le seguía Blaise y Pansy.- Siempre saliéndose con la suya…quiero matarlo… -siseó apretando los puños.

 

-Pero les quitaron puntos a su casa –intentó animar el ambiente el otro chico.- Quince, para ser exactos.

 

-Pues habrá que darle las gracias a Snape – soltó Draco con una mueca de fastidio en la cara mientras caminaba de un lado a otro por toda la sala farfullando improperios hacía el desgraciado del niñito-que-vivió.

 

-Vamos Draco…- Pansy intentó buscar las palabras adecuadas- solo ha sido culpa del Veritaserum. –Blaise la miró con cara de ‘’nena, lo estás empeorando’’-Digo…tam…tampoco es tan malo que se sepa… ¿o si? – sus labios no consiguieron una sonrisa al terminar la frase.

 

Draco que actualmente estaba de espaldas a ellos viró y la miró asesinamente.

 

-¡Oh si…es tan ...tan…descabelladamente estúpido que no te tiro por esa ventana porque iría Azkaban! ¡¿Estás loca?! –gritó.

 

-Draco, cálmate – pidió Blaise duramente- Ella no tiene la culpa, de echo ninguno la tenemos. El veritaserum es muy difícil de contrarrestar…’’Eso’’ era algo que se acabaría sabiendo tarde o temprano.

 

-¡Joder, pero me habría gustado poder decidir cuando decirlo! ¡Odio a ese maldito viejo chupa caramelos y al niñato de Potter! –gritó pateando el sofá.

 

-¡Draco! Cálmate, hey…-el rubio la ignoró- Draco! –gritó Pansy esta vez enojada- ¡Chupa pollas!- Draco paró su pataleta de empotrar el sofá a base de patadas en las escaleras y la miró- Llamando las cosas por su nombre atiendes idiota? –Draco nunca le haría daño, era como una hermana para el y era la única chica capaz de llamar de todo al chico sin morir escasos segundos después – Y qué que se…

 

-¡No lo digas!- gritó el rubio.

 

-Acéptalo…- ayudó Blaise.

 

-¡NO!-sus ojos se salían de las orbitas.

 

-Eres gay –dijo Pansy.

 

-Te gusta chupar pollas -siguió Blaise.

 

-Qu…

 

-Te gusta meterla y que te la metan – apuntó Pansy

 

-Y…lo último menos mal que el desgraciado de Potter no te lo sacó si no, eres serpiente muerta- terminó Blaise.

 

…l lo sabía…desde que tenía los 12 sabía que era gay…que le gustaba mas el aroma de los hombres que el de las mujeres. Que el mirar por el rabillo del ojo  a algunos de los de su equipo de quiddich en las duchas no era gran cosa, pero que se le pusiera dura con las visiones ya sí.

Sabía que si su padre se enteraba no iba a dejar ni las migajas de el y que si su secreto era descubierto…

 

-Potter te ha dado la estocada. Admítelo.

 

-Cállate arpía – escupió el rubio- Esto era algo que tenía que guardar hasta que me viera con fuerzas para gritarlo al mundo no en clases de pociones con Potter preguntando! Ni Snape pudo interrumpir mi jodida respuesta a su ‘’ Malfoy, eres gay?”…-se tapó la cara con ambas manos y sollozó.- Estoy acabado.

 

-¿No lo estás idiota… ahora incluso lo tienes mejor sin contar lo de el problema futuro con tu padre.

 

-Mejor? –preguntó Draco aún con su cara oculta por las manos. Blaise sonrió maléficamente.

 

-Ahora eres el blanco perfecto.

 

-¡No debería estar orgulloso se eso!- escupió Draco.- Te has vuelto loco o que?

 

-No Draco…no lo entiendes. Ahora que todo merlín sabe que eres gay, tu vida sexual va a ser la jodida bomba! Los que no se te acercaron porque te creían hetero y querían algo contigo ahora se te van arrimar como perros en celo!

 

-Si y en las duchas todos se alejaran de mi por miedo a que se les caiga el jabón y yo esté cerca –ironizó.

 

-O al igual alguno lo deja caer – Blaise hizo movimientos con las cejas.

 

-¡Oh cállate! –le soltó Draco medio riendo. El enfado se le había pasado un poco.

 

-Además Draco, tu puedes tener al que te plazca.

 

-Menos a mi querida –puntualizó Blaise.

 

-No te ofendas pero no eres mi tipo.

 

-Pero si el mío- dijo Pansy dándole un sonoro beso en la mejilla a Blaise.

 

-Ahí lo tienes –rió- Soy suyo.

 

Draco suspiró. No sabía que iba hacer ahora con su vida. Todo el colegio sabía que era gay, no sabía como reaccionar ante esa situación y el recodar la manera en la que se habían enterado solo hacía que la sangre le hirviera.

 

[FLASHBACK]

 

Fue despertarse y ya notó que algo iba a suceder. Se desveló una hora antes de lo normal sudado como un pollo y tal parecía que acababa de tener una pesadilla que no lograba recordar. Se sentó en la cama y notó su camiseta de pijama pegársele tanto al pecho que irse a la ducha le parecía una esplendida idea antes de bajar a su sala común.

 

Se levantó de su cama y descalzo se acercó al armario de saúco donde reposaba perfecta y ordenadamente toda su ropa. Hoy tocaba clases así que no le tocó de otra que escoger su uniforme y dejarlo encima de la cama.

Lo bueno de ser el niño de papa y de pagar una considerable suma de dinero al colegio le permitía tener una habitación bastante amplia para el solo (cosa que agradecía enormemente). Oh, también era una ventaja tener como padrino a Severus Snape , pero eso le servia para otras cosas.

 

Ahora, pegajoso como un moco de troll se adentró en el baño de la propia habitación y como si su sedoso pijama fuera excremento de lechuza se lo quitó de encima con solo dos dedos. Se acercó a la tina y abrió 3 grifos de colores; Uno para el agua, otro para el jabón y otro para el aroma (esta vez de coco).

 

Segundos después metió su mano en el agua y con un gesto de aprobación decidió que esa agua estaba perfecta y se metió dentro lentamente disfrutando del calor y las sensaciones que el agua caliente le provocaban.

Se estiró cuan largo era en la larga bañera y sumergió su cabeza completamente en el agua durante unos segundos para luego emerger y apoyar su cabeza en un lateral de la tina completamente relajado. Cerró los ojos y volvió a imaginar cosas que no debería de imaginar. Suelo de piedra, unos perfectos pies seguidos de una esbeltas piernas torneadas, una “ohseñoralaquierotodaparami’’ polla erecta, incitadora  y perversa, seguida por un camino de bello que acababa en un surcado ombligo, un torso perfecto con pezones color café con leche, un cuello “perfecto para perderse por una eternidad”, una mandíbula pronunciada con un asomo de barba, una nariz perfecta, pómulos perfectos y esos malditos ojos verdes que no hacían mas que quitarle el poco aire que acumulaba sus pobres pulmones cada vez que lo veía y tenía que mandar todo a tomar por culo para poder seguir teniendo esa perfecta mascara de “cabrón desgraciado”.

Cada día se dormía pensando en el maldito “cabrón-que-vivió” y cada vez que se pajeaba lo hacía en su nombre.

 

Abrió los ojos saliendo de su ensoñación…¡Oh joder, otra vez no!…había decidido intentar olvidar al moreno pero su amiguito se emperraba en mandar todo a la mierda y saludar al sol con la simple combinación de Harry+desnudo o simplemente Harry…Obviamente tenía una señora erección y solo tenía dos opciones: 1) Agua fría y un mosqueo de la ostia o 2) ¡Bienvenu a pajilandia, donde todas tus frustraciones desaparecerán en cuanto el señor cabezón volcán explote o escupa según se mire!

 Decidido a no empezar el día con mala leche deslizó una de sus manos por su pecho zigzagueando como un esquiador por la nieve hasta llegar a la bandera que se alzaba orgullosa. No pudo reprimir apretarse los huevos cuando una imagen del cuerpo de Potter se le cruzó por su maldita mente. Cerró los ojos y como que no quería la cosa comenzó a acariciar la rosada cabeza de su amiguito Malfoy junior con el pulgar. ¡Oh joder…! Se mordió el labio inferior y gimió sin reprimirse cuando toda su mano se deslizó varias veces por el tronco ejerciendo esa presión y ritmo que podría volver loco a cualquiera. También contaba que quería correrse cuanto antes, fantasear con su archienemigo no era nada sano, y mas cuando años antes querías meterle la varita por el culo en venganza y ahora…quieres meterle la “otra varita” porque quieres oírlo gemir, temblar, gritar de placer y correrse. Mente sucia.

El simple hecho de bombear su polla no le llenaba lo suficiente así que imaginó que su otra mano era la del moreno y que este le pellizcaba los pezones. El agua se salió de la bañera empapando el suelo por los bruscos movimientos de caderas de Draco que acabó colgando sus piernas a cada extremo de la bañera y ejerciendo presión con estas y son su espalda que ahora estaba medio fuera de la bañera conseguía mantenerse en el aire bombeando con su mano frenéticamente como un loco desquiciado. Sintió cosquillas en el bajo vientre y con un sonoro gemido supo que ahí venía…toda una explosión de semen que no supo como acabó a un metro de la tina. Esta vez vino pisando el acelerador.

 

Ahora más relajado aún, servido del pajilleo matinal y con una sonrisa de oreja a oreja en la cara, se enjabonó intentando no tocar mucho a su amiguito que al igual seguía con ganas de guerra y se envolvió en la toalla saliendo de la bañera.

 

Secó su cuerpo, se vistió se peinó el pelo y lo recogió en una coleta, cogió sus libros y se dirigió a su sala común no sin antes lanzar un 5 hechizos candado a su puerta.

 

Como era de esperar no había ni un alma…bufó colgándose la cartera en el hombro y salió de allí directo a el gran comedor esperando encontrarse el desayuno la servido y eso fue lo que se encontró mas un extra que se atragantó con el croissant de chocolate que se estaba comiendo.

 

“Ohjoderpotter” y punzada en el sur.

 

El moreno “después de atragantarse y beber zumo de calabaza” lo miró intensamente como esperando algún comentario desagradable o algún insulto de mala manera y ojeó la gran sala que estaba vacía  de alumnos.

 

Malfoy alzó una ceja y desvió la mirada jurándose que como su cuerpo no se moviera hacia la jodida mesa de Slytherin en lo que se dice “ya” acabaría abalanzándose como un lobo en ayunas sobre Potter y lo violaría entre pasteles de fresa, tartas de chocolate y dulces de leche. Y menos mal que su cuerpo hizo caso y se dirigió hacia donde debía.

Sabía que Potter lo estaba siguiendo con la mirada y ¡Joder, podría dejar de comer croissants como si chupara…como si chupara….! “punzada doble en el sur”. A este paso tendría una tienda de campaña aclamando ser desmontada “con todo lo que se pueda”. El rubio miró disimuladamente hacía la zona en si y discretamente apretó con su mano, a ver si así se le pasaba el calentón.

 

El saber que sus ojos lo taladraban le ponía nervioso aunque no lo dejaba ver por eso casi se le cae la jarra de leche de la mano y por eso tardó el triple en comerse un maldito trozo de tarta. No pidiéndolo soportar mas se levantó de la mesa justo cuando empezaba a entrar gente y dándole un último sorbo al vaso de leche salió del gran comedor.

 

Justo al cruzar la puerta un pelirrojo chocó contra su hombro lo cual hizo que Malfoy asqueado por todo lo que había pasado se girase y “oh, a quien tenemos aquí…”

 

-Mira por donde caminas imbécil, ahora tendré que desinfectarme el cuerpo.

 

-Vete a la mierda Malfoy – espetó Ron.

 

-Para eso tendría que ir a Gryffindor.

 

-Pero que te has…

 

-Ron déjalo, solo quiere pelea –intentó calmar Hermione.

 

-¡Al rescate la sangre sucia! –se mofó el rucio – Como siempre, tiene que venir alguien a defenderte…Eh comadreja?

 

-Déjalos en paz Malfoy – Mierda. Ya tuvo que venir el gran héroe.

 

-Oh joder, las tres lacras al conjunto, aunque mas bien diría que sois..-se removió lo justo para que nadie notara su tienda de campaña que aún seguía ahí.

 

-¡Hey, Draco! Que pasa? – Blaise Zabini se acercaba junto con Pansy y Goyle.

 

-Oh, nada- sonrió arrogantemente- Que aquí huele a mierda, voy tirando. – y con eso último se dirigió a la primera clase del día: Pociones.

 

Ese encontronazo de último momento con Potter no lo había previsto en absoluto. Era cierto que al encontronarse con la comadreja había echo disminuir su excitación pero el maldito del niñito-que-vivió tenía que joderlo todo y aparecerse delante, con ese cuerpo escultural que ocultaba tras ropa cutre.

Pensó de todo…todo lo asqueroso que pudo, mocos, vómitos, escenas traumáticas, todo con tal de hacer bajar la tienda que tenía en los pantalones y al fin lo logró  10 minutos después apoyado en una columna.

 

Al fin pudo encaminarse al aula de su padrino pero no pudo entrar. Alguien estaba teniendo una charla con el profesor de pociones. Draco se acercó lo mas que pudo a la puerta entreabierta poniendo atención y por el tono en el que le hablaba a su padrino esa persona debía ser…

 

-Pero Dumbledore…¡Lo que me pides desmorona toda esta faceta de odio contenido que he conseguido durante estos años!

 

-Lo se Severus, lo se, pero Voldemort ya no es un peligro desde que autodesintegró y ya puedes dejar esa mascara.

 

-Voy a decepcionar a muchos…- dijo compungido.

 

-No a mas de los que ya decepcionases en su momento. …l ya sabe Severus…

 

-Se me va hacer muy raro…y voy a perder todo el respeto de Draco – el aludido alzó una ceja preguntándose.

 

-Draco ya no es un chiquillo. Es lo suficientemente maduro como para aceptar tal cosa.

 

-No sabría que decirte…

 

-Lo que sea Severus. Haz lo que te he dicho y se imparcial esta vez.

 

Y con esto la conversación finalizó pillando a Draco desprevenido. Tanto que tubo que salir medio corriendo de allí y hacer como que llegaba justo cuando el director salía del aula.

 

-¡Draco!

 

-Hola Snape – Draco sonrió y se acercó a su mesa a dejar las cosas.

 

-He de hablar contigo Draco.

 

-Pues dime – encaró al profesor apoyándose en la mesa.

 

-Verás…no se si tu sabes que…bueno lo del lord…que yo no…

 

-Si te refieres a que tú siempre estuviste del lado de los buenos lo sé –dijo casual.

 

-Bueno, eso ya sabía que lo sabías. Em… no se como explicarte esto sin que suene mal y quieras matarme…

 

-¿Estas liado con el chucho ese? – soltó a bocajarro el rubio provocando que los colores de Severus alcanzaran una tonalidad de rojo imposible.

 

-N-no no...bueno… - a Draco se le cayó la mandíbula al suelo – digo que…no es eso a lo que me refería y no lo llames chucho.

 

-¿Desde cuando estás con Black? –inquirió sorprendido.

 

-Desde el… Draco! – el profesor se sorprendió a si mismo intentando responderle.

 

-Vale, definitivamente no quiero saberlo. ¡Oh por Merlín, a saber que rincones han sido profanados! – comentó dramáticamente con una pizca de malicia en sus ojos.

 

-¡Por Merlín Draco, déjalo estar! – intentó no sonar como suplica.

 

-¿Entonces de que querías hablarme? –se miró las uñas.

 

-Que a partir de hoy…algunas cosas van a cambiar.

 

-¿Cosas como cuales?

 

-Cómo… -pero la gente comenzó a entrar al aula y esa conversación se quedó colgada de un tenderete.

 

-Longbottom cierre esa puerta en cuanto decida si entrar o no al aula – ese llamado de atención por parte del profesor hizo brincar al chico y este dejó de hablar con Ron.

 

-La clase de hoy trata sobre algo que ya dimos hace unos años pero que mirándoos de nuevo veo que tendré que volver a explicaros. Ver… ¿y el señor Potter? –arrastró su nombre.

 

-Hablando con Dumbledore señor –respondió Hermione.

 

-Mas vale que sea importante –susurró arrastrando las palabras.

 

-La clase de hoy trata de ve…-la puerta se abrió con la llegada de Potter.

 

-Perdone la tardanza señor, el profesor Dumbledore quería hablar conmigo – se excusó Harry, aunque bien sabían todos que le importaba una soberana mierda lo que opinara Snape.

 

-Siéntese. Ya hora si…-“otra interrupción mas y hechizo al que sea” se dijo- La clase de hoy será sobre el Veritaserum. –Potter , que no había tenido buenas migas con esa poción se quedó a medio sentar en la silla y miró interrogante a Ron. Este se encogió de hombros.

 

-Que sepan que en el examen de hace 2 años solo aprobaron 4 personas. No espero ni que apruebe 1 –sintió la mirada ofendida de un alumno- Oh bueno, uno si aprobará seguramente –quien miraba ofendida era Hermione.- Así que atiendan porque luego les haré beber lo que hayan echo. –Se oyeron murmuros en el aula y el profesor sonrió maléficamente por dentro.

 

Draco sonrió. Sabia quien iba a ser el conejillo de indias de la poción y eso le hizo estar de buen humor.

 

Una hora después el profesor hizo parar a todos y eligió a una persona al “azar”.

 

-Potter. –“Como no”  pensó Harry cuando Snape lo nombró.- Usted va a usar su poción….–La cara de Harry era de fastidio.- En el señor Malfoy.-La cara de Draco era todo un símbolo de perplejidad igual que la de Harry.

 

-¿Qué? –preguntó demasiado flipado el rubio.

 

-Lo que ha odio señor Malfoy. Potter acerque su veri…-miró escéptico la poción de color grisácea- lo que se que haya echo.

 

-¡¿Quiere matarme profesor?! – Draco estaba alarmado.

 

-Para nada. Si la poción sale mal usted acabará siendo una bola peluda de esas que se llaman gato durante unas horas. –El rubio no creía lo que oía.- Y usted…evidentemente suspenderá el área y se le restarán puntos a su casa – le dijo al moreno.

 

Al final, y rechinando los dientes Draco arrastró una silla al centro del aula tal y como el profesor le había pedido y se sentó.

 

-¿Quien hará las preguntas? –preguntó el rubio con un deje de miedo oculto en la mirada.

 

-El señor Potter -Draco rozó el submundo.

 

-Preguntas normales señor Potter –mirada fría y amenazante.

 

-Si señor –aun estaba perplejo, no se creía que iba a ser él el que preguntara esta vez. Por norma general el siempre era el que se tragaba la poción.

 

-Señor Malfoy…cuando quiera – y Draco muy, pero muy resignado miró la botellita que contenía la poción y con desconfianza se la bebió cerrando los ojos fuertemente.

 

Pasaron 30 segundos cuando Snape le dijo a Harry que preguntara.

 

-Em… a… -el profesor bufó. No podía creerse que fuera tan estupido como para no saber que preguntar en una ocasión tan rara como era esa – ¿Cómo te llamas? – el rubio alzó una ceja preguntándose si era idiota- Draco Malfoy.

 

-Apresúrese Potter, no tenemos todo el día.

 

-¿Porqué llamas a Ron comadreja y a Hermione sangre sucia?

 

-Porque de costumbres se vive y yo ya me acostumbré a llamarlos así.

 

-¿Te gustaría llamarlos por sus nombres?

 

-Si –“mierda” pensó Draco. Un murmuro general se alzó en el aula.

 

-¿Y porque no lo haces?

 

-Porque… tengo que… a…

 

-No te resistas al veritaserum –dijo Harry.

 

-Porque tengo que aparentar que los odio –Harry se sorprendió al igual que todos y sonrió de una manera indescifrable.

 

-¿Que opinas del profesor Snape? –el aludido prestó mas atención a la escena.

 

-Es uno de los mejores profesores de pociones que han pisado el colegio y a mi parecer no debería estar impartiendo clases de pociones si no de artes oscuras. Que esté liado con el pulgoso de…

 

-¡Malfoy! – Se apresuró a cortarlo –Otra pregunta señor Potter –lo apuró.

 

Un papelito en forma de pájaro entró al aula por una ventana y se posó delante del profesor. Este lo miró extraño y lo abrió.

 

-Chicos ahora vuelvo. Potter no haga preguntas en mi ausencia y no hablen  como si tuvieran un sonorus.

 

Todos se quedaron mirando y comenzaron a hablar entre ellos. Potter se arrimó con disimulo a Malfoy y haciendo caso o miso a lo que el profesor dijo preguntó en voz baja.

 

-¿Y bien, serpiente arrastrada, estas nervioso?

 

-S-si…

 

-¿Tienes miedo de que te saque algo?

 

-Mnnnsi –“nonono”

 

-¿Que no quieres que sepa?

 

-Muchas cosas -“uf uf estaba evitando la respuesta jodida como podía”.

 

-Malfoy –esta vez preguntó alzando la voz para que todos prestaran atención – inmobilus –susurró apenas- ¿Qué es lo que no quieres que sepamos exactamente?

 

Draco tragó saliva. Estaba cavando su tumba el desgraciado del ojos verdes. ¿Porque mierdas se había ido Snape justo ahora? Intentó resistirse todo lo que pudo…

 

-Que leo n…novelas muggles…

 

-¿Que mas? –sonrió.

 

-Potter, deja esta mierda –Salió Blaise en defensa de Draco que no podía moverse porque estaba hechizado pero nadie lo sabía.

 

-¿Hay cosas que queremos saber, o no? –preguntó a la clase. Esta afirmó.

 

-¿Que mas Malfoy?

 

-Mphm…que tengo una fijación con los osos de peluche –“noooooooooooooooooooo, noooooooooo socorro, que alguien le rompa la bocaaaa y lo calle!” –Dijo todo seguido –Harry abrió los ojos sorprendido y la clase rió.

 

-¡Draco, levántate y evita esto! –pidió Blaise.

 

-Aquí su damisela al rescate…-algo pasó pos la mente del moreno- Oh…con esto me puedo reir…¿Eres gay Malfoy?

 

-“¿lo eres tu hijodetugeneracióooon? No puedo, no…no…mierda salen solas las palabras…no…” – ¡N…no es algo que te importe! –consiguió decir con todas sus fuerzas.

 

-¿Si o no? – algo hizo que Draco dejara de resistirse. Podría ser el tono en que lo preguntó o que lo estaba mirando a los ojos cuando respondió.

 

-Si , soy gay– y el silenció se apoderó de todos, incluidos de Harry que solo quería hacerle pasar un mal rato. Nunca pensó que la respuesta iba a ser un sí tan claro como el agua.  Blaise se derrumbó en la silla cagandose en todo y Pansy se levantó de la silla, pasó por delante de todos, apartó a Harry con un empujó y tiró del Brazo de Draco que rojo como un tomate de la rabia no pudo moverse.

 

-¡Lo sabía! –maldijo Pansy mirando a Harry.

 

Finite incantatem! – y Draco cerró su puño. Se levantó y con todo su dolor y rabia atizo un puñetazo al moreno en toda la cara. Escena que había estado observando el profesor Snape desque Draco dijo “si, soy gay”.

 

El rubio fue hasta su mesa, recogió sus cosas a la velocidad del rayo y se marchó del aula como alma que llevaba el diablo.

 

Harry aun en el suelo no procesaba lo ocurrido.

 

-¡15 puntos menos para Gryffindor y le quiero ver en esta aula hoy a las 8 de la noche! – ordenó el profesor visiblemente enfadado.

 

Blasie y Pansy salieron tras Draco que iba corriendo hasta su sala con el alma arrastrando y un  enfado de mil demonios juntos.

 

[FIN FLASHBACK]

   

-Y ahora que se supone que debo hacer? –se dejó caer en el sofá como alma en pena.

 

-Um….déjame pensar…que es lo que se nos da mejor a los Slytherin?

 

-Mentir- respondió Zabinni.

 

-Bueno, a parte de esa – comentó la chica. Los tres se miraron y Draco, sin despegar los ojos del techo dijo triunfante la palabra mágica.

 

-Venganza.

 
Notas finales:

Uwaaa ¿Que os pareció el primer capitulo? Espero que os haya gustadooo *___* (si no, me tedré que esconder bajo mi cama U_Uu)Nos vemos en el siguiente capitulo!! Muchos bexikooooss

De perver a pervers XDDD

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: