Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

If You

Autor: Mrs Kwon

[Reviews - 59]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Sé que debería terminar antes los fi a que ya tengo pero no me resistí, el omegaverse es tan interesante que no pude evitar crear uno. 

Notas del capitulo:

Nuevo fic! Drisfútenlo, y si alguien conoce algun otro omegaverse de BIGBANG háganmelo saber, enserio amo este tipo de lectura. 

Si no conocen el omegaverse , es sumamente importante que lean las aclaraciones del principio. Sin más a leer.

ACLARACIONES: estas aclaraciones son para comprender a fondo el fic, algunas cosas de estas sólo existen en mi historia, no todas, pero sí algunas.

El mundo del Omegaverse es complicado, sin embargo, es terriblemente interesante.

Existen tres tipos de razas en este universo:
Alfas
Betas
Omegas.

Los primeros son los más importantes de todos, ya que son más en número además de ser más inteligentes, fuertes y de carácter.
Se categorizan:
Clase baja
Clase media
Clase alta.
Líderes.

Los clase baja son aquellos alfas que tienen un nivel de estudios bajo, ya que su única ventaja es ser fuerte físicamente. A pesar de esto, ningún beta y mucho menos un omega puede contradecirlos u ofenderlos, es una ley. (A menos que el alfa lo permita) sólo los alfas clase alta pueden hacerlo. Son 20% de población de esta raza.

Los clase media son aquellos que tienen nivel de estudios completo, pero que sus características físicas son un poco más débiles que las de
un alfa clase alta. Aún así, tienen más fuerza que un omega y un beta. Lo que los convierte en elementos importantes. (Al igual que los clase baja, deben tener el respeto de los demás, exceptuando la clase alta) son un 30% de la población de esta raza

Los clase alta son aquellos que tienen nivel de estudios completo, son fuertes físicamente. Esto significa que son inteligentes y a la vez fuertes. (Nadie puede contradecirlos u ofenderlos, a menos que lo permita o que sea un alfa líder.) son los más comunes, con un 40% de población de esa raza

Alfas líderes.
Son muy pocos entre su especie, son hijos de alfa-alfa, con genes puros. Son sabios por naturaleza, sus sentidos son más agudizados que los alfas comunes. Se llaman alfas líderes porque pueden contradecir a cualquier otro alfa, incluyendo los clase alta. Son los más altos en las pirámides. Son tan sólo un 5% de esa raza.

Cabe mencionar que los alfas caracterizan a su omega mediante las feromonas que desprende, es un olor característico de cada uno de ellos. Cuando su omega muere, el alfa no puede continuar y muere al poco tiempo.

Betas.
Son seres neutros, no poseen feromonas. Creen en el amor. Generalmente se emparejan con su misma especie, sin embargo, puede llegar a existir una pareja alfa-beta.

Omegas.
Ocupan el puesto más bajó entre todos. Son sumisos, no
Pueden contradecir a ningún alfa. Les llega un periodo de celo en el cual dura 4 días, durante ese tiempo puede reproducirse. El celo llega cada dos meses.
Un omega dilata y lubrica cuando llega el celo, sin embargo es capaz de complacer a su alfa en cualquier momento.

Existen sólo dos clasificaciones pra los omegas:
Clase media
Título.

Clase media: son aquellos de característica físicas agraciadas, pero sin algún talento en particular. Son la mayoría, con un 80% de la población de esa raza.

Omegas con título: sin aquellos de características físicas muy agraciadas, con talento en particular o con algún empleo. Ellos sólo son el 20% de la población de esa raza.

Creo que es todo, si olvido cualquier otra cosa lo escribiré luego.
Disfruten!!

IF YOU
Autor: Mrs Kwon
Capítulo I


No, no lo hagas Ji Yong...

—Vístete, nos veremos con los socios de tu padre en unas horas. Quiero que te veas precioso, tienen un atractivo hijo alfa que está interesado en ti. -finalizó su madre

El pequeño castaño que se encontraba sentado al borde de la cama bajó la mirada. No quería ir al encuentro con ningún Alfa, no quería que su madre siguiera intentando encontrar a alguien para él...

Simplemente quería que lo aceptara...

—Madre, yo...

—¡Sin objeciones, Ji Yong! -le gritó exasperada- ¡Tienes ya quince años, estás en una perfecta edad! No quiero volver a escuchar nada de ti a menos que sea para elogiar al alfa.

Dicho esto, la omega mayor salió de la habitación.

Ji Yong se tumbó de lado, recargando su pequeña cabeza en las almohadas. Sollozó. Si tan sólo él fuera un alfa... si tan sólo no tuvieran esos estándares tan ridículamente estrictos e importantes.

Daría lo que fuera porque todo eso fuera distinto.

—¿Crees que lamentándote se resolverá algo? -preguntó la alfa menor de la familia Kwon. Dami.

El omega la miró a través de las lágrimas. Ella siempre poseía aquel aura de superioridad y carácter maduro que caracterizaba tanto a los de su especie. Simplemente una alfa de admirar entre las demás: fuerte, independiente, atractiva...

Todo lo contrario a él.

—¡Detesto ser un omega! -gritó, ahogándose en la almohada

La mayor se acercó.

—¡Ji Yong no te comportes como un chiquillo! -le tomó de los cabellos- sé que debe ser difícil, más con unos padres como los nuestros pero debes ser fuerte, debes de tener carácter o cualquier imbécil se creerá superior a ti e intentará pisotearte. -le aconsejó

El castaño alzó la mirada. Su preciosa hermana tenía sus gruesos labios teñidos de rojo intenso, dándole más énfasis a su blanca piel.

Hermosa.

—Más que un simple omega, eres mi hermano menor, es mi deber protegerte. Sin embargo, también tú debes de hacer algo, no todo el tiempo estaré ahí para ti.

El pequeño se incorporó, sorbiéndose la nariz.

—Dami yo...

—No agradezcas, sólo vístete rápido, no querrás que padre se enfade ¿o si? -alzó una perfecta ceja

Él no quería agradecer nada, tan sólo quería compartir un poco de su angustia. Siendo imposible una vez más. El enorme ego de los alfas le impedía siquiera entablar una conversación. Ni siquiera con su hermana pudo hacerlo. ¿Con un omega? ¡Ni hablar! Lo tacharían de inmoral, sucio, y quién sabe qué otras cosas.

—Está bien. Saldré en unos minutos. -respondió.


~

Siéntate derecho, no sorbas los líquidos, no hagas ruido con los cubiertos, espera las indicaciones del alfa mayor para poder iniciar con la comida.

Todas aquellas estúpidas reglas su madre de las repetía sin cansancio. Él sólo podía obedecer.

Sentados del lado superior de la mesa, alado de la ventana más grande y cerca de el gran piano que era tocado se encontraban los superiores, los alfas. El señor Kwon acompañado de su mayor socio, el señor Park. A sus costados derechos se encontraban sus sucesores alfas, Dami y aquel joven de nombre Min Ho, un alfa de estándar. Completamente a las reglas de ese tiempo, siendo el mayor orgullo de sus padres.

Del lado contrario, del puesto más bajo yacían los omegas: la señora Kwon, la señora Park y Ji Yong.

Para este último, el ambiente era terrible. Su madre se empeñaba en cuidar cada aspecto para que el menor de los Park lo mirara. Comenzaba a fastidiarse.

La suave melodía del piano llegaba fuerte, precisa, acariciando sus sentidos. Le hacía relajarse de una manera increíble.

Los acordes que mezclaba aquel individuo le hacían sentir paz dentro de aquel infernal lugar liderado por los alfas.

—¿Han escuchado ese piano? -preguntó interesado el señor Park- ¡Me encantaría saber quién es el pianista!

—Es una melodía bastante melancólica. -comentó Dami- tiene cierto aire de dulzura. Me gusta

El señor Kwon detuvo a un mesero beta.

—Disculpe ¿quién es el intérprete?

El joven miró en dirección al piano, al mismo tiempo lo hizo Ji Yong. Sólo vio una delicada espalda, no tan ancha como la de un alfa.

Seguramente era un omega, o quizás un beta.

Es un omega con título. Su apellido es Lee. -contestó educadamente.

Min Ho soltó una estrepitosa carcajada, sacando de trance a Ji Yong.
Rodó los ojos. Ese tipo era un egocéntrico narcisista. Lo detestaba, todos los alfas eran iguales.

—¿Un omega con título? -se burló- ¡debe ser una broma!

—Parece increíble, pero es así. -comentó nuevamente el mesero

Min Ho rodó los ojos.

—Me parece patético que en un restaurante de tanta categoría como lo es este, haya un omega tocando el piano para los oídos de los alfas, es una verdadera falta de respeto.

Ji Yong quería matarlo. El único ridículo en ese lugar era él. Era tan malditamente pedante que daban ganas de ahogarlo.

El omega que tocaba el piano era todo un talento, simplemente era... increíble. Y en cambio un alfa egocéntrico llegaba y le criticaba, ¿pero quién se creía? ¿El líder de los alfas?

Se mordió la lengua para no soltar un comentario fuera de lugar. Debía recordar que era el hijo del socio de su padre, además, era un alfa, un omega jamás podría hacerles frente.

—Me parece que la melodía es exquisita, no me interesa si es un omega con título, un beta o un alfa. Tiene talento. -comentó Dami.

Min Ho bufó.

—Como sea, traiga la cuenta.-le ordenó al camarero

De un momento a otro, la melodía finalizó, dando por sentado a aplausos. Ji Yong vio la cabellera rubia levantarse para hacer una fina reverencia. Dejándolo sin aire.

Era simplemente sorprendente...


~

Ji Yong apretaba fuertemente sus puños. Estaba llorando, tenía tanta impotencia en su ser.

Hace unos minutos había escuchado hablar a sus padres. Deseó jamás haberlo hecho.

—¿Qué ha dicho Min Ho sobre Ji Yong? -preguntaba la omega

El alfa soltó un suspiro.

—No creo que se pueda concretar una unión entre ellos dos. Min Ho es un alfa clase alta, entenderás que un omega de clase media no es de su interés. -contestó

—¿Y qué vamos a hacer con él? Ya tiene quince años, su edad reproductiva comenzará en cualquier momento y si eso pasa y no tiene un alfa... será demasiado difícil encontrarle un compañero. Cada vez me avergüenzo más de él. -dijo la omega


Después de eso, simplemente había corrido. Salió por la ventana de su habitación sin importarle lo tarde que era.
Se tumbó en el jardín de aquel parque cercano a su hogar, viendo las hermosas constelaciones, intentando encontrar la paz entre el viento de la madrugada y los luceros tan perfectos de esa noche.

Noche de finales de agosto.

Aspiró el aire. Le fascinaba aquella frescura en sus mejillas.

Con tranquilidad intentaba recordar las suaves estrofas de la melodía del piano de esa tarde. Le había encantado. Era tan... llena de sentimientos, tan pura y a la vez tan sucia.

Perfecta.

Y lo mejor era que fue interpretada por un omega.

Sintió una profunda presión en el pecho.
Cuánto desearía ser por lo menos un omega con título, tal vez así sus padres no estaría avergonzados de él. Así, tal vez no sería la vergüenza de la familia Kwon, una generación llena de alfas.

Sus ojos se llenaron de lágrimas. Una traviesa descendió por su sien. Le dolía en demasía ser tan despreciable para sus padres.

Gimió. Detestaba ser así.

—¡¿Por qué es tan difícil ser un omega?! -preguntó a la nada

—Oye, no grites mucho. Intento concentrarme. -respondió una suave voz.

Ji Yong rápidamente volteó para encontrarse con un verdadero ángel.

Sólo un rápido pensamiento le inundó: el chico del piano, el omega con título.

Notas finales:

Espero que les haya gustado! Con el paso de los capítulos se notará la idea. 

Gracias! 

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: