Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Confianza Rota

Autor: Nonimi

[Reviews - 6]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del capitulo:

Hola hola!!!

Bueno no tengo mucho que decirles, sólo que sera con Stony, pero que planeo haya un poquito (quizás bastante) de drama. 

Es la primera vez que escribo de esta pareja, así que espero no decepcionarlos.

 

Steve y Tony tenían una relación ya sólida desde hace un par de meses, lo que no quitaba que de vez en cuando tuvieran una que otra pelea, principalmente por sus diferentes formas de ser y de ver la vida, un gran punto de pelea lo eran las fiestas, pues uno no se quería perder ninguna y el otro solo quería estar en la comodidad de su hogar.

Una fría tarde de invierno, unos viejos inversionistas invitaron a Anthony Stark a una fiesta producto de una nueva línea de productos, la cual incluía grandes cantidades de alcohol y maravillosas mujeres por doquier. Fiesta a la cual Steve no tenía interés alguno en asistir, ya que últimamente se sentía un poco mal, le dolía el cuerpo y un poco al tragar.

-Steve no seas un aguafiestas, de verdad debo ir más por negocios que por placer. Vamos ven a hacerme compañía – Dijo Tony intentando sonar desesperado, mientras besaba el cuello del rubio.

-Tony de verdad no quiero ir y se perfectamente que no tienes la necesidad de Asistir, ya lo confirmé con Peppers. Así que hazme el favor y deja de insistir, hace frío y lo mejor que podemos hacer es acostarnos juntos y ver una buena serie –  Dijo Rogers serio, mientras sentía que su garganta se apretaba, no le apetecía ni por un segundo la idea de salir al frío en estos momentos.

-Te acabas de escuchar Steve Rogers, suenas como un anciano. – Tony finalizo la frase, mirándolo con desdén, realmente su novio sabía sacarlo de sus casillas, cualquier hombre, no, cualquier persona daría lo que fuera para ir a la fiesta más grande del año, la cual incluía la demostración de unos nuevos móviles. Pero no, su novio el correcto y anticuado Rogers, quería acostarse y a descansar un viernes por la noche. No señor, nadie le cambiaba los planes a Tony Stark.

-Tony de verdad no me siento bien, podrías quedarte conmigo y hacerme compañía – Steve lo miro sincero, y dedicándole una de sus maravillosas sonrisas. Pero al parecer no hicieron efecto en Stark, quien sólo le dedico un gruñido.

-Ese es el problema, tu nunca te sientes bien para salir a divertirte conmigo – Tony lo miro desafiante.

-No seas injusto – Dijo Rogers, ya empezando a aburrirse de la situación.

Pero Tony, no le importo nada y dejo a su novio solo en el salón, mientras se dirigió a la habitación que compartían, se dio una ducha rápida y se arregló lo más que pudo, pensó que si no podía convencer a Steve con palabras lo haría con acciones, sabía que el rubio no lo dejaría salir sólo con lo sobreprotector que era y más estando tan apetecible como pensaba que estaba quedando.

Por otro lado, Steve se planteó seriamente lo de acompañar a Tony en su capricho, pero lo pensó bien y por un lado se sentía terrible al parecer un resfrío estaba comenzando (y dado que nunca se enfermaba cuando lo hacía era de aquellos terribles) y por otro, si su novio tenía tantas ganas de ir, podía hacerlo unas horas, ya que confiaba plenamente en él. Se sentó en el sofá a ver un poco de televisión, mientras picoteaba un par de galletas.

Cuando Tony salió de la habitación ya listo, inmediatamente Steve se giró para verlo y dedicarle una sonrisa, pues se veía realmente despampanante, pero la respuesta que esperaba recibir de su novio nunca llegó, pues Stark le dedico una mirada llena de reproche.

-Steve ¿por qué diablos no estás listo? Ya estamos más que atrasados. – Ante dicho acusaciones, Steve sólo lo miro confundido pues no entendía el actuar de su novio.

-Tony, te dije que no tenía ganas de ir y no iré, pero de verdad puedes ir sin problemas, no me molestare. Ve tranquilo y disfruta como sólo tú lo sabes hacer – Acto seguido Steve Rogers, se acercó para darle un casto beso en los labios a su novio, pero lo que recibió fue un leve empujón y que Tony esquivara su beso de la peor forma.

-Rogers eres un imbécil, luego no te quejes de lo que haga esta noche – Y sin que Steve tuviera tiempo de reaccionar, Stark lo dejo abandonado en la sala y se fue lleno de ira, aunque por dentro sabía que estaba siendo solo un niño caprichoso, no daría su brazo a torcer. Él le había hablado toda la semana de la fiesta e incluso había tenido la decencia de acompañarlo a entrenar al gimnasio, pero no, su “amado novio” ni siquiera se podía esforzar un poco e ir con él.

Por otro lado, Steve decidió quitarle importancia al asunto, sabía que Tony muchas veces no era más que un mocoso malcriado y que más tarde llegaría arrepentido a contarle las maravillas de la fiesta. Y como el rencor no estaba en su diccionario, mejor evitar el conflicto y entrada la madrugada recibir a su castaño con un gran abrazo y la cama caliente para la fría noche de invierno que se avecinaba.

Tony poco a poco se fue calmando mientras se acercaba al hotel donde se realizaría la fiesta, así que al llegar le mandó un mensaje a Steve sólo para saber como se encontraba, ya cuando llegara le pediría disculpas y él sabía muy bien como disculparse con su dios griego. Así que le restó importancia al asunto y mejor disfruto de conversaciones interesantes y ricos cocteles.

Pero como Steve no respondía sus mensajes comenzó a molestarse, enviándole cada vez mensajes con menos amor y con más odio, y que el whiskey se subiera a su cabeza no estaba ayudando mucho.

Ya eran cerca de la una de la mañana y luego de veinte mensajes, Rogers no se había dedicado a responderle ninguno, y eso que le había mandado algunos muy cariñosos y llenos de proposiciones un tanto indecorosas, cualquiera se sonrojaría de leer lo que estaba saliendo del móvil del señor Stark.

Ya con cinco vasos de alcohol y bastante molesto ante la indiferencia del rubio, decidió que era momento de actuar y mostrar que tan duro podía ser Stark, si Steve decidió jugar a la indiferencia, él lo haría con la provocación, sólo podía pensar que Rogers se arrepentiría de no haberlo acompañado esta noche y aún más de haberle ignorado cada mensaje.

Tony comenzó a ver a todas las mujeres del lugar, decidió coquetear con varias, hasta que se decidió por una rubia totalmente despampanante, que desde que llegó tenía baboseando a más de un caballero.  Habló con ella, demostrando interés, aunque estaba enormemente aburrido y pendiente de su teléfono.

Le pidió una foto a la mujer, la cual no cabía más de felicidad porque el mismo señor Stark quisiera fotografiarse con ella, acto seguido se la envió a su novio con el siguiente mensaje: “Si no quieres que termine mi noche con ella, ya sabes dónde encontrarme”.

Se arrepintió en el acto, lástima que ya no podía borrar el mensaje y le daba aún más vergüenza pedir perdón, obviamente el no haría nada con la mujer, técnicamente ya ni recordaba que era estar con otro cuerpo que no fuera el de Steve, pero de todas formas tampoco creía que él cayera en un juego tan infantil.

Steve despertó debido al dolor de cabeza, tosió un par de veces y estornudo otras cuantas. Luego se dio cuenta que su teléfono estaba sonando, así que perezosamente abrió el último mensaje que le había llegado, que de seguro era Tony para informarle que ya venía de camino a casa.

Pero gran fue su sorpresa al ver el mensaje y encontrarse con aquella foto y aquel mensaje. No señor, nadie se burlaba de esta forma de Steve Rogers, el genio que tenía por novio se enteraría lo que es jugar con fuego.

Aunque Steve se sentía como los mil demonios, no dejaría actuar a Tony de esa forma y reclamaría lo que es suyo. Se puso rápidamente una chaqueta y fue por su moto, estaba que ardía de rabia. Stark tendría lo que se había ganado y con creces, gruñó Rogers.

-Joven acaso viene a la fiesta? – Le pregunto el anfitrión del lugar, dedicándole una mirada de desdén mientras sus ojos recorrían la informar ropa de Steve compuesta por unos jeans, bototos y una simple chaqueta de cuero.

-Si, búscame por Steve Rogers, al lado del Sr. Stark y no te preocupes por mi ropa, no estaré mucho – fueron las palabras bruscas del rubio quien sólo quería saber donde y con quien diablos estaba Anthony.

Tony ya estaba más que aburrido, la rubia le conversaba de no sé que nuevo producto para el cabello y él solo podía pensar en el grandísimo problema que se había metido.

Pero sin que hubiera aviso la rubia lo tomo por la corbata llevándolo hacia sus labios, los cuales de forma ansiosa comenzaron a besarlo, el sólo abrió más los ojos, pero debido a la lentitud de su cuerpo producto el alcohol ingerido no se movió ni un centímetro.

Pero al separarse de ella, se fijó que desde atrás unos azules ojos le dedicaron una mirada de decepción.

Steve no podía creer que lo que acababa de ver, como Tony, su novio, su único amor, se besuqueaba con otra. No quiso esperar más y salió corriendo del lugar, algo dentro de él se había quebrado . . .

 

Notas finales:

Bueno y que tal? quiero saber que les pareció de verdad díganme lo que quieran. Espero sus opiniones de esta capítulo o si tienes alguna sugerencia para los próximos.

Muchas gracias por leer, un abrazo apretado!!!!

Saludos :D

 
Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: