Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Aprendiendo a amar por aisaka-san

[Reviews - 6]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

 

 

 

Shu miraba como Wakiya platicaba amenamente con ese muchacho nuevo, bueno tal vez para los demás era alguien conocido pero para él era una persona completamente extraña, no paraba de sonreír o reírse de cualquier cosa, ya había comenzado a molestarse con su simple presencia.

Estaba algo incómodo, en ningún momento dirigían sus miradas hacia el ni lo incluían en la conversación, eso no le importaba mucho pero de algo estaba seguro, se moría de ganas por ir a su asiento y que lo dejaran en paz.

Ya había retrocedido tres pasos sin que lo notaran, justo cuando se dio la media vuelta las miradas de los chicos que hace un largo tiempo no se veían se posaron sobre el.

—¡Oh cierto! Aún no los he presentado —Wakiya lo tomó de la espalda, con gran pesadez se dio la vuelta esperando que esto se terminase pronto— Shu el es Valt Aoi.

El chico alzó su mano saludándolo con una gran sonrisa, Shu se preguntaba seriamente si podía hacer otras expresiones además de esa. Le molestaba bastante, su tonto rostro, sus ojos brillantes, su cabello ridículamente acomodado con una diadema extraña, la extraña marca en su pómulo izquierdo. Sin embargo el hecho de que no le agradara no significaba que dejaría de lado su educación, hizo una pequeña reverencia para evitar informalidades.

Wakiya se acerco a el susurrandole de cerca— El es el chico del que te hable hace un rato.

Eso lo hacia aun peor, en serio no quería conocerlo, lo supo en el momento en que sus ojos miraron el brillo del de mirada marrón.

Era alguien malo para el.

Por desgracia no todo marcha en la vida como queremos, el de cabello azul se levantó de su asiento y le habló directamente por primera vez.

—¡Hola! Espero que nos llevemos bien —Asintió sin mucho entusiasmo y se fue, Valt miro confundido a Wakiya quien se disculpó por la actitud tan fría de Shu.

Las clases comenzaron, después de dos sesiones tocaba el turno de la clase de deportes; todos se veían entusiasmados pues ese día usarían la alberca de la escuela.

—Valt, sabía que tal vez vendrías hoy ¿viste el correo que te envie ayer? —El de ojos marrón asintió, le parecía un tanto divertida la actitud de mamá histérica que Wakiya solía adoptar.

—Así es, traje un bañador extra por si acaso —El rubio suspiro aliviado, miro a Shu quien en su asiento parecía una estatua.

—Shu ¿ya estas listo para la clase? —El de cabello blanco negó, Valt y Wakiya lo miraron intrigados.

—Olvide traer un traje de baño.

El rubio se llevó una mano a la frente frustrado, Valt sin pensarselo dos veces decidió actuar.

—Puedo prestarte el mio si quieres, traje dos así que… —Shu arrebato de sus manos la prenda que le ofrecía, Wakiya al igual que Valt se sorprendieron por la agresividad que emanaba el otro.

—¿Que..? Shu espera.

El de ojos rojos hizo oídos sordos a los llamados de Wakiya, este miro a Valt un poco preocupado pues no quería que viera a Shu como una persona desagradable. Valt no dijo nada y fue a los vestidores a cambiarse como lo hacían sus demás compañeros.

 

 

/

 

 

En la alberca el agua era refrescante, pocas veces solía visitar un cuerpo de agua en Alemania pero sin dudas cuando lo hacía era algo que lo tranquilizaba por completo; un chapoteo bastante fuerte rompió la paz concebida.

—¡Miren esto!

La fuente del ruido tenía que ser precisamente el, marco su entrecejo cuando vio que Valt hacía maromas estúpidas antes de lanzarse a la alberca cayendo de cara en ella. Sus compañeros se reían de él pero aun siendo el hazmereir de todos Valt no paraba de hacer el ridículo.

Una y otra vez salió del agua y volvía a hacer lo mismo, ¿Porque? ¿Acaso era un idiota?.

Cuando el agua salpicó su rostro fue el límite de su paciencia.

—¡Oye! —Todos voltearon a mirarlo cuando gritó desde el agua, Valt lo miro impresionado.

—Ehh.. ¿Me hablas a mi? —Shu asintió, se veía bastante enojado.

—¿Podrías dejar de ser tan estúpido?

El ambiente se congeló, nadie jamás en la vida, ni por un solo instante había llamado estúpido a Valt. Tal vez uno que otro lo pensó pero la brecha que había entre pensar algo a hacerlo era bastante grande, además Valt había logrado ganar el respeto de sus compañeros desde hace mucho tiempo; por eso no pudo evitar que la sangre se le subiera a la cabeza llenándolo de furia.

—¡¿Como?! —Shu nado hasta la orilla de la alberca, salió con gran facilidad del agua y se puso frente al menor mirándolo desde arriba.

—Deja de ser un estúpido, me molestas.

Varios se llevaron las manos a la cara, otro comenzaron a murmurar cosas inentendibles. Valt miraba enojado a Shu, ¿porque rayos era tan maldito con el?

—¿Porque dices eso? —Intento modular su voz, sin embargo todos notaron que estaba conteniendose de gritarle.

—Ni siquiera sabes hacerlo, detente ya idiota.

Todos estaban impresionados, insulto tras insulto Valt seguía imbatible por las palabras de Kurenai.

—Entonces supongo que tú lo haces perfecto ¿no?

Demonios, se estaba metiendo en una situación peligrosa pero no daría marcha atrás.

—Por supuesto que sí —Se cruzó de brazos, Valt alzó una ceja incrédulo.

—Bien, hazlo entonces.

Shu respingo, en realidad no sabia como hacer clavados pero sentía las miradas expectantes de todo el grupo sobre el. No tenia de otra, lo haría y ya.

Como no había una plataforma donde saltar tendría que hacerlo desde la orilla en la que estaba, miró fijamente el agua que ya no le parecía tan relajante ni pacífica, ahora era una trampa mortal.

Decidió que era mejor si se daba un pequeño impulso así que retrocedió un poco, Valt lo miraba justo a un lado del lugar donde se lanzaría, parecía que se burlaba de él con su simple mirada.

Chasqueo, no dejaría que lo humillara un simplón como el, corrió directo a la orilla.

Todos miraban impresionados la escena que se desencadenó frente a ellos; pronto estallaron en risas.

—¿Que pasa? —Wakiya recién había llegado, se tardó bastante tiempo arreglándose para la clase que está casi terminaba, uno de los chicos apenas pudo detener su risa para explicar lo que había visto.

—Esto es para recordar, Shu justo antes de lanzarse se resbaló con un charco y empujo a Valt con él ¡Fue divertidisimo!.

Dirigió su mirada a la alberca de donde solo burbujas y chapoteos salían, pronto los dos causantes del alboroto salieron a tomar aire.

—¡Oye eso fue traicion! —reclamo Valt, definitivamente ya había perdido su paciencia y desató por completo su molestia.

—¡Claro que fue traición! Te metiste en mi camino idiota.

Entre las risas de sus compañeros Valt y Shu comenzaron a forcejear en el agua, trataban de lanzarse patadas que solo terminaban salpicando al otro, como eso no funcionaba trataban hundirse con sus manos.

—Oh por dios —El profesor pronto llegó a separarlos, Wakiya sintió que envejecía con solo mirar como regañaban a sus amigos.

 

 

/

 

 

—Eso fue lo que pasó —Wakiya terminó tomando su jugo después de que le contó a todos sus amigos en la azotea la razón por la que ninguno de los dos chicos aparecía en la hora del almuerzo.

—Vaya —pronunció Ken impresionado.

—Si, ahora están recibiendo su castigo con el director.

—Jamás creí que Valt podría pelearse por tonterías con alguien aparte de Rantaro —dijo Daigo, el rubio asintió para después replicar molesto.

La puerta se abrió, todos callaron al ver que Valt había llegado. Este al mirar el ambiente mudo suspiro derrotado.

—Bien, bien, hablemos de la situación de hoy.

—No es necesario, Wakiya ya nos contó todo —Un codazo de parte de Wakiya llego al estomago de Rantaro quien perdió exageradamente la respiración.

—¡Ah no puede ser! —Valt se llevó una mano la frente, los demás lo miraban con algo de lástima— Nunca me había encontrado a alguien tan fastidioso y.. y…

—¿Malvado? —pregunto Ken usando a Besu, Valt negó.

—No, no, más bien… frío —Valt recordaba la mirada de Shu, no expresaba nada en ella— No sé porque no le agrado ¿Acaso hice algo mal?

El silencio se instaló en el ambiente, Wakiya carraspeó llamando la atención de los presentes.

—Bueno, honestamente no creo que la actitud de Shu sea tu culpa.

—Ah ¿Qué? ¿Cómo sabes eso Wakiya? —pregunto Rantaro justo lo que todos estaban pensando, el rubio suspiro sabiendo que en algún momento tendría que contarles sobre esto.

—Como saben conocí a Shu hace tiempo en Alemania, durante mis viajes de reclutamiento de Sunbat United.

 

 

/

 

 

Aterricé en Alemania sin compañía, normalmente dejaba que alguien me ayudará a elegir miembros pero todos estaban muy ocupados en el entrenamiento del equipo. No podía quejarme así que el trabajo pesado tenía que hacerlo por mi propia cuenta.

No estaba muy seguro de a dónde ir hasta que escuche a unos chicos hablar acerca de juntarse en un gimnasio comunitario más tarde. Al parecer el clima no era muy bueno y la gente que jugaba recurría a lugares así en esta época del año.

Llegue lo más rápido que pude para ver a los competidores combatir, el lugar era bastante grande, casi me pierdo entre tantas salas de entrenamiento, cada una dedicada a todos los deportes que pudieras imaginar.

Finalmente di con el salón de entrenamiento que me interesaba, no había mucha gente y la verdad las batallas eran muy básicas, no había casi nadie rescatable en cuanto a competitividad.

Suspiré y derrotado me senté en las gradas del pequeño gimnasio, al final de cuentas todo había sido una pérdida de tiempo. No había notado que un chico estaba sentado a mi lado hasta después de un rato.

Era un poco extraño, veía las batallas y las personas combatir con una mirada indiferente, al parecer no le interesaba mucho el lugar pero no podía evitar preguntarme las razones por las que estuviera ahí. Me acerqué un poco a él y noté que tenía un cinturón de blader, entonces el tambien sabia jugar.

—Oye —llame su atención, cuando volteo sus ojos rojos me miraban apatados, me intrigaba de cierto modo— ¿Quieres una batalla?

Le mostré a Wyvron orgulloso, solo se levanto de hombros y se dirigió a uno de los estadios vacíos donde lo alcance.

Libramos una batalla, su técnica no era mala ni buena, era mediocre. Necesitaba pulir sus habilidades un poco más y sabía que yo podía hacerlo, era un diamante en bruto que no alcanzaba todo su potencial; obviamente le gane con facilidad.

—Vaya que fue fácil esa batalla —alardee un poco, extrañamente el otro no reaccionó enojado ni molesto. Tomó a su bey y comenzó a marcharse— Oye no me ignores, ¡Espera!

Sin embargo no me hizo caso, me preguntaba cómo llamar su atención cuando vi que fue interceptado antes de que saliera del lugar por un par de sujetos.

No alcance a escuchar que le decían pero vi claramente como lo empujaban y lo pateaban en el suelo, quede boquiabierto no solo por lo que estaba pasando sino por que las personas que estaban además de mi no hicieron nada por detenerlos.

Enfureci y me acerque hacia la escena lo más rápido posible pero esos tipos también se estaban largando, no pude ir tras ellos cuando cruzaron la puerta así que solo me limite a ver cómo estaba el chico.

—Oye ¿estás bien? —Su mirada apagada habló por él, no necesitaba palabras para transmitir la realidad cruel en la que vivía. Mire a las demás personas que aún seguían como espectadores a la situación.

"De nuevo ocurrió"

Salimos del lugar, la nieve comenzó a caer y el frío llegaba hasta los huesos, aun así ese chico se veía apagado a cualquier sensación tanto física como mental.

—¡¿Porque dejas que te hagan eso?! —No podía concebir que alguien se dejara golpear así, no era normal para mi. Cuando alguien te da un golpe tú regresas dos, así funcionaba el mundo para mi, no podía entender porque él no lo hacía.

—Eso en realidad no me importa… —Escuche que susurro, fue la primera vez que lo oía pero sonaba tan triste como se veía.

—¿Cómo no va a importarte? Esas personas son horribles —El no dijo nada, agacho la cabeza y caminó hacia un rumbo que no conocía, corrí hacia él y una vez frente suyo lleve uno de mis pulgares hacia mi— Mi nombre es Wakiya Murasaki ¿Como te llamas?

Desvió su mirada y después murmuró— Shu Kurenai.

—Así que eres japonés —Lleve una mano a mi quijada, sonreí dándome confianza— Mañana ven a la misma hora y pon atención, voy a enseñarte cómo acabar con bravucones estúpidos.

Asintió sin parecer convencido, probablemente no me creía del todo. Infle mi pecho con orgullo mientras lo veía marcharse y perderse en la oscuridad de la noche.

Al día siguiente llegue a paso decidido al mismo lugar a la misma hora, mira alrededor encontrándome con los tipos que estaba buscando, los mismos tontos del día anterior.

—Ustedes— Me miraron con indiferencia y superioridad, debía admitir que eran sujetos bastante grandes y robustos pero eso no importaba— Con que se creen muy rudos ¿eh? ¿Que tal una batalla conmigo?

Alce a Wyvron, ellos se miraron y entre risas se decían cosas que no entendía, seguro se burlaban de mí pero no me era relevante, eso no cambiaría el resultado final.

Después de una batalla con cada uno de ellos conseguí la victoria con mayor facilidad de la que pensaba, todos me miraban atónitos y por supuesto yo estaba satisfecho.

—Te metiste con las personas equivocadas —Una mano del sujeto más robusto se posó en mi hombro, actúe rápido y use su fuerza en su contra jalando su brazo y dejando que su peso hiciera el resto tumbandolo con el mínimo esfuerzo.

Mire a mi alrededor, vi a Shu a lo lejos que también me miraba sorprendido por lo que logre. Por supuesto que iba a estarlo, jamás había visto la genialidad en su máximo esplendor hasta que se topó conmigo.

El otro sujeto en realidad era un cobarde y escapó antes de darle una lección, el que estaba en el suelo se recompuso pero tambien salio huyendo, al final de cuentas eran unos niños estúpidos.

Me acerque hasta donde Shu miraba todo.

—¿Ves? Puedo enseñarte a hacerlo si quieres —Shu no dijo nada, su mirada regresó a ser apagada— Seré generoso y dejaré que te unas a mi equipo gratis.

Me miro confundido, había olvidado que no le comente esa pequeña parte.

—Veras, soy el dueño del equipo español Sunbat United; impresionante ¿verdad? En fin, solo acepta ahora y ya está, serás uno de los míos.

Extendí mi mano frente a él, la miraba fijamente y cuando acercó la suya.. solo fue para cerrar mi palma.

—Lo siento, no quiero.

Eso me dejo sin palabras, suspire; a pesar de todo lo que hice no pude convencerlo. Saque de mis bolsillos una de las muchas tarjetas que tenía para que pudieran contactarme y se la di— Si cambias de opinión puedes llamarme, las puertas siempre estarán abiertas para ti.

 

 

/

 

 

—Pero el nunca me llamó —Todos miraban a un decaído Wakiya terminar su relato— Hasta hace poco creí que se había unido a otro equipo o algo así pero nunca imaginé que lo había dejado.

Valt no pudo evitar sentirse triste por Shu, el de ojos azules miró que su amigo estaba decaído y continuo.

—Tal parece que Shu siempre había sido atacado por los demás, tanto que pudo acostumbrarse a eso.

El de cabello azul lo entendía, sabía que Shu ahora solo sabia defenderse de todos incluso si no es gente mala la que se le acerca.

—Así que Shu aprendió a ser agresivo con la gente por tú culpa —comentó Daigo provocando un sonrojo en Wakiya.

—E..Eso no es cierto —Rantaro rió con ánimo palmeando la espalda de su amigo.

—A mi me suena a que si —El escándalo de fondo no perturbaba los pensamientos de Valt, Ken miraba un poco preocupado a su amigo.

Por su lado Shu escuchaba todo desde el otro lado de la puerta, se había retrasado un poco en comparación de Valt y cuando llegó, Wakiya estaba en medio de su historia. Cerró los puños y se fue de ahí.

 

 

 

 

Notas finales:

Como veran tarde en actualizar (de nuevo) espero que no se vuelva a repetir xD

Bueno ya que, espero les haya gustado!

Mientras tanto quiero decirles (por si no se han enterado) que Osva y Alex estan organizando un torneo mañana en el parque de los venados en la Ciudad de México!

Yo por desgracia no podre ir :/ pero las personas que vayan les deseo buena suerte! Despues me cuentan como les fue :)

Tambien estoy feliz porque Rantaro aparecio en GT al igual que Silas, he oido que muchos dicen que el manga es diferente al anime (en cuanto a sucesos) pero tengo fe en que tambien hagan un cameo en el anime xD Y ni hablar de Free que por fin aparecio!

Bueno ya no aburro mas, nos leemos!


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).