Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

El rencor contra el amor por Alexis Shindou von Bielefeld

[Reviews - 250]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Disclaimer: Kyou Kara Maou! Pertenece a Tomo Takabayashi

-dialogos- 

-"pensamientos"-

Narracion

Notas del capitulo:

Esta es la otra historia, totalmente Kyou kara Maou, creo que será la última y quiero irme dejando una historia totalmente diferente a lo que he escrito hasta hoy… que solo ha sido humor y felicidad, pues esta vez intentaré hacer Drama, tortura y violencia mesclado con pasión… si pasión amor si habrá mucho amor  Muchas batallas, lucha, entrega, amigos y enemigos.

Muchos personajes nuevos, originales… es ficción y voy a inventar muchas cosas xD  

Quiero aclarar también que aunque no es AU porque siguen manteniendo sus roles originales las personalidades de los protagonistas estarán OOC… aunque trataré de mantener su esencia ¿Por qué? necesito un Yuuri maduro, sino el fanfic no me va a salir jeje  y muy enamorado… con un prometido como Wolf ¿Quién no? xD  y necesito a un Wolf mas analítico y no tan precipitado.

Espero contar con su apoyo

 

Prologo

Era una hermosa mañana en Shin Makoku. En la capital, todos los habitantes hacían sus labores matutinas muy contentos, en el ambiente se podía sentir paz y tranquilidad. Hace ya algunos años desde un lejano mundo llamado Tierra llegó a ellos un poderoso soberano medio Mazoku llamado Yuuri Shibuya, y con él muchos cambios para bien, haciendo que el futuro de esa nación se tornara prospero.

Yuuri Shibuya a sus dieciocho años de edad se encontraba en uno de los mejores momentos de su vida, cuando aceptó sus sentimientos hacia su prometido Wolfram von Bielefeld, hace un tiempo atrás, la vida se volvió envuelta en felicidad. Se cuidaban el uno al otro con un amor puro y sincero, eso era bien sabido por todos, en especial por la corte del rey. Para la felicidad de la ex reina, lady Cecilie, la mescla entre tristeza y felicidad del consejero, Gunter von Christ, la ternura del capitán, Conrad Weller, y tormento del General Gwendal von Voltaire, y eran precisamente esas personas que en estos momentos estaban reunidos en el comedor principal del castillo Pacto de Sangre esperando por el susodicho rey y su prometido.

—¡Buenos días!— saludó Yuuri que ahora poseía una madura y varonil voz, estaba más alto y por su entrenamiento en esgrima se había vuelto más fuerte físicamente.

—Buenos días—saludó de igual manera quien le acompañaba. Era alto, su cuerpo mas esbelto pero no así menos fuerte, cabello dorado y joyas esmeraldas por ojos. La codicia de muchos pero lastimosamente él ya tenía dueño.

—Buenos días Majestad Yuuri, Wolfie...—replicó risueña la ex reina observando como ellos tomaban su lugar a la mesa—¡hmm! parece que fue una buena noche para ustedes, sus rostros brillan especialmente...— comentó maliciosamente

—¡Madre! —reclamó sonrojado el rubio.

—¿Qué? —dijo, Chéri, como quien no supiera la cosa—Yo lo decía porque con el frio que hizo anoche es bueno tener a alguien al lado para que te de calor.

—¡Madre!... — gritó Wolfram de nuevo.

—Cheri sama...— musitó apenado Yuuri, sonrojándose a la vez.

Ambos estaban consientes de que la ex reina nunca cambiaría, sus comentarios era cada vez mas indiscretos.

Conrad trataba la manera de no reír y es que la verdad ambos se veían adorables con sus mejillas teñidas de rojo, Gunter empezaba a moquear, Greta, su consentida hija, solo sonreía.

Un estruendoso sonido los hizo voltear, Gwendal había golpeado la mesa con su puño en un intento frustrado de contener la ira

—No necesito escuchar ese tipo de comentarios durante el desayuno ¡madre!— Y es que, suficiente tenia con el hecho de que durmieran en la misma habitación, no dudaba en que su hermanito menor ya no fuera virgen y más le valía a ese mocoso rey responderle.

—Gwendal eres un anticuado—comentó la pelirrubia—Yo me sentiría más tranquila si se casaran de una vez —siguió rápidamente hablando sin dar oportunidad de interrumpirla.

Si esperaban que la conversación se terminara, la pareja se habían equivocado. Los comentarios de parte de Cecilie continuaban, por alguna extraña razón esa insistencia había empezado poco tiempo atrás.

—Ya prácticamente viven como casados, viven bajo el mismo techo, tienen una hija y comparten lecho, ¿Qué están esperando? ¡Yo ya quiero organizar la boda!

—Tiene razón—contestó decidido el rey al momento de tomar la mano de su prometido. Todo mundo enmudeció ante ese acto y declaración—Pronto Cheri sama—dirigió su oscura la mirada a ella—Ya verá que pronto estará organizando nuestra boda...-

—Yuuri...—susurró Wolfram ilusionado, mientras esbozaba una hermosa sonrisa.

Eso pareció tranquilizar al receloso hermano mayor. Finalizando el desayuno, que siguió tranquilamente, cada uno dispuso hacer sus labores en el castillo.

*****************************************************

—¡Tierra a la vista! —anunciaba un marinero, después de navegar por días por fin llegaban a su destino la capital de Shin Makoku.

Una sonrisa de medio lado se formó en el rostro de un hombre que ahí se encontraba, ansioso por llegar al castillo Pacto de Sangre para ver a las personas que había dejado hace mucho tiempo atrás.

—Su Majestad, es una mañana muy fría —un súbdito se acercó a él y le puso un abrigo sobre su espalda con sumo respeto y sumisión, mientras el otro prácticamente le ignoraba.

**********************************************************

Castillo pacto de Sangre

—¡¿De nuevo?! — masculló con desagrado al darse cuenta que el rey de ese país había huido de la oficina dejándole una pila de documentos por firmar sobre el escritorio -¡Mocoso Rey! ¡Me las pagara! – salió inmediatamente de la oficina como alma que lleva al diablo.

—¡Gwen-Gwendal! ¿Qué le piensas hacer a su majestad? ¡Gwendal! no te atrevas a lastimarlo ¡hey! —caminaba detrás de él un afligido Gunter

*******************

Wolfram se encontraba sentado en un sofá al lado de la ventana de una habitación de ese castillo, ideal para leer, la luz del sol se colaba por la ventana y el silencio ayudaba a su concentración. Escuchó como la puerta era abierta, la visita le extrañó y alegró a la vez, hizo el amago de levantarse de su sitio...

¡Espera!—le dijo y así lo hizo, se mantuvo sentado.

Esa persona se quedó maravillada. Verlo así con los rayos del sol iluminando sus cabellos dorados y su hermoso rostro acariciado por la luz, con sus joyas esmeraldas brillantes y expectativas, solo quiso admirar un poco más tan celestial imagen

—Quédate así... déjame apreciarte un poco mas así— esa persona se acercó a Wolfram rápidamente y se colocó de rodillas entre sus piernas rodeando con sus brazos su cintura.

—Yuuri...—susurró entrecruzando sus brazos por el cuello de su prometido, buscaron uno los labios del otro en un beso lento y tranquilo al principio pero después se volvió más frenético, demandante y necesitado, después de unos minutos cuando les falto el aire se tuvieron que separar muy a su pesar.

—Wolf...—musitó mientras le acariciaba la mejilla con el dorso de la mano.

—¿No se supone que debes estar firmando documentos en la oficina con mi hermano?— preguntó extrañado una vez había regulado su respiración arruinando el romántico momento y es que aunque le encantaba estar con él, su amado debilucho tenía que cumplir con sus deberes como Maou.

Etto... digamos que estoy en receso —contestó, causándole gracia al de ojos verdes que lo miró con ironía.

-¡¿Dónde está, Majestad?! ¡Ni se atreva volver a su mundo o ya verá lo que le espera al regresar! ¡Ni crea que yo le haré el trabajo!

-¡Espera Gwendal! ¡¿Qué haces?! ¡Guarda tu espada! - Se escuchaba afuera de la habitación.

—Creo que el tiempo del "receso"—hizo las comillas con sus dedos— Se ha terminado, Su Majestad...

—¡Ah! ¡No quiero! —se quejó, haciendo un puchero.

—Escucha...— Wolfram tomó el rostro de Yuuri con ambas manos y le propuso de manera insinuante: —Tengo el día libre, si te apresuras para terminar tu trabajo como rey podemos pasar el resto de la tarde juntos.

Yuuri hizo el amago de volver a besarlo pero él se hizo para atrás con una sonrisa divertida en su rostro

Yuuri resopló ceñudo.

— De acuerdo— le contestó para luego pedir algo — ¡Pero!

—¿ummm?

—Dame energía — su prometido lo entendió bien, se acercó a su rostro y le dio un suave beso en los labios—Mas...—demandó recibiendo otro beso igual- ¡Mas!...—esta vez el beso duro más tiempo—Mas...mas...mas – balbuceaba en medio de un largo y exquisito beso, acercando y acariciando mas su cuerpos—Mucho mas... quiero todo de ti...— susurró cuando habían terminado con sus frentes unidas.

—Tienes todo de mí Yuuri...—le dijo viéndolo a los ojos. Esos ojos negros que tanto le gustaban.

****************************************

Muelle Shin Makoku

—Su Majestad ¿quiere que de una vez partamos a Castillo pacto de Sangre? –

—No, manda a unos cuantos a investigar sobre el lugar, que pregunten si hubo cambio de mando durante el tiempo que estuve fuera y si lo hubo que pregunten el nombre e información del nuevo Maou.

***************************

Castillo Pacto de Sangre

Estaba bordando un pañuelo con sumo amor y cuidado en medio de la sala, acompañada por su hijo Conrad y Greta, sintió un fuerte pinchazo en el corazón que la hizo dejar de bordar, un gesto de preocupación se formó en su rostro. – "un mal presentimiento, algo malo va a suceder" – lo sabía muy bien, una madre tenía ese tipo de don para saber que algo malo estaba por pasarle a alguno de sus hijos

—¿Madre?— le llamó preocupado el castaño—¿Se encuentra bien?...

—Si...Conrad estoy bien, es solo que recordé algo que no he hecho – mintió tratando de mantener la calma, a lo mejor eran solo suposiciones, no tenia que armar tanto escándalo —Lo haré más tarde — dijo con voz neutral para después seguir bordando el pañuelo para su pequeño Wolfie.

—Le está quedando muy bonito Cheri Sama, papá estará muy contento—alagó Greta , quien ahora parecía una niña de 14 años, su cabello era más largo y su cuerpo había cambiado para parecerse más a una bella señorita.

—Gracias Greta querida.

*********************************************************************

—¡¿Un medio Mazoku?!— espetó con desprecio

—Así es majestad, su nombre es Yuuri Shibuya, controla el elemento agua y según los habitantes es un buen rey...

—¡Cállate!- interrumpió fuertemente al asustado súbdito — Me vale que sea un buen rey, hasta un santo puede ser, pero no un maldito medio Mazoku...además ¿Cómo es posible que posea Maryoku?...eso es imposible...

—Tengo otra noticia mas —agregó suspicazmente un miembro de la corte, éste estaba más tranquilo, tenia mas rango y era buen "amigo" del rey—El prometido de ese rey medio Mazoku es Wolfram ...von... Bielefeld – enunció con malicia como disfrutando cada palabra.

—¿Q-que?..Wol-Wolfram...—abrió grandemente sus ojos de la impresión mientras apretaba los puños.—Suficiente, vamos de una vez a lo que vine.

—¡Oh! mejor no sigo... no quisieras saber quién es la hija adoptiva...—siguió informando con un dejo de burla

*********************************************

—¡Libre al fin!—exclamó Yuuri contento, estirando los brazos y caminando por los pasillos exteriores acompañado de Gunter y Gwnedal.

—Más le valía terminar con sus deberes—enunció seriamente el Gwendal — aunque me sorprende la rapidez con la que lo hizo tal vez no sea tan inútil...

—¡Gwendal no le hables así a su majestad!

—Pero es cierto Gunter...

—¡Wolf! —gritó el monarca emocionado al verlo en los pasillos en compañía de lady Cecilie y Greta, corrió para acortar la distancia —¡Ya termine! —anunció casi sin aire — Ahora si tenemos tiempo libre...

—"Ah fue por eso" —pensaron resignados Gunter y Gwendal al escucharlo.

—¡Su majestad es muy tierno! —dijo emocionada la rubia ex reina —Wolf, no lo dejes ir... —Y de manera indiscreta agregó:—si van a su habitación yo misma me encargaré de que nadie los moleste y...

—¡Madre!—¡Cheri sama! —la interrumpieron Yuuri y Wolfram a la vez, antes que dijera algo subido de tono.

—¡Ohhh! — la ex reina formó una mueca de decepción al ser interrumpida.

Yuuri suspiró aliviado abrazando por la espalda a su prometido.

—Es un lindo pañuelo Wolf —le comentó refiriéndose al que se había colocado alrededor del cuello, no lo tenía en la mañana.

—Mi madre me lo acaba de obsequiar—le contó tranquilamente girando su rostro para verlo.

—¡Su Majestad!—llamó un guardia cuando se había acercado al grupo.

Yuuri y Wolfram dirigieron su mirada al soldado.

--Dime--contestó el pelinegro.

—Una persona pide una audiencia con usted—prosiguió a anunciar con la postura y el respeto debido.

—¿A si?... ¿quién? —preguntó el pelinegro curioso, deshaciendo el abrazo.

Eso fue extraño para Gunter y Gwendal pues no tenían audiencias ni reuniones ese día, al grupo ya se había acercado Conrad.

—Pide una audiencia con usted su majestad Maou de Antiguo Makoku.

El rostro aterrado de Cecile y Wolfram anunciaban que no era una visita deseada, el rostro serio de Gwendal, Conrad y Gunter demostraba que no era buena persona.

—¿Antiguo Makoku?—repitió confundido

—Es un continente al otro lado de Shin Makoku, es el lugar de origen de Shinou Heika —explicó Gunter rápidamente la pregunta del rey.

—¿A si?... ¿Por qué no me habías hablado de eso antes Gunter?...— preguntó de nuevo mas no recibió una respuesta.

—Mi padre...—balbuceó Wolfram paralizado del miedo...

—¡¿Tu Padre?!...tu-tu padre—balbuceó nervioso —Yo pensé que él ya había fallecido, discúlpame Wolf.—trató de explicar abochornado el monarca.

—Wilbert von Bielefeld —nombró Gwendal con un tono de temor poco común en él

—Esa nación está muy alejada de aquí por eso ya no mantenemos relaciones comerciales ni diplomáticas con ellos... el único lazo que tiene es...

—Wolfram...—finalizó Conrad la explicación de Gunter

¿Por qué Wolf no le había comentado nada acerca de su padre?... ¿No se supone que conocer la familia política es importante en una relación?... decidió no darle mucha importancia a ese detalle.

—Bueno, supongo que es hora de presentarme a mi futuro suegro—dijo Yuuri tranquilamente —¡Vamos entonces! —Tomó de nuevo la mano de su prometido y la sintió helada, pensó que era a causa del nerviosismo —¿Wolf?

El rubio reaccionó por fin y le siguió.

—Ahora no solo tengo a mi abuela Miko, mi abuelo Shoma, mi abuela Cecilie sino que también a mi abuelo Willbert...- decía Greta mientras se alejaba siguiendo a sus padres.

Al terminar de escucharla la ex Maou se llevó una mano al pecho.

—Madre —Conrad se acercó a ella y le sobó la espalda —Tranquila...

—No Conrad... esta vez no puedo estar tranquila... él vino por mi hijo—dijo al borde de las lagrimas.

—¡No lo permitiré! —sentenció con voz regia, frunció su entrecejo y sus puños temblaban de coraje.

Cecilie se sorprendió de la determinación de su hijo.

—Gwendal...— susurró.

—No se llevará a mi hermano menor ¡No lo hará!— anunció decidido mientras caminaba a la sala de audiencias seguido por Cheri sama, Gunter y Conrad.

Notas finales:

Muchas gracias por leer


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).