Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

tal vez sea mentira pero sigue siendo amor por Kagami Dennise

[Reviews - 17]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

El sonido, olor, su presencia. Todo me hacia preguntarme qu demonios estaba haciendo ah.

-por…favor…-mire su rostro blanco, sucio por las lagrimas, y tan rojo como la sangre viva-…detente…-su voz estaba corrompida por la lagrimas, apenas vea su rostro escondido por las sabanas-…ya no puedo ms…

-aun me quedan quince minutos, as que cllate-mi voz se oa como veneno, saba que deba parar, pero, no poda hacerlo, simplemente no poda, comenc a moverme ms rpido, o sus gemidos, nuestros cuerpos chocando, el sonar del reloj, mi corazn, su voz implorando que parara. No lo culpaba, desde hace dos horas que estbamos teniendo sexo.

Minutos despus de caricias, sudor, llanto, temblores y estocados, estaba fuera de l, mire su cuerpo –tembloroso, blanco y a la vista de cualquiera, puro--, la puerta se abri y vi a una chica, en bikini, en el marco de la puerta.

-Midorima-sama, su tiempo se acabo…-la mire, era hermosa, de eso ninguna duda. Mire a asa la cama donde un pequeo y frgil cuerpo intentaba recuperarse por lo que habamos hecho, lo vi hundir su cara aun ms en las sabanas y vi su cuerpo temblando, mientras un liquido blanco escurra de su entrada. Mientras me cambiaba no pude apartar mi vista de l, me senta como escoria, aunque no lo admitiera, acerque mi mano a su espalda para acariciarlo y disculparme, pero la voz de la chica me detuvo.

-si lo toca, le cobrare la media hora siguiente, aunque no lo use-no tena ni un solo centavo encima por lo que aleje mi mano, tome mi abrigo y antes de salir esa chica me detuvo, coloco sus manos alrededor de mi cuello y me beso furtivamente. Coloque mis manos en sus muslos y los acaricie, se senta extrao, me haca sentir como un idiota, o algo ms, cuando me detuve vi como los ojos de mi “acompaante” anterior me taladraba la nuca.

-tal vez la prxima vez podramos conocernos nosotros dos, Midorima-sama-su voz era tan sensual y excitante que me sorprendi que no me produjera ningn sentimiento.

-lo pensare-dije para salir casi corriendo asa la salida.



Durante el camino del “puticlub” a mi casa, me di cuenta de lo hijo de puta que era Cmo demonios se me haba ocurrido hacer algo como eso? Cmo? Cmo haba hecho eso? Mi telfono me saco que mis pensamientos.

-diga?

-hola!-esa hermosa voz la conoca tan bien que no haba razn para mirar quien era la persona que me llamaba-siento llamarte tan tarde, pero, quera preguntarte algo, no pude decir ni una sola palabra hace un rato asi que-su voz se oa diferente, se oa…normal-sabes siempre que hago eso, no me dejan articular ni una palabra.
-siempre?

-si, no creas que eres el nico, aunque no puedo creer que aguantaras tanto, me duele el abdomen y las piernas, cielos! Nunca haba conocido a nadie tan bestia como para poder correrse tantas veces-saba que tena que disculparme, pero las palabras no salan-en fin, Cmo es que sabes donde trabajo?-su voz se torno fra, nunca haba escuchado su voz de esa forma, tan serio. Quise responder algo como “quera saber un poco de ti, as que investigue un poco” pero en lugar de decir eso, lo nico que sali fue.

-Cmo es que sabes t todo sobre mi?-ni siquiera mi voz se oa como yo quera.

-ha? T me lo has dicho todo.

-ambos sabemos que no es cierto, mi primer nombre, mi numero, direccin de correo, mi direccin, comida favorita y color favorito, todo eso y mucho ms, yo nunca te la dije.

-bueno…yo…

-si quieres que te responda, respndeme eso primero.

-no es justo! Yo pregunte primero…

-no me interesa-despus de colgar, reafirme el hecho de que no era, ni de cerca, bueno con las palabras, no poda expresarme como quera, no poda hacer nada.




Las palabras “soy un maldito idiota” no paraban de salir de mi boca en un susurro, incluso cuando llegue a casa y me encerr en mi habitacin esas palabras no dejaban de salir.

Me recost en mi cama y me pregunte como era que haba terminado de esa forma. Hasta hace unos meses la existencia de Takao Kazunari no era ms que solo un nombre en la lista de mi clase. Takao haba sido transferido a mi clase una semana antes de las vacaciones de invierno –antes de que Kagami salvara a Kuroko—durante ese pequeo plazo de tiempo, Takao se haba mostrado como alguien frio y solitario, sus ojos –azul plateado-- sin vida era lo que ms me haba llamado la atencin de l, durante el transcurso de esa semana Takao fue solo alguien que llenaba un asiento tras de mi, solo eso y nada ms, pero, despus de las vacaciones ese nombre paso a ser la molestia ms grande que haba conocido en mi vida. Estaba todos los das a todas horas molestndome, se la pasaba haciendo preguntas y no responda a ninguna de las que yo le haca.

Despus de tanto tiempo me acostumbre a su presencia, tenerlo lejos era extraamente doloroso, haba aprendido muy pocas cosas de l, por ejemplo que los lunes y viernes siempre tena que hacer “algo”, siempre estaba solo cuando no se encontraba conmigo, su color favorito era el verde, y segn una conversacin entre algunos maestros, el no tendra un buen futuro. Siempre que intentaba saber algo ms el evada la pregunta, utilizaba cualquier mtodo para esquivarla.

Estaba ms que harto de que el supiera tantas cosas de m y yo no supiera nada sobre el que me dispuse a buscar informacin por mi cuenta, lo que me pareca ms importante de saber de l era el lugar al que iba todos los lunes y viernes. Lo haba seguido en muchas ocasiones, pero siempre lo perda de vista en el tren. Un da haba podido averiguar en cual parada bajaba y al da siguiente l no se presento a clases, cuando por fin se presento –el mircoles—se haba saltado la clase de deportes y pude notar que no poda caminar bien y vi un pequeo moretn en su hombro, intente averiguar cmo se lo haba hecho, pero igual que en las otras ocasiones, el no haba dicho nada. El viernes de esa misma semana por fin averige el lugar a donde iba. Un prostbulo, un maldito prostbulo que se encontraba frente a la compaa a la que Kise iba a modela.


Al leer el gran letrero del prostbulo busque a Takao con la mirada, vi una sombra en el callejn a un lado del gran edificio, me dirig hacia all y pude ver como Takao entraba a por una puerta al gran edificio, me acerque un poco y la puerta se abri de nuevo, una mujer de grandes pechos y sonrisa encantadora me miro.

-lo siento, pero no puedes estar aqu-dijo con voz dulce.

-eh? No... Yo-

-no te podremos dar servicio gratis, lo siento, lindo.

Sent como la sangre se me suba a la cara y no pude evitar echarme a correr. Durante toda la siguiente semana intente que Takao me digiera que era lo que haca exactamente esos das, pero no lo hiso, me ignoro y no pude aguantar ms, por lo que recorr a mi ltima opcin.



Toque la puerta tres veces hasta que pude or una afirmacin de la persona que se encontraba al otro lado.

-se te ofrece algo?

-si, yo quiero que busques informacin acerca de alguien.

-informacin? Es raro ver que tienes inters en alguien, Shintaro.

-no, tienes que decirlo, yo tampoco lo puedo creer, lo hars, Akashi?

-claro-una sonrisa se le formo en el rostro y no pude evitar sentir terror-Qu recibir a cambio?

-un favor-dije, rogando que fuera aceptable por el gran Akashi Seijuurou

-un favor? el que sea?-me limite a asentir, y su sonrisa se expandi-en ese caso acepto, te tendr la informacin en unos das.

-das?!

-as es… todas mis fuentes se estn encargando de buscar informacin sobre alguien, as que estarn ocupados…tienes algn problema?

-no…yo solo…pens que me la daras esta noche, siempre lo haces as.

-si, lo se, me disculpo, pero esta vez ser diferente, bien, dime su nombre-lo vi sacar su telfono y comenzar a marcar un numero.

-Takao Kazunari.

-entiendo, puedes irte-lo vi hablar por telfono, tan breve como pudo y despus colgar, sal de su habitacin antes de que se molestara y me pregunte si en verdad estaba bien hacer eso.

Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).