Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

¡No soy tu conejillo de indias! por Nira Tao

[Reviews - 135]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Hola a todos y todas!! ok se puede decir que soy vetenara en leer tantos fics, jaja pero esta es la primera vez que me animo a subir uno.  Espero les guste me sugrio la idea principal al ver un doujinshi les dejo link por si lo quieren ver ^^

https://www.youtube.com/watch?v=vYWfFSjsoEI

espero lo disfruten. Cualquier sugerencia es bien aceptada nos vemos!!

Notas del capitulo:

Durara no me pertenece, este fic no lo hago con fines le lucro.

 

-Izaya, ya es hora de despertarse- gritó Namie desde el otro lado de la habitación del informante-. Date prisa que tienes mucho trabajo el día de hoy.-Con estas últimas palabras regresó a su escritorio a ordenar el itinerario de ese día.

 

En la habitación del informante entraba apenas un rayo de sol atreves de las cortinas. Orihara Izaya el más grande informante de Shinyuku se encontraba escondido éntrelas sabanas.  “Quiero seguir durmiendo” pensó el peligro, ya que la noche anterior se encontraba adelantando un poco de trabajo para sus reuniones de hoy, tendría suerte de dormir hasta medio día, ya que los que recibirían aquella información lo verían hasta la tarde, pero tal parecía que su “querida y amorosa” secretaría tenía otros planes.

-Maldición, solo espero que no tenga reuniones de Ikebukuro tan temprano de la mañana…-murmuraba para sí mismo. Aun medio adormilado se dirigió al baño, se lavó el rostro para terminar de despertarse-… Espero no tener o…jeras

-¡AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAH!- se escuchó un grito que logró por todo Japón, seguido por un fuerte golpe.

-¿Y a este ahora que le habrá pasado?- se preguntó Namie, mientras estaba en la cocina preparándose un poco de té.

-¡¡¡NAMIE-SAN!!!- Izaya siguió gritando y corrió hasta la cocina con su secretaría. Esta al verlo simplemente se sorprendió al ver a su jefe.

-¿Izaya?- aun incrédula ante lo que veía se pellizcó disimuladamente el brazo, tal vez era uno de esos raros sueños que solía tener para poder burlarse libremente de su demente jefe.

-Si…- su voz que escuchaba raro y tenía el rostro apunto de ¿llorar?, no tal vez aun estaba en shock, claro quién no lo estaría.

-Wow…-Se quedó mirando detenidamente a Izaya, si en definitiva era su jefe, todo era exactamente igual, solo por un par de diferencias- Ya decía yo que eras extraño, pero nunca imagine que llegarías a hacer esto, si pensabas ocultarte de Heiwajima Shizou, hubieras simplemente usado un disfraz, no un completo cambio de sexo…-aun sin creerlo toco su pecho descaradamente-…. Umm… nada mal, 34 o 36 B diría yo…

-¡Cállate!- apartó las manos de su secretaria- ¿Quién carajos piensa ocultarse de la bestia? Y nada de que quiera ser… esto- dijo señalando su pecho y cabello largo. Si el travieso informante, ahora era una hermosa mujer, de esbelta cintura, pechos ni tan llamativos ni tan pequeños, su cabello ahora era largo hasta los codos, y su rostro ahora era un poco más afeminado.

-¿No te hiciste un cambio de sexo ayer?- preguntó divertida la castaña, viendo como negaba Izaya con la cabeza- Entonces debiste haber ingerido algo, como una poción- dijo divertida.

-Te diviertes con esto, ¿cierto?

-¿Toda vía preguntas?- riendo entre dientes Namie sirvió un poco de té para ambos.

-No recuerdo haber hecho nada raro ayer, después de que te fuiste me quede trabajando hasta tarde…- tomo un poco de su té-… Umm… ah, es verdad, solo tomé ese té floral que me trajo Shinra con unos pastelillos rellenos.

-¿Estos?- dijo Namie sacando una caja del refrigerador, en ella se podía ver la cara de Shingen, el padre de su querido amigo.

-Oh por dios, si esa.- Hasta ahora notaba que salía el rostro de ese tipo raro, la noche pasada estaba tan concentrado en su trabajo que ni se dio cuenta, solo había tomado dos pastelillos y se los comió rápido para mantenerse despierto.

-Dice algo bastante peculiar…- dijo sonriendo sombríamente la castaña, eso de cierto modo aterrorizó a Izaya-. Tal parece que si fue una poción jajajaja, una que te vuelve contrario a lo que eres. Creo que Shingen esperaba un cambio de personalidad- dijo leyendo más detenidamente la caja y luego volteando a ver a Izaya-… no un cambio de sexo, jajaja.

-Maldita sea, matare a Shinra por darme cosas raras de su padre- se levantó de golpe ocasionando que su bóxer que callera, al menos ahora su camisa de dormir le quedaba larga para tapar sus queridas partes… oh, cierto, ya no estaban ahí-… ¡¡NO!!

-Creo que te conseguiré algo de ropa.

 

Orihara Izaya el gran informante, ahora se encontraba en las calles, nadie lo reconocía con su nueva apariencia. Su cabello suelto, una camisa negra con corte en “V”, su clásico abrigo (Namie no logró hacerle usar otra cosa), un short blanco, un cinturón suelto negro, medias altas negras y tenis negros.  Nadie pensaría que esa misteriosa y hermosa mujer de intensos ojos rojos, cabello negro y piel blanca como la porcelana fuera el auto proclamado Dios que amaba a los humanos. Claro está, que muchos hombres volteaban a ver a la nueva chica de Ikebukuro, porque claro, Namie había mandando a su jefe a aquella ciudad que quería evitar, al menos por esa mañana.

-No te preocupes, con esas pintas, ni el mismo diablo te reconocería- le había dicho Namie mientras terminaba de arreglarle el cabello-. ¿Seguro que no quieres un poco de maquillaje?

Aquel recuerdo le dio un poco de escalofríos, él, porque claro, Izaya aun se consideraba un Hombre, solo que atrapado en el extraño experimento de aquel doctor loco.

 

-Shizou, eso es todo por hoy- un hombre de rastas terminaba de recoger el dinero que había “entregado” su ultimo deudor.

-Tks… malditas escorias, si no pueden pagar, mejor ni pidan prestado…- decía con modestia el hombre más fuerte de Ikebukuro.

-Bueno andando Shizou, que ahora tienes el día libre y claro tu paga- le dijo Tom entregándole un sobre amarillo.

-Gracias, nos vemos después.

-Adiós, si surge algo te llamo en la tarde- le dijo antes de perder a su amigo de vista.

Después de aquella tranquila mañana, Shizou fumaba un cigarrillo mientras pensaba que almorzaría el día de hoy. Tuvo suerte de que solo hubiera tres deudores ese día, no se sentía con ánimos que golpear a nadie…

-Ese aroma… ya decía yo que este día estaba demasiado tranquilo- tiro lo que quedaba de su cigarrillo al suelo para apagarlo de un pisotón. Siguiendo aquel peculiar aroma, Shizou empezó a recorrer las calles hasta que entre una multitud de personas que pasaban cerca de una pastelería lo vio. Aquel abrigo y aroma provenían de esa persona.

-Te atrapé pulga…- tomo del abrigo a su presa y lo levantó sin problemas, pero al verle más de cerca se dio cuenta que era una chica- Oh disculpa- dijo al mismo tiempo que la dejaba en la suelo.

-No se preocupe parece que no soy la persona a la que busca- le sonrió dulcemente, haciendo sonrojar a Shizou.

-“Que chica más linda, pero siento que ese ojos los he visto antes…”- pensaba el rubio mirando detenidamente a la morena.

-Bueno, nos vemos, espero que encuentre a la persona que busca- se despidió con un gesto con la mano. “No puedo creer que realmente se lo tragara” pensó triunfante Izaya, pero antes de emprender su huida, sintió que de nuevo era detenido- ¿Eh? ¿Shizo-chan?

-¿Shizu-chan? …- Shizou vio los anillos y pulseras que traía aquella chica, pensando que era solo una coincidencia, pero ese apodo solo se lo decía una persona en toda la faz de la Tierra-. Mandita pulga… casi me engañas, pero jamás pensé que tuvieras estos gustos- dijo con burla apretándole un poco más la muñeca para que no escapara.

-“Diablos”- se lamentó internamente por ese error, pero le molestó más el que le dijeran travesti y aun más si era su enemigo el que se burlaba en su cara-. En primer lugar Shizu-chan, no soy un travesti, realmente soy una chica. Y en segunda, estoy así por la culpa del idiota de Shinra- lo último lo digo con más molestia, o ya estaba planeando como torturar a su amigo.

-¿Qué?- Shizou no creía en nada de lo que le decía el informante, pero algo en su rostro le decía que esta vez era verdad lo que le comentaba. No pudo evitar mirar detenidamente su rostro y nuevo cuerpo, instintivamente toco su pecho de Izaya con una de sus manos, lo apretó ligeramente.

-¡Oh por Dios! ¡Es verdad!¡Y de colmo los toque!- Empezó con un ataque nervioso, aun no salía del shock, su gran némesis era una chica ahora, ¿qué debería hacer ahora?.

-Sí, más o menos reaccione igual- le dijo Izaya al rubio-. Bueno, si me disculpas aun tengo trabajo que hacer, así que nos vemos Shizu-chan~

De ese modo el informante de Ikebukuro se fue tranquilamente por las calles dejando a un traumado Shizou, la gente que pasaba a lado del rubio lo miraba extrañado, pero conociendo la personalidad de este prefirieron evitarlo, no vaya a ser que de un momento a otro explotara en ira o hicieran algo que lo alterara, más de lo que se veía.

-¿Disculpa, te encuentras bien?- una valiente chica se acerco al rubio, se inclinó hasta estar a su altura, le tocó el hombro y le sonrió.

-¿Qué?- frente a Shizou, vio una chica de cabello blanco ondulado atado en dos coletas, ojos rojos. Llevaba puesto un suéter negro ligero con capucha de conejo, falda blanca corta, medias altas negras y tenis negros. Sus ropas eran parecidas a las de Izaya, igual que esos ojos rojos… Al recordar a su enemigo, o mejor dicho enemiga, se puso azul- ¡No!- salió corriendo como si fuera un fantasma.

-¿Eh?- la chica se quedo sorprendida, al igual que muchos otros transeúntes. Heiwajima Shizou corriendo despavorido por una chica. “Pero que raro tipo. Bueno es hora de buscar a mi primo” pensó la chica mientras daba brincos por las calles, perdiéndose entre la multitud. 

Notas finales:

Muy eso es todo por hoy ^^ espero subir actulización pronto -empezando aescribir el segundo capitulo-

Se lo advierto... esto sera de locos xD, no creo meter sado ni nada de eso u-u ya que quiero hacer algo más divertido, si les gutaría que hiciera algo con sado o violacion Shiyaza solo diganme y puede que suba un one shot xD cuando me llegue la inspiracion jaja nos vemos!!


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).