Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

I KNOW WHAT LOVE IS por Shizumi Eibrin

[Reviews - 5]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

CAPTULO 1: Un Mal Comienzo

I was forgotten / Until you called my name / Lost in the shadows
Until you shined your light my way / Now I believe again
I’m wide eyed and innocent / Those doubting days
Are so far away and Oh

Tal vez ya han escuchado historias de amor como esta, de dos seres que sufren por amor y que al final todo termina en un final feliz. Pero quise salirme de los parmetros normales para desarrollar una historia diferente pero sin salirse del tema del romance que me caracteriza, pues siempre habr en todas algo de ese sentimiento que identifica al ser humano y lo hace especial, el poder de amar a otros.

Todo inicia una fra noche de enero, una mujer de cabello negro lleva un bulto en sus brazos, se acerca a una iglesia, deja el paquete y toca la puerta; cuando el cura abre un llanto le hace mirar hacia abajo, se agacha y al destapar el bulto descubre a un beb con cabello plateado, suspira al ver que otro nio era abandonado a las puertas de su iglesia y alzndolo entra cerrando la puerta tras de s. Pasan diez aos desde ese da, en un orfanato los chicos se arreglan y se preparan para recibir a las parejas que iran a adoptar; el chico de cabellos plateados observa desde la rama de un cerezo. Cuando todos son llamados, l se ubica en ltimo, su mirada dorada se ve triste, sabe que la mayora de las parejas escogen bebs o nios muy chicos, sabe que no tiene esperanzas, pero le duele cuando uno de los nios de su misma edad es adoptado y se marcha; corre hasta su refugio, una bodega vaca al final de los terrenos del orfanato. En l llora sin parar hasta que la puerta se abre y entra una mujer joven de cabello corto y con un plato de comida:

Srta.: Qu haces aqu Shian?
Shian: Nada seorita Orima – Dice secando sus lgrimas.
Srta. Orima: No me mientas – Se acerca y se arrodilla frente al nio – lloras porque adoptaron a Mikashi…
Shian: Es un nio de mi misma edad… es que hay algo de mal en m…
La seorita Orima lo abraza y Shian se sonroja al sentir como acaricia su cabello con delicadeza.
Srta. Orima: No hay nada malo en ti… eres muy especial y un nio muy lindo.
Shian deja de llorar, algo no anda bien, la seorita le toma el rostro con sus manos y le sonre de forma rara, de pronto lo besa con pasin a la vez que una de las manos de la mujer irrumpen en su pantaln.

Shian despierta de forma abrupta al soar nuevamente con lo que le pas hace tres aos; desde hace un par de semanas que viva con esos chicos de una de las pandillas ms peligrosas de la ciudad de Tokio. Poco despus de que la seorita Orima lo violara tuvo la oportunidad de escapar, bag por un tiempo y se uni a esos chicos que le enseaban a pelear y a robar. Pero el destino se top con l; varios meses despus en un robo, los chicos escapaban por diversas rutas, Shian cruz una calle sin mirar y casi es arrollado por una limosina negra, se qued petrificado del susto y no not que alguien haba salido y que se encontraba frente a l, el hombre de 1.89 que tom a Shian del brazo y le quit la gorra que ocultaba su larga cabellera plateada:
Hombre: Cmo te llamas chico?
Shian: Yo… yo me llamo… Shian seor…
Hombre: Tienes un lindo nombre… mi nombre es Yurai…
Con su otra mano Yurai sujeta el mentn de Shian y acerca su rostro a la del sonrojado chico. Su mirada esmeralda y su cabellera negra eran muy penetrantes y en ellos poda ver lujuria.
Yurai: Eres muy hermoso en verdad… creo que me gustars…
Yurai fuerza a Shian a entrar en el auto y este se marcha de ese lugar a toda prisa; pasan dos horas hasta que Shian recupera el sentido. Se encuentra en una hermosa y elegante habitacin, recostado en una cama y con un quimono azul puesto, se levanta y comienza a examinar todo el lugar. An es de noche y no hay mucha luz, as que le sorprende ver a alguien sentado en un silln mirndolo fijamente, esos ojos verdes le dieron miedo y ms sinti pavor cuando vio como se le acercaba y lo abrazaba besndolo con furia, adentrndose con violencia en su boca.

Trata intilmente de soltarse pero Yurai lo lleva a la cama, lo desnuda y lo penetra sin ninguna delicadeza, l era salvaje y no le gustaba perder el tiempo; Shian se sinti basura, nuevamente era ultrajado, tratado slo como un objeto de placer para otros, olvidando que es un ser humano. No se mueve del miedo y por el inmenso dolor; slo puede esperar que todo acabe, lo cual ocurre al llegar la maana. Ahora era el amante de turno de Yurai Hoyoki, el hijo de una de las ms poderosas familias de la mafia en los ltimos tiempos; si trataba de huir le daran muerte, era slo un chico de trece aos y no se senta muy fuerte para escapar de un mafioso. Pasan tres aos ms, de alguna manera Shian aprovech su estancia en ese lugar, Yurai se haba obsesionado con el chico y hasta le pagaba por sus servicios, le educaban maestros privados y tena alguien que le enseaba a pelear y a disparar.

Al cumplir sus 16 aos, Yurai tuvo que salir de viaje por tres das; Shian saba que si iba a escapar sera en ese momento, tom todo el dinero que haba ahorrado y compr un pasaje a Nueva York y el resto lo deposit en una cuenta a su nombre en un banco de esa ciudad, a pesar de ser menor de edad, Yurai le haba dado total libertad para usar su dinero, otra ventaja de haberse convertido en un buen amante. El mismo da en que Yurai se fue, Shian se marchaba a una nueva vida, saba que arriesgaba demasiado, pero era preferible a seguir como amante de ese tipo. Al llegar a su destino y con el dinero restante compr un pequeo departamento y lo amuebl, se sent y encendi la chimenea, y por primera vez se sinti libre. Cuando Yurai regres a su casa y no lo encontr su furia estall, ms sin embargo no quera matarlo, ese chico era muy bueno y slo lo deseaba de vuelta en su lecho.

Transcurren tres meses y Shian consigue trabajo en una gasolinera, a pesar de slo tener 16, su 1. 80 m de estatura le ayudaba a pasar por alguien mayor, eran muy alto para su edad. Una tarde, un porche negro se situ frente a l y un joven de cabello corto verde oscuro y ojos color amatista se asom por la ventanilla; ese joven se llamaba Biron de 24 aos y un 1.84 de estatura que no se notaban en ese momento. Biron por su parte no reconoci al chico que le atenda, desde hace ms de seis meses que visitaba esa gasolinera, era un chico muy apuesto y con esa larga cabellera plateada se vea increblemente apuesto. Pero rpidamente razon en lo que pensaba y se rega a s mismo por pensar estupideces, rpidamente se march ya que iba tarde a su trabajo.
Como a las doce el turno de Shian ya haba acabado y el joven se encamin a su casa, no tard mucho para darse cuenta de que cuatro tipos le perseguan, saba quienes podran ser y no iba a arriesgarse; comenz a correr y las sombras lo siguieron. Pero al no conocer bien la ciudad Shian lleg a un callejn sin salida:

Hombre: Recuerden que hay que llevarlo vivo… pero que le enseramos el castigo por escaparse…

Los hombres se rieron por lo bajo y Shian sinti que su suerte haba acabado. Eran las 3:30 a.m. cuando el turno de Biron en el club donde trabajaba como cantinero haba acabado y se diriga al estacionamiento para irse a casa, cuando vio como golpeaban a un chico al acercarse un poco ms reconoci la larga cabellera plateada del chico que yaca en el suelo. Sin pensarlo sac si 38 mm y sin problemas despach a los hombres. Al levantar al chico se dio cuenta de que tena varios cortes y golpes; con cuidado se lo llev a su casa y lo recost en su cama, lentamente cur sus heridas y se fue a la cocina a preparar algo para el dolor.

Ya era de maana cuando Shian despert, estaba en una cama grande y al lado de esta un hombre estaba dormido en una silla, supo quien era ya que tena muy buena memoria fotogrfica, era el chico del porche. Sus heridas estaban curadas y tena puesta una de las camisetas del joven que le quedaba enorme y su boxer, se sent con cuidado a la orilla de la cama ms por el dolor que por no despertar al que dorma en la silla. Biron despert segundos despus y al abrir los vio unos hermosos ojos color oro mirndolo atentamente:

Biron: Me alegra ver que ests bien… buenos das…
No responde.
Biron: Cmo te llamas?
No responde.
Biron: No vas a responderme? … no importa slo quiero que sepas que ests en un lugar seguro… puedes confiar en m.
Biron se levanta y le dice que vayan a desayunar, al llegar a la puerta Shian se levanta y le sigue, sin saber porque crea en sus palabras, aunque esta vez mantendra distancia.
Shian: Me llamo Shian…

Biron se voltea hacia el chico sonriente y Shian se sonroja al ver el hermoso rostro de su salvador. Desayunan con paciencia, Biron enciende el televisor y ambos se sientan a mirarla en el silln ms amplio; en las noticias Shian ve que en su edificio hay un incendio, en el mismo piso en el que viva, sabe que no es coincidencia y que ha perdido todo lo que tiene, al parecer Yurai lo quera de vuelta, sin darse cuenta comenz a llorar y no se da cuenta hasta que siente la suave caricia de un pauelo en sus mejillas:

Biron: Por qu lloras Shian?
La mirada del mayor denotaba una preocupacin sincera que lo confundi.
Shian: En ese piso estaba mi departamento… ya no tengo nada.
Biron: Eso es terrible – Dijo mirando al aparato de televisin – pero no te preocupes ahora por eso… Alguien de t familia que viva en la ciudad?
Shian: No tengo familia…

Las lgrimas seguan cayendo por las mejillas del chico, Biron siente que su corazn va a estallar, algo debe hacer porque no soporta verlo llorar.
Biron: Tengo una habitacin libre… puedes quedarte hasta que consigas otro lugar… y para que no te sientas mal te cobrar por el cuarto…

Shian lo mir asombrado y sin saber porque lo abraz para seguir llorando en su pecho hasta quedarse dormido. Biron lo miraba dormir y lentamente acariciaba su cabello, se senta bien sentir la respiracin de ese chico en su pecho. En la ciudad de Tokio, Yurai reciba las noticias del fracaso de sus hombres, pero al menos ahora tena la certeza de que estaba en esa ciudad y slo era cuestin de tiempo para encontrarlo. Pasan un par de das en los que Shian poco a poco fue conociendo a Biron, mantena su distancia y casi nunca le miraba a los ojos, por su parte Biron trataba de entender que podra haberle pasado a ese chico como para que recelara as de l.

Una maana Biron despert a Shian y salieron a desayunar fuera; en el caf Biron miraba a Shian comer gratamente una rebanada de pastel, mientras que su caf se enfriaba frente a l; el chico no lo miraba a los ojos, pero poda sentir esa mirada clida y tierna:

Biron: Por qu no me sostienes la mirada?
Shian dej el pastel para beber de su caf.
Biron: Acaso no confas en m?
Shian: No es eso… es que nunca antes me haban tratado as sin pedir nada a cambio… me confunde su conducta…
Biron: Pero… Qu podra querer yo que t pudieras darme?
Shian se sonroja y clava la mirada en la mesa, Biron no tarda mucho en entender a que se refiere el chico y se sonroja tambin.
Biron: Entiendo – Toma su mano derecha – pero no todas las personas son as… yo no quiero que me veas de esa forma.
Shian por primera vez lo mira a los ojos, puede ver sinceridad en esos ojos y para sorpresa de Biron, Shian le sonre.

Salen de ah directo al centro comercial, Shian no tena ms ropa que la que llevaba ese da y la ropa de Biron le quedaba enorme, ya que l era ms corpulento que el menor. Entraron a la tienda que siempre visitaba y le compr unos pantalones, una chaqueta de cuero y unas camisas; al salir Shian estaba algo molesto pero la sonrisa de Biron le hizo callar sus reproches y corresponder a su sonrisa. Ms tarde Shian acomodaba su nueva ropa mientras Biron preparaba el almuerzo, al terminar entra al cuarto del chico y lo encuentra sacudiendo el uniforme de la gasolinera:

Biron: Dime una cosa Shian…
El chico se detiene y lo mira.
Biron: Hasta que nivel llegaron tus estudios?
Shian: Primero de secundaria… pero todos los papeles que tena se perdieron en el incendio.
Biron mir con molestia esa mirada triste que no soportaba.
Biron: Slo tendramos que ir a donde estudiaste y pedirlos de nuevo.
Shian: No quiero volver al orfanato – Lgrimas en sus mejillas – no quiero…
Biron se acerca al ver como Shian se abraza y tiembla como una hoja, lo abraza y este se aferra a l como un naufrago a un salvavidas.
Biron: Shian lo siento… no quise traer malos recuerdos a tu mente.
Shian: Est bien… te he ocultado muchas cosas… pero temo que al saberlas me eches y tenga que volver a ese infierno…
Biron lo lleva hasta la sala y lo sienta en el silln, se dirige a la cocina y al salir lleva dos tazas, una con caf y la otra con leche caliente para el chico.
Biron: No voy a sacarte de aqu… eres mi amigo y puedes contarme todo… eso te ayudar a sentirte mejor.
Shian: No lo s – Lo mira y vuelve a ver esos ojos sinceros – est bien…
El ms joven bebe un buen sorbo de leche antes de comenzar con la historia de su vida.

Poco a poco y sin mirar a Biron, narra desde el orfanato, la pandilla y el hombre que le mantuvo como amante, omitiendo nombres y algunos detalles para no lastimar a Biron y no herirse ms a s mismo. Al terminar an continuaba llorando, la taza est vaca y la pone en la mesa del telfono al lado del silln, no quiere voltear ni mirar a los ojos a su amigo, tal vez el nico que tendra en toda su vida y el que ahora senta que perda. Pero no lo soportaba, el silencio slo era roto por sus sollozos y tomando valor lo mira de reojo, Biron tiene la mirada perdida en la pantalla apagada del televisor, en sus ojos no ve nada:
Shian: Me gusto vivir aqu – Se pone de pie – por unas semanas sent lo que era el calor de un hogar normal… siempre te agradecer eso…
No responde.
Shian: Ser mejor que me vaya no quiero importunar ms…
Shian entra en su cuarto y se pone su uniforme, al salir Biron ya no est, sonre con tristeza y seca sus lgrimas con sus manos, toma una hoja y un lpiz del escritorio del mayor y escribe una nota que deja en el desayunador la cual dice: Gracias por todo… no me llevo nada as que podrs recuperar lo que gastaste… gracias por ser tan bueno conmigo… Shian. Despus deja el apartamento.

Eran aproximadamente 11:15 p.m. y Shian realizaba el turno nocturno con normalidad, pero en sus adentros se arrepenta por haber arruinado una amistad tan hermosa, pero saba que con su pasado tal cosa no poda existir y slo era cuestin de tiempo para que Yurai lo encontrara. Al terminar su turno no supo que hacer, comenz a caminar y sin darse cuenta se diriga al lugar que haba compartido con Biron por casi dos meses, al ver el edificio no vio luz en su departamento, despacio se volte y camin hasta un pequeo parque que haba ah y en una banca se qued dormido. Al despertar se asusta al ver a una persona que lo mira y la luz del faro le impide ver su rostro:

Shian: Por favor no me lastime…
Voz: Qu haces aqu?
Shian: Biron – Se levanta para ver el rostro del ms alto.
Biron: Te he estado buscando toda la noche – lo abraza – me asustaste.
Shian: Pero… pens que me queras fuera de tu casa…
Biron: Lo siento… pero no sigamos aqu hace mucho fro y no tienes abrigo…
Biron se quita su abrigo largo y se lo pone a Shian, de inmediato se encaminan hacia su casa. Al llegar se sientan nuevamente en el silln.

Biron: Antes que nada quiero pedirte perdn por como actu… despus que me contaste toda tu vida qued en estado de Shock… al reaccionar no te vi y supuse que te habas ido… fui hasta el viejo edificio donde vivas…
Shian: Y yo en mi trabajo… lamento la confusin… deb esperarte para saber que pensabas… pero no poda soportar otro rechazo.
Biron: Olvidemos todo eso… desde ahora el pasado de cada uno est olvidado.
Shian: No me contars tu vida…
Biron: No hay mucho que contar… era oficial en el departamento de polica en Washington DC junto con mi hermano mayor… pero por un error mo l perdi la vida… as que renunci y me vine a vivir aqu y trabajo de cantinero desde entonces…
Shian: Parece que ambos cargamos nuestra propia pena… y estoy de acuerdo contigo en olvidar y comenzar de nuevo.
Biron: Me alegra or eso…
El ms alto se puso de pie y de un cajn de su escritorio sac unos papeles que le dio al chico.
Shian: Qu es esto?
Biron: Tus documentos… an tengo algunas influencias y te consegu los papeles para que comiences a estudiar en el Instituto Amber que est a unas cuadras de aqu… sers un alumno de intercambio y te puse un apellido comn para que no te pregunten… memoriza todo ya que es tu nuevo pasado…
Shian abraza los papeles y le sonre dulcemente, luego se levanta y lo abraza.
Shian: Gracias… nunca podr pagarte lo que haces por m.
Biron: No espero nada… ms que seas feliz… con eso es ms que suficiente.
Shian: Biron… te lo agradezco con toda mi alma…
Dentro del corazn de ambos una llama comenzaba a encenderse, la del amor.


Continuar..........

Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).