Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

CARVELIAN por Kanon D

[Reviews - 21]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del capitulo: Gracias a todos los que leen y a EMF por tan lindo review
Al día siguiente, los padres de Carvel tuvieron que ir de viaje. Así que quedaron solas en casa. Por fortuna le habían avisado con tiempo, así que junto a Alan prepararon algo especial para su novia.
-Elián, ¿estás despierta?
-Si, algo.
-Entonces será después.
-¿Qué cosa? -gira la vista y ve a Carvel junto a Alan.
-¡Qué haces aquí! -se levanta de un golpe Elián.
-Vengo a raptarlas- responde el chico riendo al ver como esta su amiga.
-¿A dónde?
-Que chiste tiene decirlo. Arruinará la sorpresa fea- comienza a despeinar su ya desordenado cabello-. Anda, ve a cambiarte.
-Vamos Elián, yo te ayudo.
-Las espero en la sala.
-Gracias Alan. Bien, vamos, vamos. Entre más rápido terminemos más tiempo tendremos para divertirnos.
-Que vergüenza, me vio toda desarreglada.
-¿Eso importa?
-Claro que si.
-¡Porque te gusta! Admitelo. Yo se que lo amas.
-No es verdad.
  Luego de un tiempo de espera, Alan finalmente vio bajar de las escaleras a las dos chicas. Se veían tan hermosas como siempre y una parte de él no podía evitar sentir su corazón acelerado.
-¿Listas?
-No Alan, deberías decirle a Elián algo así como "que hermosa te ves"
-Carvelita no puedo. Aunque la mona se vista de seda, mona se queda.
-¡Patán! -Elián le da un codazo y ambos ríen. Quizá para ambos era mejor seguir así, sin tocar aquel tema tan incómodo para ambos.
  Finalmente llegaron al lugar acordado. El parque de diversiones.
-Vaya, hace tanto que no vengo aquí -Elián no podía dejar de mirar con asombro el lugar. Le fascinaba tanto subir a los juegos que moría de ganas por entrar.
-No puede ser. Olvidé comprar tres boletos chicas. Ustedes entren, yo iré a la fila para comprar. No me esperen.
-Ops, sabía que harías algo así -Carvel saca un boleto de su bolsillo- ten.
-Carvel -se acerca a ella- el punto es dejarlas solas. 
-Ni te atrevas masoquista. Odio que hagas eso. La amas y esta bien. Deja de ser observador y participa también en esto.
-Vaya que eres ruda Carvel -le mira sorprendido- insisto, cualquiera pensaría que la agresiva es Elián, pero a tu lado es un corderito.
-Es que odio que seas así. Te quiero Alan y deseo que tú también seas feliz.
-¡Vamos chicos!- les grita Elián para que entren.
  Alan decidió no pensar tanto las cosas y juntos se divirtieron. Fueron a la montaña rusa, los carritos chocones, la casa del terror y un sinfín de juegos más. Al empezar a oscurecer decidieron ir a la rueda de la fortuna, ya que ese se veía mejor a esa hora.
Al llegar el turno de ellos, Carvel se dio a la fuga, dejándolos solos.
-¡Carvel!
-¡Diviértanse! -les grita a lo lejos.
-Pero.
-Bueno, anden, suban ya. Haganle caso a la bonita -dejó entrar a los dos amigos. Y ambos querían salir corriendo de ahí. Iban a estar completamente solos en un lugar reducido y por quince minutos.
-¿En qué estaba pensando Carvel? -mira de un lado a otro Elián.
-Ya, no hagas drama. Solo relájate -pero en realidad era él quien estaba más nervioso.
-No puedo.
-Claro que puedes.
Elián cerró los ojos creyendo que así no habría problema, pero pensó en un millón de cosas que la dejaron más inquieta. Al abrirlos, se dio cuenta que Alan estaba igual, solo que él los apretaba con fuerza para no abrirlos. Eso divirtió mucho a la chica, tanto que se acercó para meterle un susto.
-¡Alan! -él brincó.
-¡No espantes! Que si brincó y caigo tu respondes niña.
-Ni que estuviera tan fea.
-¿Qué? ¿No te has visto al espejo?
-Lo hice antes de salir, por eso se que me veo bien.
-Lástima, en el camino te pusiste más fea.
-¿Perdón?
-Perdonada estás. Tu fealdad no me ofende... tanto.
-¡Baboso! -le da un manotazo y ambos comienzan a reír. Si, quizá ambos tienen sentimientos por el otro, pero también extrañan estos momentos en los que pueden hacer y decir tonterías como antes. Y así se la pasaron jugando hasta que termino el juego.
-No la veo Alan.
-Yo tampoco. Hay que separarnos. En veinte minutos nos vemos en la zona de comida para ver si logramos encontrarla.
-De acuerdo.
Elián fue a la zona de sanitarios, mientras que Alan fue a la zona verde.
-No seas apretada -un sujeto tomó con rudeza del brazo a Carvel.
-No te atrevas a tocarme pervertido -comenzó a forcejear.
-Un poquito -la jaló ahora del tirante del vestido. Y fue entonces que Alan la vio. Corrió hacia ella con intención de hacer papilla a ese idiota que molestaba a Carvel.
-¡Te dije que no! -y así sin más, le soltó un puñetazo al sujeto, tan fuerte que le hizo tropezar.
-¡¿Estás bien?! -llega Alan al lugar.
-¿Ya terminó? Perdón, yo...
-Tonta, no pidas perdón -ambos miran al punto donde estaba aquel sujeto, pero se había echado a correr-. Disculpa, si hubiera llegado antes no habrías tenido que pasar por algo tan desagradable.
-No fue -y por el jalón del tipo, el tirante del vestido de Carvel se rompió, dejando mucho que ver. Ella rápidamente se dio vuelta e intentó arreglarlo. Pero aún así se le vio todo.
-¡No vi nada! ¡Nada de nada!
-¡Mentiroso! -se encogió de la vergüenza.
-¿Qué hago ahora? -Alan desordena su cabello intentando aclarar su mente-Vamos, todo esta bien -Alan se quitó la chamarra, se puso atrás de ella y se la colocó delicadamente a Carvel.
-Creo que es algo grande y pesado, pero...
-¡Esta bien! -se la terminó de acomodar y cerró el cierre-. Gracias.
Alan le sonrió y esa tarde Carvel entendió algo. Que quizá Elián no era la única que había caído ante los encantos de Alan. Si, ama locamente a su novia, pero al parecer también siente algo por su amigo.

Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).