Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Daddy issues

Autor: -oOYUKI-NII-Oo

[Reviews - 64]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del capitulo:

Hola, este es mi primer fanfic, tratando con RP (Real People) he decidido experimentar un poco, asi que espero que les guste esta idea.

Dejo los links pAra que peudan ver las portadas que se mencionan en la historia.

Besos y abrazos YUKI

http://www.tomosygrapas.com/wp-content/uploads/2016/03/SPIDER-MAN-DEADPOOL-6.jpg

http://vignette4.wikia.nocookie.net/marvel/images/b/b0/Deadpool_Annual_Vol_3_2.jpg/revision/latest?cb=20150908193355&path-prefix=es

∞ Título: " Daddy Issues"

∞ Autor:YUKI-NII.

∞ Género: Hurt/Confort

Rating T

∞ N/ASpiderMan ni Deadpool me pertenecen, esto no es más que un hobby, todo es creación de Stan Lee y MARVEL.

∞ Resumen: Y entonces Tom Holland contesta al fin a Ryan Reynolds en Twitter y todo se descontrola.

∞ Advertencia: Insinuaciones sexuales y bisexuales.

.:.:.:.:.::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::.:.:.:.:.

Backstage 1

.:.:.:.:.::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::.:.:.:.:.

Tom siempre había tenido un interruptor imaginario después de que salía de escena, Robert lo había notado después de que terminaran de grabar el primer encuentro entre Tony y Peter, el chico había prácticamente corrido hacia la mesa de bocadillos por una botella de agua, respirado profundo y sacando la puntita de su lengua. Robert había sido cauto en acercarse, creyendo que tal vez el joven actor estaba sufriendo un pequeño ataque de pánico al estar por tanto tiempo por debajo de los reflectores, diciendo sus líneas y moviéndose en el pequeño plato que imitaba a la habitación de un adolescente. A veces a Chris también le pasaba, y solo se necesitaba darle su espacio y respirar junto al él para que recobrara la calma.

Fue por eso que Robert se quedó lo suficientemente lejos como para no invadir el espacio personal del chico, pero tan cerca como para oírlo hacer un pequeño ruidito con su garganta como si el agua tuviera un difícil acceso hacia su garganta. Robert no era sentimental, pero sí muy empático, su hijo mayor tenía prácticamente la edad de Tom, así que fue inevitable girar para comprobar que todo estuviera bien con él

Tom lo noto, y sonrió nervioso

—Hey chico, sería bueno que respiraras más calmadamente.

—Oh, Robert.

Fue solo su nombre con la voz temblorosa pero el castaño sacudió su cabeza como si hubiese olvidado una parte importante de lo que componían a Holland.

—Tu acento —. Murmuro despacio, la sonrisa de Tom se acentuó más.

—Sí, eso, bueno, es difícil de controlar a veces.

Robert sonrió, porque cuando Tom hablaba lo hacía como el perfecto caballero británico que no podía negar que era, le hacía recordar a Benedict y a Martin, el primero preparándose para grabar a Doctor Strange y el segundo, recién llegado de Londres, aun no trabajaban juntos, no al menos Robert y él, por lo que sabía esa era parte de Sebastián y Chris.

—No deberías preocuparte mucho por tu acento mientras realices las escenas tal y como los Russo quieren chico —. Robert no quería admitir lo encantador que el acento le había parecido, y Tom parecía mucho más nervioso que un principio, cambiando su peso de un pie a otro. La llamada de Joe para que regresaran al plato, hizo a Tom acabarse su botella de agua de un solo trago —. Más despacio chico, no queremos que nuestro Spirderman se ahogue —. Robert puso una mano sobre su hombro.

Holland lo había visto hacer mucho ese gesto con los dos Chris, así que fue solo un momento en el que de pronto más que aceptado y reconocido se sintió especial, y hubo un tirón en su estómago que decidió ignorar, no podría controlar su acento si se dejaba llevar por esas maripositas molestas que atacaban cada vez que Robert estaba tan cerca, porque entonces su vena de fanática colegiala saltaba para gritar y pedir un autógrafo a Robert Downey Jr. Si su hermano Harry lo viera se burlaría de él.

Así que Tom solo asintió, dejando la botellita sobre la mesa y regresando a sentarse a la cama, con mucho más cuidado, sus manos apretando los bolsillos de su pantalón y cerrando un momento sus ojos. Cuando todo el set estuvo en un silencio total y el respondió asustado a la amenaza de Tony de contarle todo a la tía May, supo que lo había conseguido, el brillo del orgullo refulgía en los ojos de Robert y las mariposas entonces revoletearon en una explosión cálida. Tom quiso que esos minutos fueran eternos, y lo conseguiría cuando se viera así mismo en la premier.

Tom ha salido a tomar un café, lejos de los remolques, pero cerca de la zona que es resguardada por seguridad. Sus piernas se sentían como gelatina después del entrenamiento entre las colchonetas y el caballete en donde había estado la mañana entera, entre saltos con mortales, vueltas de carro, y enormes ganchos engarzados en su cintura, porque era Spirderman, el chico que había pasado de ser un torpe nerd, al mas habilidoso acróbata de la ciudad, fueron sus músculos firmes y su elasticidad lo que le consiguieron el papel, Tom solo quería dejarse caer sobre el piso y obtener una recarga de energía con cafeína y una rebanada de pastel.

Se froto distraídamente el cuello, sus ojos fijos sobre su celular revisando su cuenta de Instagram, tenía una inusual cantidad de comentarios en el último video que le habían tomado, con los giros que el pre ballet le había dejado y del cual Dominic, su padre, no había estado tan contento al principio. Ahora papá era de los primeros en darle un "me gusta" a todos los gifs e imágenes que subía a sus cuentas, sonrió de medio lado, cuando su dedo siguió bajando por su perfil y las fotografías mal tomadas por un paparazzi de él de pie con el traje, una mochila y sin la máscara se habían convertido en una tremenda revolución por internet, volviéndose viral a solo media hora de aparecer y agregándole favoritos y seguidores. Su teléfono se había quedado sin batería ante todas las notificaciones y mensajes recibidos ese día.

Navego un poco más, tomando distraídamente su latte, y mordisqueando una dona, Tom quería culpar tanto a Tony (Robert) por haberlo vuelto adicto a ellas durante el rodaje de CW, pero no podía hacer mucho ante la sonrisa arrogante y el toque de sus dedos sobre su hombro. Fue hata el escrritorio de su Facebook personal, riendo suavemente al encontrar las quejas que no había tenido reparo en escribir Robert contra Chris al haber olvidado su cumpleaños, podía imaginarse a Evans entrando en pánico, no como el que tuvo en el último evento en el que fue invitando y una fan lo beso, no ese definitivamente no, porque Sebastián había mandado un mensaje al grupo privado de WhatsApp para pedir la asistencia de todos, una llamada de auxilio, era la primera vez que el actor de Bucky miraba a su compañero respirando frentico en una bolsa de papel. Fue Robert, como no, quien había dictado indicaciones claras tanto para Tom Hiddleston, Chris Hemsworth y Sebastian, quienes acataron tan rápido, que Chris tuvo que terminar llamando a Robert durante la noche para darle las gracias de forma personal.

Tom se habías sentido ligeramente molesto por el incidente, porque las personas parecían olvidar que ellos no eran los personajes perfectos que representaban, todos ellos habían pertenecido a esa línea de rostros desconocidos al principio de sus vidas -excepto, claro Robert, y su familia – tal vez por ello, él era el adecuado para reaccionar sobre la prensa, el que les defendía con sutileza y cambiaba las tornas con solo guiñar un ojo.

Sacudió la cabeza, mientras pasaba por los comentarios dejados en la publicación en Facebook por Robert, decidido a abandonar el incidente, igual que todos los demás, a la vez que buscaba si Chris había contestado de manera pública, usualmente no lo hacía, él iba directo hacia Robert, con mensajes privados y llamadas cortas.

Cuando su segunda dona con chocolate llego, Tom se dijo que era suficiente por hoy, tanto de internet como de pequeños antojos que después odiaría, su entrenador le le subía a la bascula cada semana, le reajustaba la dieta y le exigía un peso en concreto, porque hay que tener disciplina cuando se hacen ese tipo de saltos y movimientos osados durante una película.

La lucecita tintineante de nuevas notificaciones, le hicieron cambiar de aplicación, tal vez no debió de haberle dado un "me encanta" al post de Robert en su la cauenta del pajarito. Twitter no pensaba lo mismo, cuando lo que recibió fue un breve saludo de Ryan Reynolds, acompañado de una imagen adjunta. Era la segunda portada del nuevo comic de Spirderman y Deadpool. Tom se quedó quieto, dejando con cuidado su teléfono sobre la mesita del café y pensando si era mejor hablar con su abogado o con Robert.

Haba escuchado numerosos rumores sobre cargos penales de parte de Fox hacia sus actores de súper héroes y el contacto con los de Marvel Studios. Tom termino escribiendo un mensaje con demasiadas abreviaciones a Robert, él y Chris tuvieron la misma situación durante la promoción de Civil War, y nada se había salido de control.

Robert contesto de inmediato, para el placer de sus tripas contraídas.

"Síguele el juego, Ryan es bueno para la publicidad gratis en el medio"

Tom, soltó un pequeño jadeo, él solo conocía a Ryan por la televisión, Se había escapado con Harry, durante la semana que tuvieron de vacaciones a un viejo cine en Camden Town para ver la película de Deadpool, además de que su madre era fanática de "La propuesta" con Ryan y Sandra Bullock, de protagonistas. Había sido tan vergonzoso ver con sus padres la escena en donde ambos personajes chocan desnudos, Sandra después de salir de la ducha, Ryan sudado después de una caminata por el bosque, pero había sido mucho más humillante apretar las piernas, una sobre la otra en el sofá, para oculta la semi erección en sus pantalones deportivos. Porque Tom no estaba seguro que es lo que había despertado su excitación, si el encuentro de piel contra piel de ambos, o el cuerpo ridículamente tonificado y musculoso de Ryan.

Cubrió su rostro con ambas manos ante el solo recuerdo, sus mejillas calientes y la vergüenza haciéndole revolverse sobre el asiento.

La camarera se acercó a él preocupada.

—¿Estas bien? ¿Quieres que llame a alguien?

Tom negó rápidamente con su cabeza.

—Yo, estoy bien —. Sonrió, hoyuelos en las mejillas y ojitos cerrados, ella asintió lentamente con su corazón saltando —. Solo, ¿podrías traerme otro latte, por favor?

La chica asintió, con los labios temblorosos y el descubrimiento del acento británico del chico. Tom se sentía un poquito ansioso, su mente ocupada en elaborar una respuesta para Ryan en lugar de enfocar sus esfuerzos en imitar el acento americano en medio de un café en Atlanta.

Tamborileo la mesa con sus dedos, conteniéndose de mandar un nuevo mensaje a Robert, porque él era un experto en contestar con humor y elegantemente ese tipo de cosas y él sentía que se le estaba fundiendo el cerebro. Miro fijamente la imagen, sus dedos abriendo el navegador de Google para buscar imágenes de ese tiraje del comic, encontró el perfecto, Spirderman y Deadpool frente a frente, el arácnido había disparado una telaraña directo a la boca del mercenario. Era un poco atrevido y temía que Ryan no le hiciera gracia su alusión a que guardara silencio, como si, Tom le estuviese restringiendo la libertad de expresión al igual que Fox. Respiro profundo y le dio al botón de "Responder" no había lugar para el arrepentimiento.

Bloqueo su teléfono justo cuando la misma chica llego con su orden y galletitas de chispa de chocolate, regalo del café, él correspondió el gesto, garabateando su autógrafo en la libreta de pedido de ella y estrechando sus manos, la chica se ruborizo y se fue, casi trotando de nuevo hacia el café, Tom estaba en las mesitas de afuera, resguardado por una enorme cerca de madera y con música de jazz de fondo, acompañado por otros dos clientes, un par de amigos que bebían un americano y hablaban apresuradamente, uno de ellos fumando un Camel, el otro tenia la mirada ligeramente caída y los pómulos marcados, escuchaba con atención, ninguno había visto ni una vez a Tom, y él lo agradeció.

El celular vibro, y Tom se sintió un poquito traicionero cuándo su estómago dio una vuelta entera, como la primera vez que se había presentado para una película, o su última audición, con Robert como espectador, todos los músculos tensos y la mandíbula apretada. Su mano tomo el celular, cerró los ojos unos segundos y desbloqueo la serie numérica, que no era otra más que una fecha. La contestación de Ryan, estaba ahí, en el fondo oscuro, parpadeando para ser notada y Tom la presiono.

Ryan le había enviado un emoticón de Hello Kitty y a Wade Wilson haciendo una señal de silencio. Tom sonrió, como si de pronto hubiese creado un lenguaje secreto con Ryan, y los tres mil retweets y favoritos, fueran solo la consecuencia de un pequeño juego. Tom guardo la imagen directo en su galería, prestando atención al número de serie del comic, y como este era exclusivamente de Deadpool.

Tomo un largo trago a su café, dos mordidas más a su dona y la sonrisa le duro el día entero, para desesperación de Joe Russo que quería que practicara una de las escenas más emocionalmente irritantes. Tom, quien se había ganado a su propio pequeño grupito de fanáticos consumados dentro del set, no dudaron ni un segundo en enviarle malas miradas a Joe al leerle las intenciones. Incluso su hermano, Anthony dijo que no era el momento, que trabajarían en ello cuando Robert y Jon Fevreau arribaran a las instalaciones. Joe ni siquiera discutió, al ver a Tom con sus ojos fijos sobre su celular y su nariz ligeramente arrugada, como si estuviese viendo algo sorprendente.

Demasiado distraido como para notar como es que su co estrella llegaba desde atrás.

—Hey Tom, eres el trending topic de hoy.

Zendaya, se había recargado sobre su espalda, traía una coleta alta y ropa deportiva, su entrenamiento para las escenas de acción había terminado por ese día, y estaba ligeramente caliente, Tom apenas y se movió, girando su rostro para encontrarse con sus ojos.

—Has estado curioseando en Twitter —. Le acuso Tom, guardando su teléfono y dándole un toquecito en el hombro, ella soltó una risita.

—Chico, somos famosos, por supuesto que me tengo que pasear por redes sociales aun en contra del deseo de mí agente y mi personal de Marketing, se supone que sea yo después de todo, la que poste en él.

Ella se separa, sacudiendo su cabeza para que el cabello que se había enredado en su coleta se soltara al fin, Tom solo la observo, con el traje de Spirderman aun puesto y con el corazón un poco acelerado. Ella le dio una rápida mirada y le devolvió el golpecito en el hombro.

—No sabía que leyeras los comics de Deadpool, pensé que solo te habías dedicado a los de Spirderman.

Dijo la chica, soltando todo su cabello, y caminando al lado de Tom hacia el área de remolques, pronto servirían la cena en el comedor principal y ambos querían por lo menos darse una ducha rápida y pasar tiempo de ocio en la salita con consolas de video juegos y enormes sillones. Tom frunció ligeramente el ceño ante sus palabras, cuando su mente al fin las registro y dejo de pensar en el último mensaje de Ryan en su cuenta oficial.

—Yo no tengo ningún comic de Deadpool —. Respondió confundido, ella suspiro, como si estuviese tratando con un niño terco.

—Claro que lo tienes, están en tu remolque, una caja enorme de paquetería, los de seguridad lo revisaron primero, yo estaba ahí despidiendo a mi papá cuando la abrieron, y Tom, era la colección completa de Deadpool. ¿Joe o Anthony te han pedido leerlos?

Tom negó, apresurando el paso hacia el remolque. Zendaya sonrió como si de pronto comprendiera una broma privada y deje de caminar.

—He recordado que tengo que pasar a unas pruebas de maquillaje, si quieres adelantarte…

La chica ni siquiera termino de decirlo. Tom había comenzado a trotar, saliendo por completo del set, y con el corazón en puño porque eso no podía ser. No.

Subió las escaleras del remolque, abriéndolo al empujar la puerta con demasiada fuerza, el sonido de las esquinas golpeando contra las paredes metálicas no le detuvieron hacia el paquete que estaba sobre la mesita frente a la cama. Tom pensaba, que probablemente esa era una mala broma o un adelanto de la navidad.

Sus manos abrieron las tapas de la envoltura de FedEx rasgándola. Tom no se detuvo hasta que el primer tomo de Deadpool estuvo frente a sus ojos, lo saco con sumo cuidado, había un post it adherido al segundo tomo. Esa era la imagen que Ryan le había mandado, Wade Wilson, de medio lado, mascara hacia arriba y traje un poco gastado, este Wade estaba haciendo una señal de silencio, su dedo índice apuntando hacia la notita fosforescente.

Ryan tenía una letra desparramada y alargada, parecía haber escrito las palabras a prisa, como si contara con poco tiempo para hacer lo que quería.

Él la despego con cuidado, respiro profundo y sonrió como idiota.

"Hey baby boy, no quiero tener ventaja sobre ti en cuanto la información, a mí, como a Deadpool, nos gusta la arañita trepa muros. Así que alcanzamos hasta el octavo número del comic. Cuando lo hagas, deja una señal.

Ryan Reynolds"

La firma del actor podría pasar fácilmente como un autógrafo, pero algo le dijo a Tom que no lo era, que parecía demasiado formal, algo así como para ser usada en cuentas y tarjetas de crédito. Releyó la nota por segunda vez, Ryan lo había llamado `Baby boy. ` Eso debería de ser ilegal, la utilización de esa forma cariñosa y un tanta intima, saliendo de los labios del canadiense, él podía tener una voz profunda cuando quería, sin contar que, si Fox se enteraba, que Ryan había manado un paquete a Tom, que habían tenido una clase de contacto, haría arder Troya, literal y metafóricamente.

Tom, aun así, guardo el post it dentro de la cartera que le habían dado en su último cumpleaños, en el compartimiento donde estaban las fotos de sus hermanos y las libras esterlinas. Tom nunca había visto un billete canadiense, pero de pronto sintió que tener uno junto a la nota, sería una idea estupenda.

 

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: