Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Venus

Autor: Pandora

[Reviews - 186]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del capitulo:

Notas de Pandora: La historia está basada en la vida de Jenna Jameson ^^ .

Advertencias: Universo alterno, mundo masculino, shota, Mpreg, rape, lenguaje obsceno, etc, etc.

Dedicado a quien ya sabe le dedico todos mis fics….Hikari ;_;!

La trama irá lenta pero no desesperen ^^….

And so it is

Just like you said

it would be

Life goes easy on me

Most of the time

And so it is

The shorter story

No love, no glory

No hero in her sky

I can't take my eyes off of you...

Leonid alzó las cejas oscuras, deslumbrado ante el aspecto de la criatura que tenía ante él. Si no le hubiesen dicho días antes de quien se trataba, hubiera jurado que sobre esa silla, estaba el chiquillo adolescente más agraciado del planeta.

-Encenderé la cámara, espero que no te moleste.

-No te preocupes….-sonrió y se acomodó en la pequeña silla que habían acondicionado para él – estoy más que acostumbrado a las cámaras, y vengo a contarlo todo…-guiñó el ojo- todo.

-1…2…3

Miró directamente a la cámara, sus ojos brillaban y sabía exactamente lo que diría.

-Hola a todos, soy Shuichi Shindou, y fui una de las estrellas porno más famosas del planeta.

.*.

-Mi aspecto siempre me trajo problemas, fuera de eso era un chico común y corriente, bueno, tal vez más corriente que común…jajajaja

Vivía en un barrio pobre de Tokio, recuerdo que nuestra casa era diminuta y estaba bastante alejada de la urbe, siempre llegaba tarde a la escuela.

-¿Vivías con tu madre?

-No, me abandonó cuando yo era aún muy pequeño, nadie sabe a donde fue y nunca conocí a mi padre, pero dejó una carta con dinero y mi custodia a mi padrastro. El aceptó el dinero y la casa, pero me odiaba.

-¿Cuántos años tenías cuando empezó todo?

-14….y él 18

-¿Y que desencadenó el destape de Shuichi Shindou?

.*.

Tatsuha besó los labios del pequeño que gimió con timidez cuando ambos se separaron y los gentiles dedos del moreno acariciaron su mejilla hinchada.- lo mataré.

Shuichi besó suavemente su nariz- él me da de comer Tatsuha…además es su casa, si fuera malo me botaría a la calle.

-malo…si, como no

Shuichi se acurrucó en sus brazos, pero sus ojos se abrieron asustados al reconocer la hora, era tardísimo y él tenía que llegar a cocinarle la cena a Tachi. Se despabiló rápidamente dejando a Tatsuha algo confundido.

-¿Tan rápido?

-Sabes que tengo que hacerle la cena.

-Envenénalo ¿si?

Volteó el rostro y le sonrió con ternura, tenía unos grandes e inocentones ojos violetas, su rostro era pequeño y delgado, su nariz respingada, las mejillas de piel exquisitamente bronceada, los labios rojos y pequeños. El cabello rosado le caía sobre la frente en finas y suaves hebras, como a una muñeca de porcelana cuidadosamente moldeada, sus facciones eran perfectas y armoniosas.

Se sonrojó ante la mirada embelesada que le dedicaba el moreno- ya me voy…

-Adios…

Tatsuha se quedó sentado en la banca de aquel parque, viendo a Shuichi desaparecer. Era tan delicioso y puro, pero jamás había tratado de propasarse con él, era más pequeño y debía respetarlo.

Debía.

.*.

-Yo era apenas un crío y él estaba a punto de terminar la secundaria. Pero me enamoré de el como un tonto, yo lo pensaba, lo respiraba, lo soñaba. Me sentía como cenicienta, era muy pobre y estudiaba en una de las peores escuelas de Japón. …l era de una de las familias más ricas e influyentes, iba a una escuela privada, tomaba clases de equitación y tenis, ya sabes, todas esas cosas que los de arriba hacen.

.*.

Entró rápidamente a la casa, las luces estaban apagadas y no percibía ningún ruido, Tachi aún no llegaba.

Se descalzó, la chaqueta escolar cayó al piso y encendió las luces, listo para limpiar un poco.

Tachi estaba sentado en el sofá con un cigarrillo apagado en los labios. El pelirrosa dio un salto y se tocó la mejilla lastimada.

-¿Qué hacías hasta tan tarde en la calle?

Shuichi dejó su mochila a un lado- Estaba…estudiando con Hiro…-su cuerpo tembló y se mordió los labios con mucha fuerza, él sabía cuando mentía, siempre lo descubría.

-Con Hiro ¿eh?, no te creo nada, eres un vagabundo, seguro estuviste con el riquillo ese, Ma te vio el otro día besuqueándote con él, ¿eres su puta acaso?

Frunció el ceño y desvió la mirada para dirigirse a la cocina a paso rápido- yo no soy una puta.

-Pero si re revuelcas con el riquillo, cóbrale

El chico prefirió no contestar y tragarse la rabia que le provocaban las palabras del moreno- creo que nos cortarán la luz mañana…

-¿Y?, tu deberías aportar algo…

-Tengo que estudiar.

-Estudiar…estudiar…estudiar…eso no te servirá de nada, aprovecha que ese rico quiere follarte y métete con sus amigos también…

.*.

-Mi padrastro era muy violento…

-¿Te golpeaba?

-Siempre, desde que era niño, era una costumbre.

.*.

Shuichi se puso los pequeños pantalones grises, la camisa blanca y la chaqueta negra junto con las largas medias blancas y los zapatos escolares. Salió del cuarto, Tachi lo recorrió con la vista.

El prlirrosado había crecido mucho, ya era un jovencito muy bonito y con un buen cuerpo, toda una linda criaturita, joven e inocente. Miró sus piernas torneadas y largas. Tenía que controlarse.

-Hoy regresaré tarde, tengo un trabajo que hacer, con Hiro

.*.

-Claro que sentía sus miadas, no eran el tipo de ‘’miradas’’ que solía dedicarme, pero pensé que no era nada por lo que debía preocuparme. Era un viejo verde, como el resto.

.*.

-¡Hiro!

-¡Shu!

El pelirrosa tomó la mano de su amigo y corrieron a una banca cercana.

-¿Y …ya son novios?

-No Hiro…solo nos queremos

-Pero si se nota que se muere por ti Shu…-Shuichi se sonrojó y golpeó amistosamente el hombro del pelirrojo.

-Ni tanto Hiro, no le gusto mucho…-el pelirrojo acaricio los cabellos rosados y le dio un par de palmadas en la espalda.

.*.

-El era mi mejor amigo en la escuela…nos llevábamos muy bien y a veces cenábamos juntos en su casa…lo quería mucho …l me salvó la vida.

.*.

Una gran mano se posó en el hombro de Shuichi, el pequeño parpadeó y volteó encontrándose con el rostro atractivo del de ojos negros- ¡ Tat-chan!- saltó a sus brazos, y el mayor no tardó en cargar su cuerpo ligero y sentarlo sobre su regazo. El de ojos violetas se aferraba al cuello de su camisa con ambas manos.

-¿Saliste temprano de clases hoy?- Tatsuha estudiaba hasta muy entrada la tarde y él esperaba fuera de la escuela.

-Sí, tuvimos la tarde libre porque mañana tenemos un festival de teatro con unas escuelas norteamericanas.

Shuichi le sonrió y se abrazo a su cuello melosamente.

-Oye Shuichi…

-¿Qué?

-Quiero que conozcas a mi familia.

El niño explayó sus grandes y expresivos ojos violetas- ¿en serio Tatsuha?, pero…yo…es que…-el mayor lo comprendió de inmediato, se sentía cohibido, el brillo de la duda en sus orbes lo confirmaba. Tal vez pensaba que lo rechazarían.

-No te preocupes Shuichi, les encantarás.

-¿Tú crees?...no sé Tatsuha, soy muy poca cosa…

-¿De qué hablas?, tú eres lo mejor…

.*.

-Yo siempre me sentía menos a su lado…supongo que me menospreciaba, suena estúpido pero tenía mucho miedo…a su mundo.

.*:

-Quisiera que conozcas a alguien…

-Oh…-dejó a un lado el libro que leía tranquilamente sobre un banco en el precioso jardín- ¿es alguien especial?

-Sí

-Yo pensé que tú…y Suguru aún…

-Yo nunca lo quise, ustedes me lo metieron por los ojos…

-No seas vulgar Tatsuha.

-Como sea, es alguien que me interesa demasiado, no quiero que lo traten mal.

-No te preocupes cariño…-el delgado hombre le sonrió al menor de sus hijos.

.*.

-¿Qué? Espero que estés bromeando

-Sabes perfectamente que no me gusta hacerlo…

-¿Regresa de Berlín?, ¿justo ahora?, nooo…mamá sabes como es él, es un presumido y hará que la cena se convierta en un infierno. Molestará a mi niño…

-¿Tu niño?

.*.

El celular comenzó a vibrar dentro del bolsillo interior del abrigo. Introdujo la mano e identificó de inmediato al dueño de la llamada de larga distancia.

-¿Qué quieres?- habló secamente- sí …sí…algo me comentaron sobre eso, estoy en el aeropuerto, mi vuelo sale a las 4, no…no se nada sobre él. Tengo que irme.

-Pasajeros a Japón, favor de abordar el vuelo….

.*.

Shuichi cerró la puerta de la habitación, el pelirrojo estaba sentado sobre su cama, con varios libros de matemáticas y apuntes regados por sobre las sábanas.

-Hiro…¿crees que yo debería ir a esa cena?

-Sí, ¿porqué no?

-Pero Hiro…soy un pobretón…no tengo nada de fino ni sofisticado, y ellos son ricos y con clase…

-Si…deben ser unos pesados…-hizo una bola de papel con uno de los apuntes y se la lanzó al pelirrosa-pero uno no vale por lo que tiene…sino por lo que es, y tú eres un lindo pelos de chicle.

-¡Hiro tonto!

.*.

-¿Es necesario que esté en la estúpida cena?

-Por favor, es muy importante para Tatsuha, es el primer chico que trae a casa.

-¿Y Suguru?

-…l es distinto, ya sabes que Tatsuha está jugando un poco pero que terminará con Suguru, dejemos que se divierta.

.*.

-Si hubiese sabido lo que ellos me tenían preparado…no habría aceptado esa invitación.

.*.

Shuichi tenía puestos unos pantalones cortos blancos, junto con una chaqueta negra.

Tocó el timbre y una de las cámaras principales lo enfocó. Las rejas eléctricas se abrieron y Shuichi se quedó deslumbrado ante la belleza del inmenso patio rodeado de jardines.

-¡Shuichi!- el moreno corría hacia él. Llevaba un traje formal y elegante de color oscuro, de la camisa sobresalía una corbata negra pulcramente acomodada.

-Tatsuha…-Shuichi palideció- no me dijiste que era formal…

.*.

-Jajaja…-Leonid rió ante la cara de terror del pequeño pelirrosa.

-Me moría de vergüenza…¿te imaginas?, además del hecho de que iría a una casa elegantísima llena de gente rica que juzgaría la forma en que agarraba un tenedor, hasta la forma en que me sentaba, ahora me pasaba eso. Yo era como el punto negro que no encajaba.

.*.

-…l es Shuichi, mi novio…-se sonrojó furiosamente y escondió el rostro en el brazo de Tatsuha. Había dicho que era su novio. El moreno sonreía.

Dirigió sin discreción su mirada a la criatura que Tatsuha exhibía a su lado, era un niñito que estaba seguro solo había conseguido para molestar al viejo, no quería comprometerse con Suguru. El chiquillo era mucho más pequeño que Tatsuha, pero no podía negar que el renacuajo estaba bien proporcionado y poseía una belleza exótica y atrapante. Tatsuha no perdía tiempo.

-¿Tu novio?....-el padre tartamudeó. Su hijo había perdido la razón.

-Sí padre…¿no es lindo?-pegó a Shuichi contra su cuerpo. El chico dejó que sus ojos vagaran, percibiendo de inmediato a un individuo que irradiaba frialdad, era rubio y alto, tenía unos impresionantes ojos dorados escondidos tras unos lentes de lectura.

-Pasemos a cenar…

.*.

-Temblé como gelatina cuando lo vi, y no precisamente porque era guapo, sino porque me miraba con desprecio disimulado y supe que me traería problemas…

.*.

Shuichi tomó un poco de agua, las ganas de comer habían desaparecido hacía mucho rato.

Un mayordomo entró a la habitación y susurró algo al padre de Tatsuha que él no alcanzó a escuchar pero que puso de muy buen humor al hombre.

-¡Hola a todos!

Un chico de cabello verdoso irrumpió en el gran comedor. Llevaba un abrigo negro hasta el piso.

Tatsuha le lanzó una mirada asesina a su padre- ¿Qué hace él aquí?

-Tatsuha no seas maleducado. Interrumpió el hombre mas delgado con su voz delicada y aguda- Tu padre invitó a Suguru a cenar.

Shuichi observaba la escena limitándose a jugar con la servilleta en su regazo.

-…l es el prometido de Tatsuha…-el rubio de aire intelectual habló por primera vez, tenía una sonrisa prepotente en el rostro que aterró a Shuichi.

-Cállate Yuki…él no es nada mío- la rabia de Tatsuha solo lograba que Shuichi se tensara aún más.

-Está mal que mientas Tatsuha…

-Gracias Yuki-san…eres muy atento….-Suguru tomó asiento y le dirigió una mirada despectiva al pelirrosado. …l era un chico de familia, educado, rico, listo para casarse, era lo más cercano a un príncipe, Tatsuha no podía pedir más, y lo estaba rechazando públicamente por un mequetrefe inmundo…-Yo soy su prometido…así que es mejor que te quites de en medio.

-¡No le hables así!....-el moreno estaba rojo de ira, Shuichi se mantenía calmado dentro de lo posible. Tomó su mano por debajo de la mesa- tranquilízate Tatsuha…no importa.

.*.

-Tuve ganas de vomitar…-Shuchi jugó con sus manos- no tenía idea de que él estaba comprometido con ese chico popis con su horrible acento francés falso….jajajaja…

-Y el rubio..¿quien era?

-Era su hermano mayor, estudiaba en una universidad de Alemania, literatura creo…

-¿…l también te trató mal?

-Lo que ellos dijeron fue solo el comienzo de lo que me esperaba….

.*.

-Sí…estuve unos meses en Francia estudiando pero ya regresé- el peliverde le sonrió a la madre de Tatsuha y tomó un sorbo de vino.

-Eiri estuvo también un par de años fuera.

-¡Que bueno! Y si bien tengo entendido, Tatsuha irá a Londres a fin de año ¿no?

-Pues entendiste mal, yo no me iré a ningún sitio…-Suguru frunció el ceño pero no dijo nada.

-.¿Y tú?, ¿ a donde vas a ir?

Shuiichi no supo que responder, no tenía la menor idea de que haría con su vida luego de terminar la escuela, eso suponiendo que lo hiciera, nunca fue muy aplicado- yo…aún no sé…

-Interesante….no sabes que hacer con tu vida….-Eiri atacó y Suguru soltó una carcajada.

El de ojos violetas se hundió en el asiento. Tatsuha miró con ojos asesinos a su hermano, pero Shuichi sonrió tímidamente- Supongo que no…

-Que maleducado…no sé como se atreve a contestarle a Yuki-san…-Suguru trataba de intrigar con disimulo.

-…l me atacó primero…-Shuichi se defendió ante las acusaciones del peliverde.

-Ya ya…guarda silencio por favor…-el señor Uesugi decidió ponerle fin al asunto.

Shuichi se sintió enormemente humillado y avergonzado, solo deseaba que la tierra se lo tragara.

.*.

-Sigo en el internado francés en París …¿Y tú Shunichi en cual estás?

-Es Shuichi…-se aguantaba las lágrimas de ira que ardían por salir de sus grandes ojos.

-Debe estar en una escuela pública, ya sabes…esa a donde van todos los pelados…

El pelirrosa miró al de anteojos con los ojos bien abiertos, no podía creerlo, era rico y todo, pero eso no le daba el derecho a tratarlo como basura.

-Tatsuha…ya es tarde, y debo irme…

-¡Que modales!...¿no te han enseñado nada?

-Déjalo…-Eiri cruzó las manos por sobre la mesa- su madre no le inculcó nada…¿sabes lo que significa ‘’inculcó’’ no?

Tatsuha miró a su niño con preocupación, el desgraciado de Yuki no se había detenido en su afán de mortificarlo toda la noche y ahora mencionaba una parte dolorosa del pasado de Shuichi.

-Yo no tengo madre…’’Yuki-san’’. Y a decir verdad, tampoco tenía modales, así que nadie me enseñó nada…tal vez usted podría enseñarme algunos…pero ahora tengo que irme, con permiso…

.*.

-Ellos me hicieron llorar esa noche, y hasta ese momento no me había sentido tan mal por mi origen humilde…entendí que yo jamás encajaría en la vida de Tatsuha,. A menos que volviera a nacer….

El pelirrosa soltó una contagiosa carcajada- me fui corriendo hasta mi casa llorando como una magdalena…y limpiándome las lágrimas con mi chaqueta.

.*.

¿Qué tal te fue chiquitín?

-Ni lo menciones Hiro, fue horrible, peor de lo que imaginaba, ellos…me atacaron y se burlaron de mí y….ya no importa…

-Pero…¿ese desgraciado dejó que…?- las lágrimas salieron de los ojos de Shuichi- fue ….el hermano de Tatsuha, y además…él está comprometido- el pelirrojo iba a decir algo pero Shuichi continuó- y ese chico era tan fino Hiro…y tan rico y elegante…es como para Tatsuha…

-Oh Shu…lo siento mucho…

..*:

-¡Ah!...estoy tan furioso…no sé que hacer para que tu ‘’hermanito’’ deje a ese caza fortunas, si el tan solo se diera cuenta de que ese pobretón está tras su dinero…

Yuki ignoró el insoportable monólogo de Suguru…y tomó un poco de amargo café e introdujo un puro a sus labios.

-¿Sabes si se han acostado ya?, conociendo al ofrecido ese, seguro ya se le puso en cuatro…

Yuki se imaginó al pequeño pelirrosa sobre sus rodillas y manos, con el trasero bien en alto, el rostro sonrojado y los labios entreabiertos, las pequeñas gotas de sudor delineando su pequeña y frágil figura…su olor a pureza.

-Pero yo no dejaré que ese mugroso me lo quite…

Shuichi al parecer no tenía a nadie que se hiciera cargo de él, parecía un chico del cual sería fácil aprovecharse. Pobre tonto, algún tipo ya se encargaría de arruinarlo, si Tatsuha no lo hacía antes.

-¿Yuki me estás escuchando?....¡Yuki!...

.*.

Tachi casi no podía controlarse, ver el cuerpo de Shuichi y su rostro…todo de él, exudaba un olor irresistible, a virginidad, a inocencia.

Cuando había visto a Shuichi por primera vez era un crío de apenas 9 años, le había caído mal y se divertía golpeándolo, como Kiya no le reprochaba nada, y el justificaba todo argumentando que el renacuajo necesitaba rectitud y una figura paterna, no se detuvo.

Pero ahora era distinto, lo deseaba, y no sentía remordimiento alguno, ¿porqué?, no era su sangre, y no quería esperar a que creciera más. Sería una belleza y los mocosos odiosos de la mugrosa escuela lo querrían, y se lo quitarían pero eso no iba a suceder, deseaba poseerlo primero, estar encima de ese chiquillo y hundirse en él con toda la fuerza de su deseo.

.*.

-Yo…-Shuichi se sonrojó y mordió sus labios- quiero…-se quedó en silencio y miró tímidamente a Tatsuha- darte mi virginidad…

Las mejillas del moreno se tiñeron de carmín- ¿De verdad?

-Sí…-Shuichi asintió- creo que ya es el momento…-se sonrojó furiosamente – y quiero que sea contigo…

.*.

-Tomé la decisión, se lo dije y horas después estábamos es un hotel de lujo que él pagó.

-¿Tenías 14?

-Sí…

-¿Te arrepentiste alguna vez de haberlo hecho?

-Muchísimas veces…lamenté haber sido tan tonto…

.*.

-Tatsuha…tengo mucho miedo…-Shuichi respiraba agitado, sus ojos violetas estaban llorosos y asustados. Sus piernas estaban abiertas, albergando el gran cuerpo del moreno, abrasaban nerviosamente su cintura.

Tatsuha se esforzaba por entrar con lentitud a la pequeña abertura que había lubricado apenas por culpa de su impaciencia y excitación.

Empujó con fuerza y logró introducirse forzosamente, arrancando varios gritos y lloriqueos por parte de Shuichi.

-Lo siento…

-No importa…no…importa…sigue….-el moreno se introdujo algo más, y Shuichi volvió a gritar.

-¿Quieres que salga?

-No…-el chiquillo se movió un poco y ladeó el rostro concentrándose por relajarse lo suficiente, lo sentía palpitando en su interior, caliente y duro, lastimándolo, abriéndose paso con brusquedad, pero sobretodo, no importaba cuanto doliera. …l amaba a Tatsuha.

.*.

-Después…fue como un juego, lo hacíamos en cualquier parte, a cualquier hora…yo lo disfrutaba pero él lo hacía aún más.

-¿Y tu padrastro no se dio cuenta?

-No, nos encontrábamos después de la escuela y por las tardes, yo me bañaba y me cambiaba así que nisiquiera sospechaba.

.*.

Shuichi se levantó más temprano ese día. Se puso el uniforme escolar y salió de su cuarto sin cerrar la puerta. Su piel estaba pálida y su cabello rosado despeinado.

Estaba descalzo así que no debía preocuparse porque Tachi se levantara. Entró en la habitación y lo encontró echado sobre la cama desparramada, medio desnudo. Sus pantalones de jean estaban arrugados descuidadamente sobre una silla.

Supo de inmediato que el dinero estaría en alguno de los bolsillos del pantalón. Introdujo su mano y sacó sin ver con nerviosismo varios billetes.

.*:

Recuerdo haberlo hecho tan rápido que ni calculé cuanto saqué. Nunca antes le había robado dinero a mi padrastro, ni un centavo. Pero lo necesitaba con urgencia, la angustia no me dejaba dormir.

.*.

La campanita de la farmacia tintineó. El muchacho del mostrador alzó los ojos por sobre la revista que sostenía, pero solo reconoció una cabellera rosada moviéndose entre los escaparates.

La cabellera rosada se detuvo y luego volvió a moverse, acercándose cada vez más al mostrador. Luego se convirtió en un hermoso niño que escondía algo tras su espalda.

El chico dejó la revista y se dispuso a atenderlo.

Shuichi tomó la pequeña cajita entre sus manos y se la entregó al muchacho que alzó las cejas sorprendido.

-Es…para mi mamá…-Shuichi habló rápidamente, pálido por el nerviosismo.

-Tu mamá lo sabrá de inmediato entonces…esta tiene el 95% de acierto.

-Gracias….eh…¿puedes ponerla en una bolsa de papel?

-Claro…

.*.

-Últimamente me había sentido muy enfermo, con nauseas, dolor de cabeza, tampoco era tan tonto como para no saber lo que me pasaba…

:*.

Shuichi leyó las indicaciones, no eran demasiado complicadas. Pegó la espalda al cubículo y limpió el sudor de su frente. Estaba nervioso, las lágrimas caían por sus mejillas. Abrió la cajita y sacó el tubo. Perdió su mirada en el techo con la pintura descascarada.

.*.

-Estaba muy asustado…terriblemente asustado.

.*.

Agitó el tubo de plástico y bajó las manos. Ya había pasado 10 minutos y solo requería 5 para estar seguro, pero no se había atrevido a verlo.

Tomó una bocanada de aire y alzó el tubo. Era rosa, un rosa muy pálido.

Los ojos violetas se llenaron de lágrimas, ahogó un gemido y cayó al suelo de rodillas.

.*.

-La prueba salió positiva….yo tenía 14 años, no tenía un lugar en el cual pudiera caerme muerto, pero iba a tener un bebé…

I can't take my eyes off of you

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: