Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

El clan por FiorelaN

[Reviews - 4]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Desde ya les advierto que este fanfic puede llegar a ser un poco perturbador por ciertas parejas o por ciertas cositas que podrán leer, por favor, si te vas a espantar, este es tu momento de huir.

Notas del capitulo:

Por favor, no te saltes el prólogo o no entenderás nada.

Prólogo

¿Alguna vez les ha pasado que tenían un amigo o un conocido con un problema familiar que tuviesen miedo ustedes mismos de mencionarlo o que esa persona lo mencione, porque no sabrían cómo sobrellevar la conversación? Pues eso mismo le pasaba a Sasuke Uchiha; nadie se atrevía a mencionar un hecho que había ocurrido hacía apenas un año: la muerte de sus padres. Ni siquiera sus amigos más cercanos deseaban mencionarle el tema después de haberle dado el pésame en su momento.

La noticia, por otra parte, fue impactante. Fue cubierta por todos los medios locales, nacionales e internaciones. El mundo se enteró en aquel momento de que los dueños de una de las cinco empresas de seguridad más grandes del mundo habían muerto de una forma violenta, dejando como únicos herederos a sus dos hijos, Itachi y Sasuke Uchiha. Itachi se hizo cargo de la empresa por ser el mayor y quien estaba finalizando sus estudios universitarios para poder acompañar a sus padres en la gestión de dicha empresa, pero tuvo que adelantarse y convertirse en el presidente y liderar The Safe Company, ubicada en el segundo puesto como la compañía de seguridad más grande de todo el mundo. Por otro lado, Sasuke se encontraba en el cuarto año de la secundaria cuando esto sucedió y fue el mayor golpe que había sufrido jamás. Sus padres habían desaparecido de este mundo y ya nada se los traería de nuevo.

Jamás pudieron descubrir al culpable de la muerte de Fugaku Uchiha y de Mikoto Uchiha. Los habían encontrado juntos en la cabaña que tenían fuera de la ciudad cerca de un lago, donde a veces solía ir la familia para relajarse los fines de semana. La escena era espeluznante. Había mucha sangre y ambos tenían heridas en sus cuellos, develando que habían sido degollados de forma violenta con la katana que se exhibía a modo de decoración sobre la chimenea de la sala de estar, katana que yacía al lado de los cuerpos con su hoja bañada en la sangre que había corrido por el suelo hasta llegar a ella. La policía no encontró huella alguna en la empuñadura, pues, al parecer, el asesino había usado guantes y tampoco hallaron huellas de zapatos ni rastros de que alguien más había estado en la casa, ningún signo de lucha o resistencia. Ya se estaban quedando sin pistas desde hacía unos cuantos meses ya que nada los acercaba hacia ningún punto ni tampoco había sospechosos. A todas las personas que parecían tener algo en contra de los empresarios y hasta a su propio hijo mayor, por ser heredero inmediato de la empresa se les realizó una exhaustiva investigación y pruebas de polígrafo. Por supuesto, las investigaciones no llevaron a ningún lado, pues nada extraño había y las pruebas de polígrafo fueron negativas para los investigadores. Todos decían la verdad. Ninguno de los investigados había cometido ningún crimen y las pruebas demostraban la absoluta e irrevocable inocencia de Itachi Uchiha, quien no se negó en ningún momento a colaborar con la policía.

Una tragedia imborrable en la vida de cualquier hijo, pero, sobre todo, en la vida de Sasuke Uchiha y en la de su hermano mayor, Itachi, que tuvo que cargar con el dolor por la pérdida de sus padres y consolar a su hermano menor, además de atender los negocios familiares.

Sasuke era un muchacho sencillo, sin muchas pretensiones en la vida, pero desde que sus padres murieron, había comenzado a sentir un gran vacío en su corazón que deseaba que su hermano mayor llenase. Lo necesitaba con desesperación. Su madre siempre había estado ahí para ambos, muy atenta y cariñosa; eso era lo que le hacía falta desde hacía un año. Su padre, aunque no tan atento y cariñoso como su madre, había tenido una presencia imponente y autoritaria que a Sasuke le hacía falta en la casa. Los extrañaba demasiado y buscaba en la compañía de su hermano lo que había perdido hacía mucho tiempo. Aunque había pasado solamente un año, a él le parecían mil años tortuosos y aún le quedaban muchos más, pues ellos jamás regresarían.

Itachi no siempre podía complacer a Sasuke con su presencia, pues debía encargarse de los asuntos de la empresa que le demandaban gran cantidad de tiempo, pero siempre intentaba hacerse un tiempo, aunque fuese corto, para poder estar con su hermano menor, pero era cierto que, desde la muerte de sus padres, la distancia que ya existía entre ellos se hizo aún más grande, pues Itachi no sabía cómo consolar o acercarse a Sasuke y Sasuke no sabía cómo pedir a su hermano mayor que lo ayudase a llenar el hueco que tenía en su corazón con atención y dedicación en tiempo de calidad de hermanos. Itachi siempre había sido un hermano mayor cariñoso y bastante más atento que su padre, pero siempre había existido una distancia un tanto marcada por la diferencia de edades e Itachi tenía más responsabilidades que atender por ser bastante mayor que él. Aunque había tratado de permanecer lo más parecido posible a como había sido antes de la muerte de sus padres, las obligaciones se lo impidieron y había comenzado a notar que Sasuke se había alejado mucho, como si le guardase algún rencor por dejarlo tan solo durante tan duro momento.

La falta de comunicación era evidente, pero ninguno de los dos sabía cómo manejar el asunto y lo único que ayudaba a Sasuke eran sus amigos, aunque nunca se lo había hecho saber. Naruto era insoportable y Sakura era muy fastidiosa, pero precisamente eso era lo que lo hacía distraerse de la situación que vivía, además de que ya hacía bastante tiempo se había dado cuenta de una cosa que jamás debía admitir delante de nadie: estaba enamorado y mucho; perdidamente enamorado de Naruto Uzumaki, ese insoportable chico cabeza hueca lo tenía loco, pero eso era algo que nadie debía saber, mucho menos su hermano. No sabía cómo Itachi podría reaccionar a tal situación, pues pensaba fervientemente que su hermano lo rechazaría por el hecho de que le gustase un muchacho en vez de una chica. Se incomodaba y no sabía exactamente qué responder cuando su hermano mayor le preguntaba si le gustaba alguna chica o si tenía novia las veces que intentaba entablar una conversación casual, pero siempre terminaba diciéndole que no le interesaba ninguna muchacha por el momento y que no estaba en plan de buscarse una novia para no traerse problemas, pero lo cierto era que se desvelaba pensando en Naruto y mirando fotos de él. Aunque le sobraban chicas que lo pretendían, entre ellas su amiga Sakura, sólo tenía ojos para ese rubio de ojos azules. Algo que Sasuke no se imaginaba ni en sus más maravillosos sueños era que Naruto correspondía a sus sentimientos, pero sabía ocultarlos muy bien, porque tampoco se imaginaba ni en sus mejores fantasías que Sasuke algún día pensara en él ni como su mejor amigo. Ciertamente, ambos se tenían un afecto más allá de cualquier otro, porque se comprendían a la perfección en el tema de pérdidas en situaciones trágicas, mucho más de lo que se imaginaban, y eso reconfortaba a ambos.

Itachi, por otra parte, estaba muy ocupado en asuntos de la empresa y otros asuntos extraoficiales de los cuales se encargaba. Ciudad Konoha padecía de algunas ratas indeseables, como Itachi las veía y debía encargarse de su exterminación para que la ciudad que él tanto quería se mantuviese limpia. Aunque la manera en la que lo hacía no era la mejor, funcionaba. Además de la compañía de seguridad que dirigía, también era miembro de una organización llamada Akatsuki, cuyo fin era mantener la ciudad limpia de criminales de gran importancia como, por ejemplo, aquellos que se dedicaban a la trata de blancas y al narcotráfico. Todo criminal con fines oscuros y de gran peso era eliminado o ahuyentado de Konoha y así la organización Akatsuki, en las sombras, iba formándose de una reputación noble, aunque sus fines tampoco eran demasiado transparentes, pues algunos de sus miembros desconocían las verdaderas intenciones de esta organización. Su líder, Obito Uchiha, deseaba hacerse con el poder de controlar la ciudad y corromper a las autoridades, a los políticos, para ser él quien tomase las decisiones desde las sombras, pero Itachi sabía de esas intenciones retorcidas y siempre se mantenía atento a los movimientos de Obito, que era su tío, para derrocarlo en el liderazgo de aquella organización y mantenerla sin esos ambiciosos fines.

Veremos cómo se desarrolla esta historia entre tramas de amor, odio y descubrimiento de verdades que pondrán en riesgo la vida de los personajes. Descubriremos entonces cómo se desarrolla todo luego de esta introducción.

Notas finales:

Notas de autor: Muchas gracias por haber leído.

Déjame tu comentario para saber qué te pareció.

¡Te espero en el siguiente capítulo, Dattebayo!


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).